Tesoros arqueológicos de Egipto

Los últimos descubrimientos de Zahi Hawass en Saqqara

El famoso egiptólogo egipcio, explorador residente de National Geographic, acaba de anunciar sus últimos hallazgos en la necrópolis de Saqqara: cientos de sarcófagos y otros objetos funerarios datados en el Reino Nuevo.

El lugar de excavación en Saqqara, donde Zahi Hawass y su equipo desenterraron un tesoro de ataúdes antiguos y artefactos del Reino Nuevo.

El lugar de excavación en Saqqara, donde Zahi Hawass y su equipo desenterraron un tesoro de ataúdes antiguos y artefactos del Reino Nuevo. Foto: AP

El año 2020 ha sido uno de los más prolíficos en hallazgos en el yacimiento arqueológico de Saqqara, situado a unos veinte kilómetros de El Cairo, la capital egipcia. Al descubrimiento de un taller de momificación del antiguo Egipto y cientos de sarcófagos de madera pintados de vivos colores, la mayoría pertenecientes a la dinastía XXVI (664-525 a.C.), se deben sumar ahora los descubrimientos que el mediático egiptólogo Zahi Hawass ha realizado en la necrópolis y que ahora acaba de anunciar.

El templo funerario de una reina

Hawass, que dirige una misión arqueológica en Saqqara en colaboración con el Ministerio de Antigüedades y Turismo, acaba de anunciar que ha descubierto en el templo funerario de la reina Nearit, esposa del faraón Teti (2305-2279 a.C.), primer faraón de la dinastía VI, una serie de pozos funerarios, sarcófagos y momias; un papiro de cuatro metros de longitud por un metro de ancho que contiene el texto número 17 del Libro de los muertos (colección de textos funerarios cuyo objetivo era facilitar el viaje del difunto al más allá); estatuas de piedra y madera, estelas, maquetas de barcos y máscaras funerarias. Todo ello datado en el Reino Nuevo (1539-1292 a.C.). Según el propio Hawass, "estos descubrimientos reescribirán la historia de la región, especialmente durante las dinastías XVIII y XIX del Reino Nuevo, durante las cuales el faraón Teti fue adorado y numerosos personajes enterrados alrededor de su pirámide".

Zahi Hawass en el templo funerario de la reina Nearit, donde se han realizado los hallazgos.

Zahi Hawass en el templo funerario de la reina Nearit, donde se han realizado los hallazgos.

Foto: AP
Máscara funeraria descubierta por el egiptólogo Zahi Hawass en Saqqara.

Máscara funeraria descubierta por el egiptólogo Zahi Hawass en Saqqara.

Foto: AP

En el templo funerario de la reina Nearit se han descubierto varios pozos funerarios, sarcófagos y momias; un papiro de cuatro metros de longitud, ​estatuas de piedra y madera, estelas, maquetas de barcos y máscaras funerarias.

También se ha acometido un estudio en profundidad del templo funerario de Nearit, donde se han llevado a cabo los hallazgos. Se ha podido establecer su diseño arquitectónico y se han localizado tres almacenes de adobe que sirvieron para albergar las provisiones del santuario, además de ofrendas e instrumentos que se emplearon en la construcción de la tumba de la soberana.

¿Una tumba intacta?

En cuanto a los pozos funerarios, se han localizado 52 de hasta doce metros de profundidad. En su interior han aparecido cientos de sarcófagos de madera del Reino Nuevo, de forma antropomorfa y decorados con escenas religiosas y textos funerarios. Otro importante hallazgo es una capilla funeraria situada a 24 metros bajo el nivel del suelo, aunque aún no ha podido localizarse la cámara funeraria a la que estaría conectada. Hawass espera encontrarla intacta.

Ataúd de madera policromado. Forma parte del último descubrimiento realizado en Saqqara por Zahi Hawass.

Ataúd de madera policromado. Forma parte del último descubrimiento realizado en Saqqara por Zahi Hawass.

Foto: AP
Parte superior de un sarcófago policromado descubierto en Saqqara.

Parte superior de un sarcófago policromado descubierto en Saqqara.

Foto: AP
Uno de los sarcófagos policromados que forman parte del descubrimiento realizado por Zahi Hawass en Saqqara.

Uno de los sarcófagos policromados que forman parte del descubrimiento realizado por Zahi Hawass en Saqqara.

Foto: AP

El papiro hallado por el equipo de Hawass también es excepcional ("es un papiro único", en palabras del egiptólogo). En él consta el nombre de su propietario: un tal Pw-kha-ef. Este nombre aparece asimismo inscrito en cuatro ushebtis (estatuillas funerarias) y en un ataúd de madera antropomorfo. Los hallazgos se completan con una capilla dedicada a Anubis, el dios cánido de la momificación; una serie de tableros de senet, un juego de mesa muy popular en el antiguo Egipto; un hacha de bronce, y la estela de un difunto llamado Kha-Ptah y su esposa Mwt-em-wia, en la que aparecen representados junto a sus seis hijos e hijas, dos de los cuales llevaban, curiosamente, los nombres de Nefertari, la Gran Esposa Real de Ramsés II, y Khamewaset, uno de los hijos del faraón. Lo que demuestra la popularidad de estos nombres en la época.

Estela funeraria de Kha-Ptah y su esposa Mwt-em-wia con sus seis hijos e hijas.

Estela funeraria de Kha-Ptah y su esposa Mwt-em-wia con sus seis hijos e hijas.

Foto: AP

Los hallazgos se completan con una capilla dedicada a Anubis, una serie de tableros de senet, un hacha de bronce, y la estela de un difunto llamado Kha-Ptah y su esposa Mwt-em-wia.

Todos estos hallazgos sugieren, sin ningún género de dudas, que en Saqqara durante el Reino Nuevo proliferaron distintos talleres dedicados a la producción de ataúdes y objetos funerarios (se han descubierto estatuas de los dioses del inframundo Osiris y Ptah Sokaris) además de a tareas relacionadas con la momificación.

Para saber más

Multitudinaria presentación de cien sarcófagos descubiertos en Saqqara

Multitudinaria presentación de cien sarcófagos descubiertos en Saqqara

Leer artículo