Las islas británicas en la Prehistoria

Skara Brae, el misterioso asentamiento neolítico de las islas Orcadas

Situado en los confines más septentrionales de Escocia, Skara Brae salió a la luz por casualidad en el invierno de 1850 tras una devastadora tormenta. El yacimiento, de 5.000 años de antigüedad, cuyo origen y abandono sigue provocando controversia, estuvo habitado mucho antes de la construcción de las pirámides de Egipto o de Stonehenge. En la actualidad, Skara Brae forma parte de un conjunto de yacimientos prehistóricos considerados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Panorámica de algunas de las estructuras encontradas en Skara Brae.

Foto: iStock

Es un enclave milenario situado en una pequeña isla a orillas del Atlántico, al norte de Escocia, y a día de hoy sigue constituyendo un auténtico misterio. Asomado a la bahía de Skaill, en la isla Mainland, la mayor del pequeño archipiélago de las Orcadas, en pleno mar del Norte, se alzó una vez el asentamiento neolítico de Skara Brae, un poblado compuesto por unas diez casas que, según los arqueólogos estuvo habitado entre los años 3100 y 2500 a.C. Después quedaría oculto durante milenios y fue descubierto por casualidad en 1850, tras una devastadora tormenta, por William Watt, el propietario de la finca bajo cuyos terrenos se hallaba, quien tras el inesperado descubrimiento decidió contactar con un anticuario local llamado George Petrie.

En la actualidad, Skara Brae está situado junto a la costa, pero hace más de 5.000 años su ubicación fue mucho más interior. Pero la constante erosión del terreno a lo largo de los siglos ha alterado considerablemente el paisaje por lo que las interpretaciones que se han hecho del lugar han variado constantemente. El nombre del yacimiento, Skara Brae, proviene del antiguo nombre del sitio, Skerrabra o Styerrabrae, como se conocía al montículo bajo el que estaba enterrado. En la actualidad, el yacimiento neolítico de Skara Brae es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y gracias a su magnífico estado de conservación también es conocido como "la Pompeya de Escocia".

Mapa de la ubicación exacta del yacimiento neolítico de Skara Brae en las islas Orcardas.

Foto: CC (NordNordWest, Lizenz: Creative Commons by-sa-3.0 de)

Skara Brae: más antiguo que la pirámides de Egipto o Stonehenge

Ya vivía gente en Skara Brae mucho antes de la construcción de las pirámides de Egipto o incluso de Stonehenge, aunque no es solo su antigüedad lo que lo hace tan importante: es también, como se ha apuntado, su buen grado de conservación. Las estructuras y los muebles localizados en este yacimiento semisubterráneo han sobrevivido en excelentes condiciones. Asimismo, en el lugar se encontraron joyas, botones y un tipo de vasijas estriadas que también han aparecido en otros yacimientos de la isla. De hecho, es el yacimiento del norte de Europa donde mejor puede apreciarse cómo vivían las personas que habitaron el lugar hace más de 5.000 años.

Las estructuras y los muebles localizados en este yacimiento semisubterráneo han sobrevivido en excelentes condiciones de conservación.

La violenta tormenta de 1850 dejó al descubierto media docena de casas de entre 4,6 y 6,4 metros de lado. Sus muros de piedra estaban rodeados por un montículode tierra que probablemente habría servido para ocultar las viviendas y proteger a sus habitantes de los vendavales y del tremendo frío. Tras su descubrimiento oficial, algunos de los objetos exhumados, principalmente los tallados en piedra, se mostraron en el encuentro de la Sociedad de Anticuarios de Escocia en 1867 debido a su excelente factura. Pero el descubrimiento de Skara Brae no estuvo exento de polémica. Algunos dijeron que el lugar ya había sido descubierto hacía años por un viajero llamado James Robertson, que en 1769 había encontrado allí un esqueleto "con una espada en una mano y un hacha danesa en la otra".

Mapa de el yacimiento de Skara Brae donde se observa la ubicación de las casas ocultas bajo tierra.

Foto: PD

Foto del arqueólogo australiano Vere Gordon Childe tomada en el año 1930. 

Foto: PD

Finalmente, el interés que había despertado entre los expertos Skara Brae propició que se llevaran a cabo nuevas excavaciones en el lugar, como las emprendidas por el anticuario W. Balfour Stewart, aunque por desgracia también hubo constantes saqueos que obligaron a proteger el yacimiento. Por ello, en 1924, Skara Brae fue puesto bajo la protección de los Inspectores de Trabajo de Su Majestad y, finalmente, en 1927, con la llegada Skara Brae del famoso arqueólogo australiano Vere Gordon Childe y su ayudante, J. Wilson Paterson, el yacimiento fue por fin excavado y estudiado con rigor, rescatándose del olvido uno de los poblados neolíticos mejor conservados de Europa, aunque tampoco se logró arrojar nueva luz sobre su origen ni sobre su posterior abandono.

