El Servicio Aéreo Femenino

Las valientes aviadoras estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial

La escasez de pilotos masculinos obligó al gobierno de Estados Unidos a crear un programa que permitiese a las mujeres pilotar aviones de guerra. Estas mujeres, miembros de la WASP (Women Airforce Service Pilots), participaron sobre todo en misiones de traslado de aviones desde las fábricas hasta las bases de despegue, pero también llegaron a entrenar cadetes, transportaron personal militar y realizaron vuelos de prueba. El reconocimiento a su labor no llegaría hasta hace pocos años.

Cuatro miembros de las WASP posando delante de un TB-25 en 1944.

Foto: PD

Europa se hallaba sumida en una época de oscuridad y horror. La Segunda Guerra Mundial extendía sus lúgubres alas por todo el continente y en Inglaterra la Real Fuerza Aérea (RAF) estaba más que nunca necesitada de pilotos. En 1940, en los momentos cruciales del conflicto, las fuerzas aéreas disponían de más aviones que pilotos que los pudieran tripular. La RAF hizo entonces algo impensable: una llamada desesperada para reclutar mujeres que supieran pilotar y pudieran ayudar, de esta manera, al traslado de los aviones militares desde las fábricas a los hangares. Al principio tan solo fueron ocho las voluntarias que se apuntaron al programa, y que se incorporaron al Transporte Aéreo Auxiliar (ATA), aunque el número de féminas dispuestas a colaborar con las fuerzas aéreas fue aumentando paulatinamente. Pero aún así, la cantidad seguía siendo insuficiente por lo que el gobierno británico decidió pedir ayuda a su gran aliado: Estados Unidos.

El Servicio Aéreo Femenino

A pesar de que por aquella época Estados Unidos aún no había entrado en guerra, existía en el país una organización llamada Wings for Britain (Alas para Gran Betraña) encargada de enviar aviones norteamericanos a las islas británicas. Jacqueline Cochran, una pionera en el campo de la aviación que formaba parte de aquella organización hizo entonces una increíble propuesta a la primera dama, Eleanor Roosevelt.

Junto a Nancy Harkness Love, otra pionera de la aviación estadounidense, ambas mujeres enviaron una carta para instar a la primera dama a que las apoyase en la creación de una división compuesta solo por mujeres dentro de las Fuerzas Aéreas. En un principio la idea no tuvo muy buena acogida. Entre sus detractores se encontraba quien en el futuro sería presidente del país, Dwight D. Eisenhower, quien en unas declaraciones dijo estar "absolutamente en contra" de que existiera una división formada por mujeres piloto ya que "dudaba de la capacidad de las mujeres para manejar aviones militares puesto que era una tarea muy poco femenina".

Dwight D. Eisenhower, dijo estar 'absolutamente en contra' de que existiera una división formada por mujeres piloto ya que 'dudaba de la capacidad de las mujeres para manejar aviones militares puesto que era una tarea muy poco femenina'.

Fotografia de Jacqueline Cochran tomada en 1940.

Foto: PD

Nancy Harkness Love ajustándose el casco antes de emprender el vuelo.

Foto: PD

Así, sin un programa militar del ejército de Estados Unidos en el que se incluyera a las mujeres, Jacqueline Cochran y otras veinticinco mujeres se unieron a la ATA, mientras que Nancy Harkness Love creaba el Escuadrón de Transbordadores Auxiliares de Mujeres (WAFS). Cuando volvió de Gran Bretaña, Jackie Cochran formó el Destacamento de Entrenamiento Volador de Mujeres (WFTD) y, finalmente, el 5 de agosto de 1943, estos dos grupos, el WAFS y el WFTD, se fusionaron para convertirse en el Servicio de Mujeres Piloto de la Fuerza Aérea (WASP), con Cochran como líder del grupo.

Más de 25.000 mujeres se presentaron a la convocatoria para convertirse en pilotos, pero muchas de las candidatas fueron desestimadas porque no disponían de título de piloto, y las que sí lo tenían no podían aportar muchas horas de vuelo. Finalmente, 1.830 mujeres fueron aceptadas para presentarse a las pruebas, y de ellas 1.074 lograron superarlas, convirtiéndose así en miembros del WASP.

Para saber más

Las "brujas de la noche", las hábiles pilotos rusas de la Segunda Guerra Mundial

Las hábiles pilotos rusas de la Segunda Guerra Mundial

Leer artículo

Polémicas raciales

Apodadas con cierta condescendencia por sus compañeros como Woofteddies (Ositos de felpa), el salario que cobraban estas mujeres se hallaba muy por debajo del que recibían sus homólogos masculinos, y no solamente eso: tanto el importe de los cursos que recibían como el de los traslados también salía de sus propios bolsillos. Pero las diferencias no terminaban ahí: las mujeres piloto tampoco tenían derecho a sanidad ni a seguro de vida, y si caían en combate eran enterradas en un féretro de pino y no de madera de la mejor calidad, como los hombres, y por su calidad de civiles ni siquiera podían esperar un funeral militar ni que una bandera cubriera su féretro. Sin embargo, sí disponían de una ambulancia de emergencia y con la publicación de una revista llamada Gaceta Fifinella, cuyo logo, una especie de aviadora con alas y cuernos, diseñó el propio Walt Disney y que las componentes del WASP cosieron en sus uniformes.

