El conflicto que marcó el siglo XX

La Segunda Guerra Mundial explicada en mapas

Existen muchos relatos relacionados con la Segunda Guerra Mundial pero, sin lugar a dudas, uno de los más efectivos y que mejor quedan grabados en la memoria, son las imágenes. A través de distintos mapas te mostramos el desarrollo del conflicto bélico que marcó el siglo XX.

La Segunda Guerra Mundial ha sido, posiblemente, el conflicto bélico más mortífero de la historia y el que contó con la participación de un mayor número de contendientes, divididos en dos bandos: los Aliados y las potencias del Eje. Cuando concluyó, en 1945, el balance final fue terrorífico: millones de muertos en todo el mundo, entre soldados y población civil, y una Europa arrasada por las bombas, donde el hambre, la miseria y la destrucción hicieron mella en los agotados supervivientes. Ocurrió lo mismo en Japón, uno de los principales aliados de Alemania. El país del Sol Naciente, tras su cruento enfrentamiento con Estados Unidos en la guerra del Pacífico, tuvo que sufrir el bombardeo de sus principales ciudades y la detonación de dos letales bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

Bombardeos aéreos, invasiones por tierra, mar y aire, batallas campales, asedios, enfrentamientos cuerpo a cuerpo, el hundimiento de flotas enteras provocado por potentes torpedos (sobre todo los lanzados por los temibles submarinos alemanes U-Boot)... La Segunda Guerra Mundial fue el marco en el cual se sucedieron todo tipo de escenarios bélicos, a cual más demoledor. Para comprender mejor el devenir de todos estos decisivos acontecimientos, en este artículo se muestra una serie de mapas explicativos que detallan algunos de los momentos estelares de una contienda a escala global que cambiaría para siempre el orden mundial y marcaría el curso de la historia.

1 /10
Los países que conformaron el Eje.

Foto: Holocaust Encyclopedia

1 / 10

Los países que conformaron el Eje en la Segunda Guerra Mundial

Los tres principales miembros de la conocida como alianza del Eje fueron Alemania, Italia y Japón. Hungría se uniría a ellos el 20 de noviembre de 1940 y Rumania haría lo propio el 23 de noviembre de ese mismo año. Eslovaquia, que dependía política y económicamente de Alemania, también se unió a este conjunto de países el 24 de noviembre. Bulgaria se uniría al Eje el 1 de marzo de 1941 y Yugoslavia lo haría asimismo el 25 de marzo de 1941. El llamado Estado Independiente de Croacia se unió durante la Segunda Guerra Mundial a las potencias del Eje el 15 de junio de 1941 y cuatro días después de la invasión de la Unión Soviética, el 26 de junio de 1941, Finlandia, que nunca firmó el Pacto Tripartito, participaría en la guerra contra la Unión Soviética como un "cobeligerante".

Invasión de Polonia durante el mes de septiembre de 1939.

Foto: Holocaust Encyclopedia

2 / 10

Invasión de Polonia en septiembre de 1939

Mediante la llamada blitzkrieg, la guerra relámpago, Alemania invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939, dando inicio de esta manera la Segunda Guerra Mundial. Gracias al rápido avance de las divisiones Panzer, los alemanes llegaron al centro de Polonia con una rapidez asombrosa. Desde Prusia y Pomernia los alemanes lograron tomar el sur del país, mientras en el puerto de Dánzig el acorazado Schleswig-Holstein atacaba a la marina polaca. Por su parte, los bombarderos stukas llevaron acabo un ataque en picado que destruyó la flota aérea polaca. En una semana caería la capital, Varsovia, y a la siguiente los alemanes ocuparon la parte occidental y central del país. Asimismo, en virtud de los pactos firmados entre el Tercer Reich y la Unión Soviética, el Ejército Rojo invadió la parte oriental de Polonia.

Situación de Europa Oriental tras el pacto entre Alemania y la Unión Soviética (1939-1940).

Foto: Holocaust Encyclopedia

3 / 10

Europa Oriental tras el pacto entre Alemania y la Unión Soviética (1939-1940)

Considerado por Hitler como una maniobra táctica y temporal, el Pacto Alemán-Soviético de No Agresión, también conocido como Pacto Molotov-Ribbentrop (por los nombres de los respectivos ministros de Asuntos Exteriores), era un protocolo que establecía las esferas de influencia tanto soviética como alemana en Europa Oriental. Los firmantes acordaron establecer la frontera polaca a lo largo de los ríos Narev, Vístula y San. Así, mientras que la Unión Soviética lograba que Alemania reconociese a Finlandia, Estonia, Letonia y Besarabia como zonas de interés soviético y, más tarde, también a Lituania, Alemania, por su parte, ocuparía la región occidental y la mayor parte de Polonia central, anexionando al Reich las provincias occidentales. Asimismo la Unión Soviética se comprometía a respetar los intereses especiales de Alemania sobre la ciudad lituana de Vilna.

Conquista alemana en Europa durante los años 1939 y 1942.

