Casco para bebés

AP 390313089

Foto: AP

La nueva máscara antigas para bebés de hasta dos años inventada por el gobierno británico fue mostrada en público en marzo de 1939 en Londres. Durante el anterior año y espoleados por los movimientos territoriales de la Alemania nazi, los enfrentamientos entre las diversas potencias europeas se habían hecho evidentes y todo parecía indicar que un conflicto bélico podía estallar en cualquier momento, como así fue en septiembre de ese mismo año con la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Como también se demostraría entonces, las armas químicas tomaron mucho más protagonismo en esta contienda y por ello los gobiernos trataban de abastecer tanto a los soldados como a los ciudadanos de protección contra ellas. En las demostraciones como la que tenía lugar en la imagen sobre estas líneas, las madres habían recibido una instrucción previa sobre cómo colocar el casco a sus hijos, cuyas edades variaban entre seis meses y dos años. Al deslizarlo por la cabeza del bebé, el casco se cerraba herméticamente de modo que no entraba el aire. Mediante un aparato se podía bombear el aire necesario para respirar en el interior del casco.