Batallón Lincoln

AP 390204018

Foto: AP

Tan solo una semana después del inicio de la Guerra Civil española (1936-1939), se empezó a organizar el envío de voluntarios extranjeros que apoyaría a las fuerzas del gobierno legítimo de la República. Se calcula que a lo largo de todo el conflicto llegaron a España alrededor de 40.000 combatientes, aunque no hay consenso entre los historiadores sobre una cifra exacta. La mayoría de ellos eran franceses, aunque también había muchos que procedían de países bajo un gobierno fascista como Italia o Alemania que venían completamente convencidos de que lucharían en un conflicto local pero con repercusiones globales. Poco después la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) les daría la razón. Los brigadistas que llegaron desde Estados Unidos integraron el célebre Batallón Lincoln. Entraron en combate por primera vez en la Batalla del Jarama, en febrero de 1937. Sin embargo, ante el imparable avance de los rebeldes, Negrín, el presidente de la República, tomó la decisión de retirar las Brigadas Internacionales como movimiento estratégico para apostar por la pacificación. Los últimos integrantes de las Brigadas abandonaron el país en octubre de 1938. En febrero de 1939 el Batallón Lincoln, ya fuera de España, zarpaba hacia Estados Unidos, posando con la bandera del país como muestra la imagen sobre estas líneas.

Compártelo