Las mujeres piloto no tenían derecho a sanidad ni a seguro de vida, y si caían en combate era enterradas en un féretro de pino y no de madera de la mejor calidad, como los hombres. Tampoco tenían derecho a un funeral militar ni a una bandera que cubriera el féretro.

Con todo, se creó cierta polémica en torno al WASP por el hecho de no aceptar entre sus filas a mujeres afroamericanas a pesar de que una candidata, Mildred Hemmons Carter, la primera piloto negra de Alabama, había conseguido superar con éxito el curso. Hemmons Carter no solo sufrió discriminación por el color de su piel, sino que más tarde fue marginada por su sexo por parte de los Tuskegee Airmen, un grupo de pilotos afroamericanos que combatieron en los escuadrones 332º Expeditionary Operations Group y 477º Fighter Group. Mildred no consiguió ningún tipo de reconocimiento hasta bien entrado el siglo XXI. Sin embargo quienes sí lograron entrar a formar parte del WASP fueron dos mujeres de origen hispano, Verneda Rodríguez y Frances Dias; dos de origen chino, Hazel Ying Lee y Maggie Gee, e incluso una mujer mestiza de padre blanco y madre lakota oglala, Ola Mildred Rexroat.

Miembros de las WASP durante su entrenamiento.

Foto: PD

De izquierda a derecha, Frances Green, Margaret (Peg) Kirchner, Ann Waldner y Blanche Osborn delante de un B-17 en la escuela de aviación de Lockbourne AAF, Ohio.

Foto: PD

Un trabajo peligroso y poco reconocido

Aunque la principal responsabilidad de estas aviadoras era trasladar los aviones recién construidos desde su lugar de fabricación hasta las bases de despegue, algunas miembros del WASP también participaron en el entrenamiento de pilotos masculinos y otras, incluso, ejercieron de instructoras de vuelo de los nuevos cadetes, transportaron personal militar y carga, y realizaron diversos vuelos de prueba. Aquel grupo de mujeres piloto llegaría a volar con todos los aviones que la Fuerza Aérea Estadounidense (USAAF) tenía disponibles, incluidos los grandes bombarderos B-17 y B-29. Las mujeres del WASP vestían monos de mecánico, conocidos como trajes Zoot, o pantalones y chaquetas de cuero tipo A-2. Cansada de vestir aquellos modelos para hombres, Cochran diseñó los uniformes oficiales del WASP en un color que sería conocido como Santiago Blue y en ellos fijó el símbolo del grupo. Pero aunque en principio las mujeres del WASP no participaron en misiones de combate, su actividad no estuvo exenta de peligros. Durante el tiempo en que estuvieron operativas, estas pilotos sufrieron 38 bajas, tanto en acto de servicio como durante los entrenamientos; en ninguno de los casos se les rindió honores ya que no tenían rango militar.

Cochran, cansada de vestir modelos masculinos, diseñó los uniformes oficiales del WASP en un color que sería conocido como Santiago Blue y en ellos fijó el símbolo del grupo.

Para saber más

Spanish Girl's Club, las primeras mujeres futbolistas de España

Spanish Girl's Club, las primeras mujeres futbolistas de España

Leer artículo

Al finalizar la guerra, muchas de aquellas mujeres dejaron el grupo para casarse y formar una familia, pero muchas otras siguieron presionando para obtener un reconocimiento al que creían tener derecho y que merecían por derecho propio. Las supervivientes del WASP solicitaron el apoyo de importantes personalidades de su país, como el senador Barry Goldwater, las congresistas Margaret Heckler y Lindy Boggs, o el coronel retirado Bruce Arnold. De 1972 a 1976, hubo varios proyectos de ley en ese sentido que no llegaron a buen puerto. De hecho, no fue hasta el año 1977 cuando un proyecto de ley concedió la condición de veterano parcial con carácter retroactivo a aquellas mujeres. Desde entonces, en cada uno de los homenajes a los caídos y a los héroes de la Segunda Guerra Mundial que se han llevado a cabo en Estados Unidos, las pilotos del WASP ha recibido un reconocimiento explícito y la gratitud por los servicios prestados. Aunque no sería hasta el año 2009, cuando el por entonces presidente Barack Obama firmó una ley, redactada por la teniente coronel Nicole Malachowski, por la que se otorgaba a las mujeres piloto de las WASP la Medalla de Oro del Congreso, el más alto honor civil que puede ofrecer el país. Algunas de estas medallas pueden verse a día de hoy en el Centro Steven F. Udvar-Hazy, un anexo del Museo Nacional Smithsonian del Aire y el Espacio en el aeropuerto internacional Dulles de Washington.