La primera biografía de Buda

El bodhisattva Ashvaghosha en una pintura japonesa del período Muromachi (1392-1573)

El bodhisattva Ashvaghosha en una pintura japonesa del período Muromachi (1392-1573)

El bodhisattva Ashvaghosha en una pintura japonesa del período Muromachi (1392-1573).

Metropolitan Museum, New York

Es fácil pensar que la vida de Buda, repetida infinidad de veces en libros y películas, representa una tradición tan antigua como el propio Buda. Sin embargo, el primer texto que podríamos llamar biográfico de Buda es un poema épico escrito en sánscrito por Ashvaghosha, que vivió entre los siglos I y II d.C., unos seiscientos años después de Buda. La Vida de Buda de Ashvaghosha ha llegado hasta nosotros en un estado fragmentario y, por lo que sabemos, no cuenta toda la vida del maestro, sino solamente hasta la iluminación, que sería el clímax de la obra. Ashvaghosha fue doblemente original. En primer lugar, por llevar a cabo un proyecto de biografía literaria, épica, del maestro. Y en segundo lugar, por hacerlo en lengua sánscrita, no en lenguas vernáculas o en lenguas como el gandhari o el pali, que habían sido el vehículo literario para el budismo en sus orígenes. De hecho, aunque se suele asociar el sánscrito con el hinduismo o el brahmanismo, los budistas fueron de los primeros en utilizar esa lengua con propósitos literarios y no estrictamente vinculados al ritual religioso. La Vida de Buda de Ashvaghosha es el mejor ejemplo de ello. No en vano Ashvaghosha es venerado como bodhisattva o ser en camino de la iluminación por todas las tradiciones del budismo en Asia.