Para saber más

Antes de Stonehenge

Antes de Stonehenge

Leer artículo

La "sofisticación" de Skara Brae

Aunque algunos de los restos encontrados aún permanecen enterrados, y otros se han perdido con el paso del tiempo, en Skara Brae puede verse aún una decena de casas con una única puerta, que los investigadores atribuyen a dos períodos distintos. Inicialmente, los habitantes podrían haber vivido en casas aisladas, de las que se conservan un par, y en una segunda fase se habrían levantado ocho viviendas similares con losas planas de piedra, perfectamente comunicadas entre sí a través de pasillos cubiertos. Cada casa constaba de una sola habitación con una superficie de aproximadamente 40 metros cuadrados. Entre los muebles de piedra "empotrados" en el interior de cada estancia destaca uno donde, según los arqueólogos, probablemente se almacenaban y exhibían los objetos más importantes de la casa, además de dos camas, un hogar en el centro y unos pequeños depósitos que quizás se utilizaban para preparar algún tipo de cebo para pescar. Los investigadores también creen que el estilo de vida de aquella población era comunal debido al aspecto casi idéntico que presentaban el interior de todas las viviendas.

Entre los muebles de piedra 'empotrados' en el interior de cada habitación se encontró uno donde probablemente se almacenaban y exhibían los objetos más importantes de la casa.

Interior de las cases encontradas en Skara Brae las cuales estaban unidas por pasillos.

Foto: iStock

Vista del interior de una de las casas descubiertas en el yacimiento de Skara Brae.

Foto: iStock

Las casas de Skara Brae fueron construidas entre montículos de desechos de épocas anteriores. Al parecer la intención de los constructores fue lograr un mayor aislamiento. los pasillos que las comunicaban estaban enterrados, muy probablemente para proteger a sus moradores de las inclemencias del tiempo, y las únicas aberturas que daban al exterior estarían localizadas sobre los hogares para actuar como conductos de ventilación y salidas de humos. Los investigadores consideran asimismo que el alto grado de sofisticación que muestra Skara Brae se manifiesta sobre todo en la presencia de desagües y baños en el asentamiento. En uno de los edificios se encontraron unos pequeños espacios alrededor del hogar central, pero la construcción carece de mobiliario, lo que, según los arqueólogos, abonaría la teoría de la presencia de espacios comunales.

Para saber más

Descubierto en Francia un nuevo poblado del Neolítico

Descubierto en Francia un nuevo poblado del Neolítico

Leer artículo

Skara Brae y el cambio climático

El abundante uso de la piedra para la construcción y los objetos encontrados en Skara Brae han proporcionado a los investigadores una imagen bastante fidedigna de cómo era la vida en esta aldea neolítica, cuyos pobladores fueron abandonado poco a poco el nomadismo y adoptando progresivamente la agricultura, lo que les obligaría a un mayor y mejor cuidado de sus tierras. De hecho, posiblemente sus habitantes pudieron haber sido de los primeros en adoptar la agricultura y la ganadería en las islas británicas: en Skara Brae se han encontrado restos de trigo y de cebada, así como trazas de la presencia de ovejas, vacas y cerdos. Pero a pesar de ello, las gentes de Skara Brae nunca abandonaron la práctica de la caza y la pesca. Otro hecho relevante es que en el yacimiento no se han encontrado armas, lo que, según los investigadores, permite sugerir que la existencia de sus habitantes fue bastante tranquila.

A pesar de la adopción de la agricultura y la ganadería, las gentes de Skara Brae nunca abandonaron la práctica de la caza y la pesca.

Collar de huesos y dientes encontrado en Skara Brae (colección Museo de la Casa Tankernges, Orkney).

Foto: Cordon Press

El buen estado de conservación de Skara Brae ha levantado multitud de especulaciones sobre su final. En las últimas décadas, las excavaciones llevadas a cabo en el yacimiento han desvelado que es muy probable que la explicación más sencilla fuera que sus propios habitantes abandonaron el poblado en busca de tierras más fértiles. Actualmente, se está llevando a cabo un exhaustivo trabajo de documentación en el yacimiento, ya que preocupa el efecto que la rápida erosión de las costas de las islas Orcadas a causa del cambio climático provoque en las ruinas de Skara Brae. Los investigadores temen que la subida del nivel del mar haga desaparecer, esta vez para siempre, el valioso testimonio de un tiempo perdido que hace más de 150 años una tormenta regaló a la humanidad.