La Antártida, un continente a preservar

Foto del día

Foto del día

Foto: AP
Foto del día

Foto del día

Foto: AP

El doctor Thomas C. Poulter comprueba el equipo científico antes de zarpar de Boston en la segunda expedición antártica comandada por el explorador Richard E. Byrd, en 1933. El continente helado es un terreno ideal para la exploración científica; por ello, en 1959 se firmó el Tratado Antártico, que establece una serie de acuerdos internacionales respecto al uso del continente: entre otros, que toda actividad que se realice en él debe ser de carácter pacífico y que todos los países miembros (actualmente 54) tienen derecho a operar en él con fines de investigación científica. Además, todos los Estados implicados se comprometen a trabajar en aras de la conservación de su ecosistema, lo que implica por una parte la protección de su flora y fauna, y por otro regulaciones estrictas sobre la disposición de los residuos y el uso de sus recursos minerales, que solo pueden destinarse al estudio científico. Por ello, la Antártida se ha convertido en un símbolo de la preservación y la cooperación pacífica, a pesar de las tensiones que inevitablemente genera llegar a acuerdos entre tantos países.