Colaborador señalado

AP 4408061176

Foto: AP images

Después del Día D, como muchas ciudades y pueblos de Normandía y de la Bretaña francesa, incluso del País del Loira, Rennes vio como su situación cambiaba de la noche a la mañana. A medida que las unidades de soldados americanos avanzaban en su ruta hacia París, se iba liberando a la población de una ocupación que se había alargado cuatro años. Durante este tiempo, los alemanes y sus colaboradores en ocasiones habían aterrorizado a los ciudadanos, algo que ocurrió con más frecuencia en la retirada. Por ello, cuando los alemanes se hubieron ido los disturbios estallaron en Rennes. Bandas armadas recorrieron las calles, señalando, golpeando y acorralando a los que habían colaborado con los alemanes. En esta imagen tomada el 6 de agosto de 1944 (dos meses después del desembarco), un colaborador obligado a arrodillarse está a punto de ser azotado por una batida e intenta protegerse la cara. Lo golpearon repetidamente y lo obligaron a decir "Vive de Gaulle" y "Vive la France" una y otra vez hasta que la policía intervino y lo llevó a una comisaría.