Argelia no quiere ser francesa

Foto del día

Foto del día

Foto: AP
Foto del día

Foto del día

Foto: AP

Agentes de la policía colonial usan gas lacrimógeno contra manifestantes argelinos en las calles de Argel, en diciembre de 1960. La manifestación iba dirigida contra el presidente francés Charles De Gaulle, de visita en la colonia. Hacía años que Argelia vivía bajo un férreo control militar debido a las guerrillas de insurgentes que intentaban obtener la independencia del país; Francia había desplegado cerca de medio millón de soldados para intentar mantener el control y los prisioneros argelinos llegaron a superar el millón. A medida que la situación empeoraba, los argelinos de origen europeo fueron abandonando el país y los problemas que generaba la posesión de la colonia ya superaban los beneficios de mantenerla.

Finalmente, De Gaulle decidió convocar un referéndum de autodeterminación, que se celebró en enero de 1961 con un resultado de alrededor del 70% a favor de la independencia. Francia entró entonces en negociaciones y un año después se firmaron los Acuerdos de Évian, que sentaban las bases para la independencia del país y fueron ratificados en un segundo referéndum. El 5 de julio de 1962 Argelia dejó de ser francesa, pero el conflicto dejaba detrás de sí un rastro de sangre por parte de ambos bandos.