Foto: Holocaust Encyclopedia

4 / 10

Conquista alemana en Europa durante los años 1939 y 1942

Durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania buscó derrotar a sus rivales en una serie de campañas breves, una estrategia conocida como blitzkrieg o guerra relámpago. Alemania invadió gran parte de Europa y se mantuvo victoriosa durante más de dos años ocupando Polonia (que fue atacada en septiembre de 1939), Dinamarca (abril de 1940), Noruega (abril de 1940), Bélgica (mayo de 1940), Holanda (mayo de 1940), Luxemburgo (mayo de 1940), Francia (mayo de 1940), Yugoslavia (abril de 1941) y Grecia (abril de 1940). Sin embargo, Alemania no pudo derrotar a Gran Bretaña, protegida del ataque terrestre por la geografía (el canal de la Mancha) y por la Marina Real Británica. Finalmente, haciendo caso omiso del Pacto de No Agresión, el 22 de junio de 1941 las fuerzas alemanas invadieron la Unión Soviética, aunque se demostraron incapaces de vencerla. Los rusos se acabaron uniendo a los Aliados, y junto a Gran Bretaña y Estados Unidos cambiarían el rumbo de la guerra derrotando a Alemania en mayo de 1945.

Avance alemán en Europa Occidental durante el año 1940.

Foto: Holocaust Encyclopedia

5 / 10

Avance de la Alemania nazi en Europa Occidental durante 1940

La campaña para invadir Europa Occidental dio inicio el 10 de mayo de 1940. Al principio, el Estado Mayor británico y francés había pensado que las tropas alemanas atacarían a través del centro de Bélgica como ya hicieron durante la Primera Guerra Mundial, así que enviaron un contingente a la frontera franco-belga para detener a los germanos. Sin embargo, el principal ataque alemán fue a través del bosque de las Ardenas, en el sudeste de Bélgica, y el norte de Luxemburgo. Los tanques y la infantería alemana barrieron a británicos y franceses, y más de 300.000 soldados tuvieron que ser evacuados de las playas cercanas a Dunkerque a través del canal de la Mancha hacia Gran Bretaña. Finalmente, París, la capital francesa, cayó en manos de los alemanes el 14 de junio de 1940.

Invasión alemana de Dinamarca y Noruega durante el año 1940.

Foto: Holocaust Encyclopedia

6 / 10

Invasión alemana de Dinamarca y Noruega durante el año 1940

Bajo el nombre en código de Operación Weserübung, Alemania invadió Dinamarca y Noruega el 9 de abril de 1940, a pesar de que eran dos países neutrales, con la excusa de protegerlos de un posible ataque de Gran Bretaña y Francia. Dinamarca se rindió el mismo día del ataque, y dos semanas más tarde caería Noruega, un país que se revelaría fundamental para la estrategia de Alemania debido a los envíos de hierro procedentes de Suecia y como base naval preferente para atacar a la flota británica en el mar del Norte.

Invasión de los balcanes durante el mes de abril de 1941.

Foto: Holocaust Encyclopedia

7 / 10

Invasión de los balcanes durante el mes de abril de 1941

En abril de 1941, la Alemania nazi invadió el sudeste de Europa, los Balcanes. El rápido avance de las tropas alemanas y su consiguiente éxito se debió sobre todo a la ayuda militar procedente de algunos de sus aliados, como Italia, Bulgaria, Hungría y Rumania. El 17 de abril caería Yugoslavia en manos alemanas, y el 27 de ese mismo mes lo haría Grecia, lo que obligó a los Aliados a evacuar sus tropas acantonadas en el país.

Invasión de la Unión Soviética entre los años 1941 y 1942.

Foto: Holocaust Encyclopedia

8 / 10

Invasión de la Unión Soviética entre los años 1941 y 1942

La invasión de la Unión Soviética por parte de la Alemania nazi, más conocida como Operación Barbarroja, se planteó en tres frentes: las tropas del frente norte atacarían por la costa báltica en dirección a Lituania y tomarían Leningrado (actual San Petersburgo); en el centro, el ejército se dirigiría primero a Minsk (Bielorrusia) para luego encaminarse hacia la capital, Moscú, y finalmente otros contingentes de tropas atacarían Ucrania, donde se encontraba el sesenta por ciento de la industria enemiga, además de ser su fuente principal de abastecimiento.

Derrotas de la Alemania nazi durante los años 1942 y 1945.

Foto: Holocaust Encyclopedia

9 / 10

Derrotas de la Alemania nazi durante los años 1942 y 1945

Fueron varios los frentes con que los alemanes tuvieron que lidiar desde 1942 hasta su caída final en 1945, como su expulsión del norte de África, la apertura de un nuevo frente (reclamado por el propio Stalin) que aliviara la presión que estaba sufriendo el Ejército Rojo (ocupación de Finlandia, Rumanía, Bulgaria, Hungría), la liberación de Sicilia a manos de tropas anglo-americanas y posteriormente la de toda Italia. Asimismo, los nazis se vieron obligados a huir de Grecia, que se sumió en una guerra civil, después vino el desembarco de Normandía y finalmente la batalla de Alemania, que pondría fin a una pesadilla que duró seis largos y sangrientos años.

La batalla de Berlín durante el mes de abril de 1945.

Foto: Holocaust Encyclopedia

10 / 10

La batalla de Berlín, abril de 1945

La sangrienta Batalla de Berlín sería la última gran batalla que tuvo lugar en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Comenzó el 16 de abril de 1945, tras el inicio de una gran ofensiva de la Unión Soviética sobre la ciudad que era la capital del Tercer Reich, y finalizó el 2 de mayo de 1945, cuando los defensores alemanes se vieron obligados a rendir la ciudad al Ejército Rojo. El 30 de abril de ese mismo año, Adolf Hitler se suicidó en su búnker junto con su esposa Eva Braun y algunos de sus altos cargos y seguidores más incondicionales.

Artículo recomendado

Paracaidistas aliados con una bandera nazi

¿Cuánto sabes sobre la II Guerra Mundial?

Leer artículo