Los ritos funerarios de los romanos

Un paseo por la Via Triumphalis, la necrópolis de la Roma no privilegiada

Los Museos Vaticanos han inaugurado el acceso monumental a esta zona arqueológica que ofrece una ruta por las tumbas y los mausoleos de los romanos de clases medias y bajas.

Panorámica del mosaico que decora la llamada Tumba de cámara VIII, en la necrópolis de Via Triumphalis, un mausoleo de grandes dimensiones. En su interior se descubrió un gran número de sarcófagos. Años 200-220 d.C.

Panorámica del mosaico que decora la llamada Tumba de cámara VIII, en la necrópolis de Via Triumphalis, un mausoleo de grandes dimensiones. En su interior se descubrió un gran número de sarcófagos. Años 200-220 d.C.

Panorámica del mosaico que decora la llamada Tumba de cámara VIII, en la necrópolis de Via Triumphalis, un mausoleo de grandes dimensiones. En su interior se descubrió un gran número de sarcófagos. Años 200-220 d.C.

Shutterstock editorial

Bautizada como Vida y Muerte en la Roma de los Césares, los Museos Vaticanos han inaugurado una nueva ruta que permitirá a los turistas que visiten la Ciudad Eterna contemplar como nunca antes la gran necrópolis que se extendía a lo largo de la Via Triumphalis, el lugar donde los romanos enterraban a sus seres queridos en sencillas tumbas o lujosos mausoleos.

Su importancia arqueológica es tal que los responsables de los Museos Vaticanos afirman que "no existe otro complejo de tumbas igualmente vasto y variado que represente la sociedad media y baja romana". 

 

Hasta el momento, la entrada a la necrópolis se combinaba con la visita a los Museos Vaticanos, pero ahora será posible su visita por separado sin la necesidad de recorrer también las galerías pontificias.

Esta experiencia permitirá a los visitantes acceder por la monumental puerta de bronce conocida como Puerta de Santa Rosa y, tras cruzar el aparcamiento cuya construcción en 1956 propició el descubrimiento de esta enorme necrópolis, podrán adentrarse en un paisaje salpicado de tumbas, mausoleos, estatuas y estancias que les permitirá conocer cómo era la vida y la muerte entre las clases medias y bajas del Imperio. 

Para saber más

Interior de las catacumbas de la Vía Latina, en Roma. Pinturas del siglo IV.

Catacumbas, las ciudades ocultas de los muertos bajo el suelo de Roma

Leer artículo

Un viaje al pasado 

Gracias a unas laberínticas pasarelas, el visitante podrá pasear entre tumbas y entrever fragmentos de la vida cotidiana en la antigua Roma, como por ejemplo la tumba de Alcimo, el esclavo de Nerón que era también el encargado de montar escenografías en el Teatro de Pompeyo, un espacio que permite atisbar cómo era la vida de un artesano de la época; la tumba de Tiberio Claudio Optato, que ostentó el cargo de archivero de las cuentas imperiales, o la de Clemente, un auriga de la facción de los azules que quizá compitió en el Circo Máximo. 

Gracias a sus laberínticas pasarelas, el visitante podrá pasear entre tumbas y entrever fragmentos de la vida cotidiana en la antigua Roma.

Tumbas y estelas funerarias en la Via Triumphalis, datadas a finales del siglo I a.C., que denotan la práctica de la incineración.

Tumbas y estelas funerarias en la Via Triumphalis, datadas a finales del siglo I a.C., que denotan la práctica de la incineración.

Tumbas y estelas funerarias en la Via Triumphalis, datadas a finales del siglo I a.C., que denotan la práctica de la incineración.

Shutterstock editorial

El estudio de este impresionante yacimiento ha permitido a los investigadores reconstruir momentos de la vida cotidiana de los antiguos romanos gracias, también, a la recuperación de todo tipo de objetos funerarios. De hecho, los investigadores han estudiado en la necrópolis desde las cremaciones más austeras, en urnas de madera, hasta los suntuosos sarcófagos y mausoleos decorados con frescos y mosaicos pertenecientes a la clase media-alta.

De la importancia para el conocimiento de la vida cotidiana en la antigua Roma que tiene este yacimiento se ha hecho eco Giandomenico Spinola, subdirector artístico-científico de los Museos Vaticanos: "Las excavaciones representan una antología de la muerte en la antigua Roma. A través de los relatos de las inscripciones, los rituales y los ajuares funerarios emerge el día a día de las vidas, los sentimientos, las supersticiones, los hábitos, las esperanzas y los miedos de estas personas". 

Imagen de algunos de los pequeños mausoleos que pueden contemplarse durante la visita. Muchos de ellos combinan enterramientos de incineración con inhumaciones. Siglos I-II d.C.

Imagen de algunos de los pequeños mausoleos que pueden contemplarse durante la visita. Muchos de ellos combinan enterramientos de incineración con inhumaciones. Siglos I-II d.C.

Imagen de algunos de los pequeños mausoleos que pueden contemplarse durante la visita. Muchos de ellos combinan enterramientos de incineración con inhumaciones. Siglos I-II d.C.

Shutterstock editorial
Imagen de una pequeña estructura en la que pueden verse algunas urnas funerarias.

Imagen de una pequeña estructura en la que pueden verse algunas urnas funerarias.

Imagen de una pequeña estructura en la que pueden verse algunas urnas funerarias.

Shutterstock editorial

Por su parte, para Barbara Jatta, actual directora de los Museos Vaticanos, la visita de la necrópolis de la Via Triumphalis representa para el visitante "una oferta extraordinaria, pues hasta ahora era un lugar poco conocido, pero de excepcional valor desde el punto de vista histórico y arqueológico. En esta necrópolis se cuentan cinco siglos de vida y de muerte en la época de los césares, como hemos llamado a este recorrido, pues no solo se trata de la muerte, sino que también se habla de cómo era la vida en torno a la zona".

 

Recuerda que ya puedes seguirnos en nuestro de Canal de WhatsApp. ¡Únete ahora!