Batallas por venir

AP 3911161135

AP 3911161135

Foto: AP images

Desde el inicio de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939, el Reino Unido, Irlanda y Escocia recibían ataques aéreos que, si bien no iban dirigidos directamente hacia la población, los ciudadanos veían como a menudo se activaban las alarmas. Sin embargo, la guerra en su propio territorio todavía se veía como algo relativamente lejano. Por ello, como se puede ver en la imagen, muchos habitantes de las ciudades y pueblos cercanos al puente del Forth, a pocos kilómetros de Edimburgo, se desplazaban con sus coches hasta las inmediaciones de la enorme pasarela para contemplar de primera mano y, al parecer, sin ningún tipo de preocupación ni precaución, un posible ataque aéreo. La vistas despejadas del fiordo aseguraban un panorama privilegiado, si es que se puede decir así, ante una potencial batalla naval o aérea frente a las fuerzas nazis.