Conan Doyle, masón y espiritista

conan doyle

conan doyle

16  Conan Doyle (Ada Deane CC)

16 Conan Doyle (Ada Deane CC)

Ada Deane (CC)

Sir Arthur Conan Doyle debe su fama al detective más famoso de todos los tiempos: Sherlock Holmes. Nadie diría que el creador de un personaje que se regía por la lógica y la deducción pudiera haber abrazado creencias en los fenómenos paranormales y en los espíritus.

Según la creencia popular este interés le sobrevino por la muerte de su hijo Kingsley, pero la verdad es que ya lo había manifestado muchos años antes. En 1887 un conocido suyo le convenció para acompañarle a sesiones de espiritismo, médiums y experimentos sobre telepatía; ese mismo año fue iniciado como francmasón y seis años después se unió a la Sociedad para la Investigación Psíquica, participando en investigaciones sobre poltergeists. En esta fotografía, aparece retratado por la “fotógrafa de espíritus” Ada Deane, supuestamente con la imagen de un espectro.

 

Para saber más

William Gillette

Sherlock Holmes, el detective más famoso de la historia

Leer artículo

 

Las creencias de Conan Doyle se abrieron paso en su obra. En 1926 publicó su novela La tierra de la bruma, segunda parte de la más conocida El mundo perdido, una continuación que gira alrededor de temas espiritistas. También escribió varios ensayos acerca de este tema, siendo el más famoso La llegada de las hadas (1922), en el que recogía los resultados de sus investigaciones sobre entes sobrenaturales. Su personaje más famoso, Sherlock Holmes, sin duda no habría aprobado aquella pasión; y Conan Doyle habría tenido así otro motivo para odiarlo.