Misterios y curiosidades del antiguo Egipto

El senet, un juego de mesa para alcanzar el inframundo

Los antiguos egipcios, al igual que nosotros con el parchís o la oca, disponían de juegos de mesa para pasar el tiempo agradablemente. Uno de los más populares fue el senet, que además de un divertido juego de mesa tuvo un innegable sentido ritual relacionado con la vida eterna.

Ani y su esposa juegan al senet. Libro de los muertos de Ani. Museo Británico, Londres.

Ani y su esposa juegan al senet. Libro de los muertos de Ani. Museo Británico, Londres. Foto: Cordon Press

"¡Oh, no! En la próxima jugada me gana de nuevo!", piensa Kha viendo cómo su esposa, Merit, sonriente y relamiéndose con anticipación, mueve su ficha en la que parece ser la última jugada de la partida. "¡Gané!", exclama la mujer satisfecha. "Como siempre", añade burlona. Kha frunce el ceño. Es arquitecto real, superintendente de obras públicas en Deir el-Medina, el poblado donde viven los constructores de las tumbas reales, su posición en la corte del faraón Tutmosis III es envidiable, posee una hermosa casa rodeada de jardines. Lo tiene todo. Pero su bella esposa siempre le gana la cotidiana partida de senet que el matrimonio juega invariablemente cada noche antes de acostarse. Es una tradición en su familia jugar a este popular juego de mesa para relajarse durante las frescas noches de Egipto, tras un duro día de trabajo bajo un sol abrasador. "Qué se le va a hacer", piensa resignado. "De todos modos, prefiero que Merit esté contenta", y ofrece la mano a su esposa para conducirla al lecho.

Un juego muy popular

La tumba de Kha y Merit fue descubierta intacta por el arqueólogo italiano Ernesto Schiaparelli en 1906, y entre su surtido ajuar funerario, que hoy podemos contemplar en el Museo Egipcio de Turín, se encontró un tablero de senet (cuyo nombre significa pasaje o tránsito) colocado sobre una mesa de falsa caña, lo que indica la alta estima que la pareja tuvo a este juego. Pero no es este el único tablero de senet que se ha encontrado en Egipto. De hecho, este juego está documentado desde época predinástica (hacia 3100 a.C.), y se han encontrado tableros dibujados en el pavimento de algunos templos (como en el primer patio del templo de Medinet Habu o en la terraza del templo de Khonsu en Karnak). También se han hallado tableros completos en numerosas tumbas (por ejemplo, en la de Tutankhamón se encontraron cuatro tableros de senet), así como representaciones pictóricas del juego en sepulturas y en papiros (como el Libro de los muertos del escriba Ani). Una de las representaciones más famosas de un senet es la que se descubrió en la tumba de Nefertari, la Gran Esposa Real de Ramsés II, en el Valle de las Reinas, donde se muestra a la soberana sentada en una silla ante un tablero de senet, a punto de mover una ficha.

La reina Nefertari juega al senet en esta pintura de su tumba en el Valle de las Reinas.

La reina Nefertari juega al senet en esta pintura de su tumba en el Valle de las Reinas.

Foto: Cordon Press

Se han encontrado representaciones de tableros de senet en templos, tumbas y papiros, así como tableros completos en numerosas tumbas.

Algunos investigadores creen que este juego tenía un significado ritual y mágico y por eso aparece tantas veces representado en las sepulturas, incluso se piensa que podría haber sido una de las pruebas que el alma del difunto tenía que superar para alcanzar el más allá. De hecho se considera una referencia al capítulo XVII del Libro de los muertos, que representa el juicio de Osiris y la entrada del alma del difunto en el inframundo: "Honor a ti, oh creador de los dioses, rey del Norte y del Sur, oh Osiris victorioso, gobernante del orbe en tus gráciles estaciones; eres señor del mundo celestial. Concédeme un sendero por el que pueda discurrir en calma, pues soy justo y veraz; no pronuncié mentiras de intento, ni nada hice con dolo".

¿Cómo el parchís o la Oca?

Pero ¿cómo se jugaba al senet? ¿Cuáles eran sus reglas? A parecer, el objetivo del senet era conseguir mover y sacar las piezas (o fichas) del tablero antes que el adversario. Se desconocen las reglas exactas, porque no tenemos ningún documento que especifique cómo se jugaba. Posiblemente, era tan popular que todo el mundo sabía perfectamente cómo hacerlo por lo que nunca se consideró necesario poner las reglas por escrito. Algunos egiptólogos que se han dedicado a estudiar este juego y todas sus representaciones, como Gustave Jéquier y otros, creen haber podido descifrar sus reglas y han llegado a la conclusión de que este juego tenía puntos en común con otros muy conocidos para nosotros como la oca, el backgammon o el parchís.

Uno de los cuatro tableros de senet que fueron descubiertos en la tumba de Tutankhamón. Museo Egipcio, El Cairo.

Uno de los cuatro tableros de senet que fueron descubiertos en la tumba de Tutankhamón. Museo Egipcio, El Cairo.

Foto: Cordon Press
Caja para contener las fichas de senet. Perteneció al alto funcionario Imenmes, que vivió durante la dinastía XVIII.

