Cartas y trincheras

AP 180307019

Foto: AP

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial y sin ningún conflicto precedente tan global con el que pudiera compararse, las potencias implicadas nunca pensaron que el conflicto podría enquistarse como lo hizo y convertirse en la mortífera guerra en que se convirtió. El desarrollo de armas modernas hizo que la caballería quedara obsoleta y cambió la forma de atacar. Puesto que un arma automática accionada por dos o tres soldados podía matar a cientos de ellos, las estrategias cambiaron y aparecieron por primera vez las trincheras, donde grandes grupos de soldados podían protegerse y resistir los ataques enemigos. Pero además, estos agujeros cavados en la tierra y reforzados para que no se derrumbaran se convirtieron también en el lugar donde más tiempo pasaban los soldados, en una especie de casa cuyas condiciones de vida eran pésimas. En los breves momentos de tranquilidad, muchos soldados aprovechaban para escribir cartas a sus seres queridos, como hace el hombre que aparece en la imagen sobre estas líneas en marzo de 1918, a pocos meses del fin de la gran contienda. Si bien es una imagen real, el perfil del soldado estadounidense ha sido repasado a posteriori.

Compártelo