Barcas funerarias

Termina la extracción de la segunda barca del faraón Keops

El equipo egipcio-japonés que desde hace unos años trabaja en la extracción y restauración de la segunda barca de Keops, hallada en una fosa junto a su pirámide, ha anunciado el fin de los trabajos. Ahora empezará la fase de restauración y reensamblaje de la embarcación de cara a su exhibición en el Gran Museo Egipcio que abrirá sus puertas próximamente.

El equipo arqueológico egipcio-japonés posa ante la fosa que contenía la segunda barca solar del faraón Keops.

El equipo arqueológico egipcio-japonés posa ante la fosa que contenía la segunda barca solar del faraón Keops. Foto: Ministerio de Antigüedades de Egipto

Sakuji Yoshimura, presidente de la Universidad Internacional Higashi Nippon, profesor emérito de la Universidad de Waseda y jefe de la misión arqueológica egipcio-japonesa que ha excavado los restos de la segunda barca solar del faraón Keops en la meseta de Giza, ha anunciado la finalización de los trabajos de extracción de esta embarcación, uno de los cinco botes funerarios que fueron enterrados alrededor de la pirámide de este soberano de la dinastía IV (2543-2436 a.C.). Por su parte, Issa Zidan, director general de asuntos ejecutivos para la restauración del Gran Museo Egipcio (que tiene previsto abrir sus puertas al público a finales de 2021) y supervisor de la restauración del segundo barco de Keops, ha explicado a los medios que durante los trabajos se han extraído casi 1.700 piezas de madera del interior del pozo donde habían sido depositadas por los constructores de la pirámide. De todas ellas se ha llevado a cabo un detallado registro y una exhaustiva documentación. También se ha completado la restauración inicial de la mayoría de estas piezas.

Se han extraído casi 1.700 piezas de madera de la barca del interior del pozo donde habían sido depositadas por los constructores de la pirámide. De todas ellas se ha llevado a cabo un detallado registro y una exhaustiva documentación.

Hasta el momento, se han trasladado 1.343 piezas del segundo barco al Gran Museo Egipcio (GEM), donde se están organizando los preparativos para iniciar la segunda fase del proceso que incluye los trabajos de restauración final así como la realización de los estudios necesarios para el montaje y reinstalación de la embarcación, que está previsto que se exhiba junto con el primer barco de Keops (que desde 1985 se expone en el Museo de la Barca Solar, junto a la Gran Pirámide) en una sala especial dedicada a los barcos del rey Keops que se está habilitando en el Gran Museo Egipcio.

Museo de la Barca Solar en Giza.

Museo de la Barca Solar en Giza.

Foto: iStock

Las barcas sagradas del faraón

La primera barca de Keops fue descubierta en 1954 por el arqueólogo egipcio Kamal el-Mallakh y su restauración se prolongó durante dos décadas. Él mismo explicaría años después lo que sintió cuando se asomo por fin a la fosa donde descansaban los restos de la sagrada embarcación: "Cerré los ojos como un gato y olí a incienso, un olor muy, muy sagrado. Olí a tiempo. Olí a siglos. Olí a historia". La restauración del barco fue un trabajo titánico, dirigido por el restaurador Ahmed Yousef Moustafa, que se vio obligado a aprender todo lo que pudo sobre construcción de navíos y para ello hizo numerosas visitas a los astilleros del Nilo. El restaurador tomó apuntes y construyó modelos a escala para practicar y ser capaz de dar nueva vida a un barco de casi cinco mil años que medía 43,4 metros de eslora y 5,9 de manga.

La primera barca de Keops tal como se expone hoy en día en el Museo de la Barca Solar, en Giza.

La primera barca de Keops tal como se expone hoy en día en el Museo de la Barca Solar, en Giza.

Foto: CC

La primera barca de Keops fue descubierta en 1954 por el arqueólogo egipcio Kamal el-Mallakh y su restauración se prolongó durante dos décadas.

La segunda barca del faraón fue descubierta junto a la primera en 1954, aunque la extracción de los primeros fragmentos de madera de cedro de la barca comenzó en junio de 2013, después de que concluyeran los análisis previos que se iniciaron en 1987 con un estudio de ondas electromagnéticas que fue llevado a cabo por especialistas de la Universidad de Waseda. Los trabajos se iniciaron bajo el patrocinio de National Geographic Society: se tomaron fotos del barco manteniendo intacta la atmósfera para intentar conservar en buen estado los fragmentos de madera, aunque esto no fue posible puesto que la fosa no había permanecido estanca. Es muy probable que la causa fuese la construcción del cercano Museo de la Barca Solar. Así, dado el mal estado que presentaba la madera, se decidió levantar las losas y construir encima una carpa-laboratorio. Por su parte, de las otras tres barcas que fueron enterradas alrededor de la pirámide de Keops, los restos de dos de ellas fueron saqueados y la quinta aún no se ha recuperado.

Cooperación egipcio-japonesa

Omura Yoshifumi, representante en jefe de la Oficina de Egipto de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), ha informado de que la JICA proporcionará una subvención de tres millones de dólares para completar los trabajos finales de restauración y reensamblaje del barco para su exhibición en el Gran Museo Egipcio, una cantidad que su sumará a la subvención de dos millones de dólares que se otorgó en 2013 con el objetivo de apoyar el proceso de excavación y extracción de la embarcación del pozo donde se hallaba oculta.

Pintura de la tumba de Anhurkhawi que muestra la barca solar de Re durante su recorrido nocturno.

Pintura de la tumba de Anhurkhawi que muestra la barca solar de Re durante su recorrido nocturno.

Foto: Cordon Press

La JICA ha brindado cooperación técnica a las autoridades egipcias para la restauración, documentación, embalaje y transferencia de 72 objetos arqueológicos desde el Museo Egipcio de la plaza Tahrir y otras instituciones al Gran Museo Egipcio.

La cooperación entre egipcios y japoneses en el proyecto del Gran Museo Egipcio comenzó en 2006, cuando la JICA prestó apoyo financiero a través de dos préstamos con el objetivo de apoyar la construcción del edificio. De hecho, desde 2008, la JICA ha brindado cooperación técnica a las autoridades egipcias para la restauración, documentación, embalaje y transferencia de 72 objetos arqueológicos (entre los cuales se encontraban algunas de las valiosas piezas del ajuar funerario del faraón Tutankamón) desde el Museo Egipcio de la plaza Tahrir y otras instituciones al Gran Museo Egipcio, que se alza cerca de las pirámides de Giza y que está destinado a convertirse en el mayor museo del mundo dedicado a la cultura faraónica.

Para saber más

Descubierto un edificio decorado con 120 dibujos de embarcaciones faraónicas

Este edificio subterráneo alojaba una barca funeraria

Leer artículo