Manifestaciones feministas

Viernes Largo: el día que las mujeres islandesas pararon el país

Las huelgas de mujeres que se han repetido durante los últimos años con motivo del 8M tienen su precedente en una jornada histórica que tuvo lugar en Islandia el 24 de octubre de 1975. Miles de mujeres consiguieron parar el país poniendo en valor su trabajo diario y protestando por las desigualdades laborales. Su objetivo: demostrar que si ellas paraban se paraba el mundo.

Foto: Women's History Archive

Que el 8 de Marzo fue declarado oficialmente como el Día Internacional de la Mujer por la ONU es algo que ya muy poca gente ignora. Fue en 1975 y, desde entonces, cada 8M miles de mujeres de todo el mundo salen a las calles para manifestarse a favor de una completa igualdad, celebrando los derechos conquistados hasta la actualidad y señalando los que quedan por conseguir.

En las últimas décadas del siglo XX y a raíz del reciente auge del feminismo, durante los últimos años se ha extendido por todo el mundo una nueva forma de protesta que ha permitido visibilizar todavía más el papel esencial de las mujeres en la sociedad actual, y cómo este es todavía hoy menospreciado. Se trata de las huelgas masivas y selectivas –pues solo paraban la mujeres– que en las recientes jornadas del 8M se han extendido también a muchos países.

Para saber más

Cartel día de la mujer

Por qué se celebra el 8 de marzo

Leer artículo

Y no es casualidad que el origen de esta forma de protesta también se encuentre en el año 1975. Ese no solo fue el año en que la ONU estableció un día oficial de la mujer, sino que tres años antes, en 1972, también se había declarado 1975 como el Año Internacional de la Mujer. Se trataba de un reconocimiento a la Segunda Ola del feminismo, que por entonces ganaba presencia en muchas ciudades europeas y estadounidenses.

Fue precisamente en el marco de este año excepcional que las mujeres de la sociedad islandesa se levantaron para decir basta. Se organizaron diversas acciones a lo largo del todo el año, pero una de las que más repercusión consiguió fue una huelga nunca antes vista. Las organizaciones feministas del país, con la Redstockings a la cabeza, hicieron una llamada a la huelga solo a la parte femenina de la sociedad islandesa. Su objetivo era visibilizar el trabajo femenino en los diferentes sectores y demostrar como estos eran esenciales para la dinámica social y económica del país, denunciando a su vez la brecha salarial.

La primera huelga de mujeres de la historia

Muchas de las protagonistas de ese histórico día explican que hubo un factor clave para que la jornada alcanzara el éxito. El comité de la organización decidió no etiquetar la protesta como una huelga sino como ‘un día libre’. De este modo pretendían garantizar una ausencia masiva de mujeres en sus trabajos sin que estas pusieran en riesgo su puesto o el salario correspondiente a ese día. Mediante esta estrategia consiguieron que ni siquiera las propias empresas pudieran oponerse a ese ‘día libre’.

Se intentó garantizar la ausencia masiva de mujeres en sus trabajos sin que estas pusieran en riesgo su puesto o el salario

Pero es que la huelga era mucho más ambiciosa. El plan era que las mujeres no desempeñaran ningún tipo de actividad laboral pero tampoco de consumo, de cuidados o académico, ni en la ciudad ni en las zonas rurales. Y, efectivamente, el viernes 24 de octubre de 1975 la llamada se convirtió en todo un éxito.

Los datos confirmaron que el 90% de la población femenina participó en el llamado ‘día libre’, vaciando los puestos de trabajo y llenando las calles. En el centro de la capital, Reikiavik, se reunieron alrededor de 25.000 mujeres, una cifra muy considerable teniendo en cuenta que la población total de Islandia era alrededor de 210.000 personas.

Viernes largo

Viernes largo

Después del primer Viernes Largo el 24 de octubre de 1975, en Islandia cada año las mujeres recuerdan este día histórico saliendo a las calles.

Foto: CC

Durante esa jornada, las escuelas y las guarderías tuvieron que parar su actividad, también las factorías de pescado, cuyo personal era mayoritariamente femenino, y muchas tiendas permanecieron cerradas. Los periódicos no pudieron imprimir debido a que la mayoría de las tipógrafas y secretarias eran mujeres. Negocios y oficinas de la administración permanecieron cerrados, así como muchos bancos y el aeropuerto, que sin azafatas tampoco podía funcionar.

Los hombres tuvieron que tomar el relevo en el cuidado de los hijos y en todas las tareas domésticas de modo que las oficinas se llenaron de niños que sus padres tenían que llevar al trabajo. Incluso en la radio se colaban los gritos de los niños que no habían podido ir a la escuela. Los supermercados se vaciaron de salchichas, una comida popular en Islandia, fácil de cocinar y que gustaba mucho a los más pequeños. Al final del día, fueron los propios hombres quienes bautizaron la jornada como 'un largo viernes', tal y como es recordada todavía hoy.

Para saber más

Sufragistas estadounidenses preparadas para la convención del G.O.P. en busca de apoyo para la ratificación de la 19ª Enmienda que concede a las mujeres el derecho al voto.

Un breve recorrido por la historia del feminismo

Leer artículo

Los actos de protesta tuvieron una repercusión internacional y causaron una profunda impresión en la opinión pública, e hicieron que Islandia se ganara el sobrenombre de 'el país más feminista'. Pero lo cierto es que no solo fue una cuestión de fama, sino que la huelga también tuvo consecuencias a efectos prácticos. Al año siguiente, en 1976, se aprobó una ley que prohibía la discriminación salarial por motivos de género. Y al cabo de cuatro años se escogió por primera vez una mujer como presidenta del país.

Y quizás algo todavía más importante: en la conciencia de las mujeres islandesas se había producido un antes y un después. Ya no habría marcha atrás. Ahora sabían que las desigualdades eran reales y que había una manera de combatirlas. Algo que no han dejado de hacer desde entonces, inspirando con su ejemplo al resto de movimientos feministas del mundo.

Para saber más

sufragistas

Por qué el morado es el color del feminismo

Leer artículo