Caja para contener las fichas de senet. Perteneció al alto funcionario Imenmes, que vivió durante la dinastía XVIII.

Foto: Cordon Press

Un tablero de senet (que podía servir al mismo tiempo de caja para guardar las fichas) se compone de tres hileras formadas por diez casillas cuadriculadas cada una. Los jugadores, que solo podían ser dos, disponían de entre 5 y 10 fichas cada uno. Normalmente las piezas de cada jugador tenían una forma determinada, cónica o cilíndrica, que las distinguía de las del contrario (como los diferentes colores en el moderno parchís). Los jugadores usaban una especie de bastoncillos planos o huesos de astrágalo que llevaban alguna marca en uno de sus lados para diferenciarlos.

Los jugadores, que solo podían ser dos, disponían de entre 5 y 10 fichas cada uno. Normalmente las piezas de cada jugador tenían una forma determinada, cónica o cilíndrica, que las distinguía de las del contrario.

Según los resultados de estas investigaciones, el senet pudo jugarse así: los bastoncillos se tiraban y se sumaban luego los puntos que resultaban del valor obtenido. Las piezas se movían de izquierda a derecha en las diez primeras casillas; en cambio, en las diez casillas del centro se invertía la dirección, de derecha a izquierda, y en la hilera siguiente, también de diez casillas, se volvía a invertir la dirección, de izquierda a derecha, como en la primera hilera. Había seis casillas especiales: la 15, en medio de la hilera central, y las últimas de la tercera hilera (de la 26 a la 30), que habitualmente se marcaban con dibujos o jeroglíficos para distinguirlas (sobre todo a partir del reinado de la reina Hatshepsut). Si se caía en la casilla 27 se volvía a la casilla 15, de modo muy parecido a lo que ocurre en el juego de la oca. Las casillas 26, 28, 29 y 30 tenían un sentido protector de las fichas, como en las casillas-seguro del parchís actual (no se podían "matar" o "capturar"), pero tenían unas reglas especiales: había que pasar obligatoriamente por la casilla 26 y, una vez allí, se tenía que acabar en dos tiradas y con el número exacto de puntos, sino la ficha debía quedarse en la posición inicial de antes de la jugada.

Un león y un animal con cuernos juegan al senet en esta representación de un papiro satírico egipcio.

Un león y un animal con cuernos juegan al senet en esta representación de un papiro satírico egipcio.

Foto: Cordon Press

Cuando dos fichas de un jugador iban seguidas, se protegían entre sí y el jugador contrario no las podía capturar. Si las fichas que iban seguidas eran tres, podían formar una barrera y el jugador contrario no la podía sobrepasar. Cuando no se podía avanzar, se tenía que retroceder siempre que fuera posible. Cuando se "mataba" una ficha del jugador contrario, el resultado era el intercambio de posiciones: la ficha que capturaba se situaba en la casilla donde estaba la ficha que había sido "matada", y esta se colocaba en la casilla donde estaba la ficha que la había capturado antes de empezar la jugada.

Ganar el derecho a la eternidad

En cuanto a su significado ritual, vinculado al concepto de inmortalidad, resulta curioso que en las representaciones de las tumbas, el difunto (como en el caso antes mencionado de la reina Nefertari) aparece delante del juego solo, sin contrincante aparente. Se han barajado diversas teorías sobre la posible identidad de este adversario invisible: tal vez fuera la serpiente Mehen, protectora del Sol y ligada a la eternidad, quizá se tratase de las fuerzas hostiles del inframundo o a lo mejor el difunto jugaba solo. Según algunos estudios, el juego servía para vencer a las energías negativas que podían impedir al ba del difunto (una de las partes que componían el alma, mediador entre el mundo divino y el terrenal, normalmente representado como un pájaro con cabeza humana) moverse libremente, atravesar la necrópolis y unirse al cuerpo del fallecido, ya que si no se aseguraba la capacidad de movimiento del ba, el alma del difunto moriría definitivamente.

Representación del ba del escriba Ani y el de su esposa. Libro de los muertos de Ani. Museo Británico, Londres.

Representación del ba del escriba Ani y el de su esposa. Libro de los muertos de Ani. Museo Británico, Londres.

Según algunos estudios, el juego servía para vencer a las energías negativas que podían impedir al ba del difunto moverse libremente, atravesar la necrópolis y unirse al cuerpo del fallecido.

Tumbado en su lecho, el arquitecto Kha aún está despierto. Se gira para contemplar cómo duerme plácidamente su esposa Merit. No puede evitar sonreir mientras la mira. La ama profundamente y solo quiere que sea feliz. Alza la mirada para contemplar su hermoso tablero de senet sobre la mesilla plegable de madera. Cuántas partidas han jugado con él, cuántas noches han pasado compitiendo en el jardín bajo el cielo estrellado, acariciados por la brisa y bebiendo vino de palma... Kha ha dispuesto que entre su ajuar funerario se incluya su querido senet. Así él y su amada Merit podrán seguir jugando eternamente en los campos de Osiris... Y quizás, aunque solo sea por una vez, sea capaz de ganar a su experta esposa.