Billie Jean 'Queen'

AP 7507020225

Foto: AP images

Aunque el primer deporte que empezó a practicar desde pequeña fue el basquet, hacia los 11 años, cuando cogió por primera vez una raqueta de tenis, supo que aquello era lo suyo. Desde entonces, Billie Jean King se propuso convertirse en la mejor. Sin embargo, en 1955, en uno de sus primeros torneos oficiales, fue apartada de la foto de grupo porque llevaba pantalones en lugar del vestido que tradicionalmente usaban las mujeres para jugar a tenis. Esta anécdota también marcaría su vida, pues una de sus principales luchas a lo largo de toda su carrera fue por conseguir la igualdad entre hombres y mujeres en el deporte. En 1959 se convirtió en jugadora profesional, en 1961 ganó Wimbledon en la modalidad de dobles y en 1966, 1967 y 1968 la individual, lo que la llevó a cumplir su sueño de juventud: llegar al nº1 del ranking mundial. En la cúspide de su carrera, en 1973 se negó a participar en el U.S. Open si éste no ofrecía el mismo premio económico al campeón masculino y femenino, consiguiendo que el torneo estadounidense se convirtiera en el primero en el mundo en igualar la recompensa. En la imagen sobre estas líneas, se la puede ver devolviendo un golpe durante las semifinales de Wimbledon de 1975, donde consiguió alcanzar la final, aunque la perdió frente a Evonne Goolagong Cawley.