Arte dentro del arte

frank lloyd wright guggenheim

Foto: Cordon Press

El edificio que acoge el Museo Guggenheim de Nueva York fue la última gran obra del arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright. Antes, Lloyd Wright se había hecho célebre como diseñador por una filosofía que impregnaba en todas sus creaciones: la arquitectura orgánica. Uno de sus mejores ejemplos es la Casa de la Cascada, construida en 1937 en Pensilvania, Estados Unidos, y declarada Patrimonio de la Humanidad. En la imagen, se puede ver al genial creador, con el sombrero en la mano, junto a la baronesa Hilla Rebay y Solomon R. Guggenheim contemplando la maqueta de la futura obra. El patrocinador de la galería de arte no sabía qué arquitecto debía diseñar su edificio y pidió a la baronesa que escogiera uno. El resultado fue una construcción que se convirtió en una obra de arte en sí misma. Las obras del Guggenheim fueron terminadas poco tiempo después de su muerte, en 1959.