Brillante y polemicista

AP 370708084

Foto: AP images

El artista serbio Sava Botzaris, conocido entre otras cosas por los bustos de personajes ilustres, está terminando su obra dedicada al dramaturgo George Bernard Shaw, quien ha acudido al taller del escultor para conocer su trabajo en la imagen sobre estas líneas. El escritor irlandés, nacido en 1856, vivió una infancia poco convencional y fue, en gran parte, autodidacta, pues no pudo seguir la educación que debía. Sin embargo, leía mucho de joven y estuvo en contacto con el arte de Dublín, su ciudad natal, gracias a lo que desarrolló una sensibilidad artística que le empujó a intentar dedicarse a la escritura. A pesar de que sus primeras novelas fracasaron estrepitosamente, Shaw acabaría convertido en uno de los dramaturgos más importantes en lengua inglesa y recibiendo el premio Nobel de Literatura en 1925. Algunas de sus obras más recordadas son Hombre y Superhombre (1902) o Pigmalión (1912). Es recordado por su vocación polemicista, pues apoyaba la eugenesia, y tuvo palabras de admiración hacia Mussolini o Stalin. Cuando acabó la obra, Botzaris le dijo a Shaw: "Tú te has hecho a ti mismo inmortal, ¡pero yo te he hecho imperecedero!"