Buenas noches y buena suerte

Edward R. Murrow

Foto: Cordon Press

La fama y el reconocimiento profesional inicial de Edward R. Murrow los ganó gracias al trabajo periodístico que llevó a cabo en Europa durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Trabajando para la cadena estadounidense CBS, Murrow retransmitió en directo el avance de la Wehrmacht por el viejo continente: desde la ocupación de Austria y la conferencia de Múnich (1938) hasta la toma de Checoslovaquia (1939) y la Batalla de Inglaterra (1940-1941). Formó un equipo de corresponsales que sería conocido como los Chicos de Murrow que contribuyeron a la rigurosidad de los reportajes. Fue durante esta etapa en Inglaterra cuando terminaba sus conexiones con el característico "buenas noches y buena suerte", como se decía que hacían los ingleses durante el Blitz alemán, pues nunca sabían si volverían a verse al día siguiente. En la imagen aparece durante una retransmisión junto a su compañero William L. Shirer. Tras la guerra y de vuelta a Estados Unidos, se convirtió en el azote del senador McCarthy y su indiscriminada caza de brujas en plena Guerra Fría liderando varias iniciativas que denunciaban las dudosas técnicas que utilizaba el político. Sus programas eran garantía de neutralidad y libertad de expresión, y se irguió como el mayor referente para el periodismo estadounidense de la época. En su última etapa profesional antes de retirarse por el cáncer de pulmón que terminaría con su vida, fue nombrado jefe de la Agencia de Información de los Estados Unidos por el presidente Kennedy.

Compártelo