Una apuesta muy arriesgada

AP 560328188

AP 560328188

Foto: AP images

En marzo de 1956, el director de cine Billy Wilder se encontraba rodando El espíritu de Saint Louis. El título de la película respondía al nombre del avión con el que el célebre aviador Charles Lindberg había completado en 1927 uno de sus récords más celebrados: el primer vuelo transatlántico sin paradas y en solitario. El film de Wilder, basado en la autobiografía del piloto, reproducía la histórica hazaña en la gran pantalla. Durante el rodaje, había una escena en la que el protagonista encarnado por James Steward volaba sobre el ala del avión, y Wilder apostó con el productor de la película, Leland Hayward, que él también podría hacerlo. Y así fue. Esta imagen, en la que se puede ver al director sobre el ala de un anticuado biplano sobrevolando la ciudad de Costa Mesa, en California, es la prueba de que lo consiguió. Se habían apostado 50 dólares.