Murió el 3 de diciembre de 1894

Robert Louis Stevenson, escritor de piratas, tesoros e islas perdidas

El autor escocés imaginó con su novela más emblemática, "La isla del tesoro", un mundo lleno de piratas y de tesoros escondidos, además de adelantarse a la psicología moderna con una sorprendente historia de terror: "El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde".

Stevenson en una fotografía coloreada tomada en 1888.

Foto: CordonPress

Con la muerte de Robert Louis Stevenson el 3 de diciembre de 1894 en Vailima, un pueblo al sur de Apia, la capital de Samoa, no solamente se perdió a un escritor brillante sino también al precursor de las teorías psicoanalíticas que plasmó en su obra El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, donde el protagonista es un ser que reúne en sí mismo tanto el bien como el mal, y que finalmente es dominado por el mal encarnado por Mr. Hyde debido a su propia debilidad moral; un tema que más tarde desarrollaría Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis.

Sus inicios: una niñera terrorífica y el "juego de la iglesia"

Robert Louis Stevenson, nacido el 13 de noviembre de 1850 en Edimburgo, era el hijo único de una familia presbiteriana escocesa. Tuvo la desgracia de heredar de de su madre una enfermedad respiratoria que le obligó pasar mucho tiempo en cama. Por ese motivo, y al no poder ser atendido debidamente, la familia contrató para tal fin a una niñera llamada Alison Cunningham, una calvinista muy austera la cual impresionaba al joven Robert con historias siniestras antes de dormir, lo que le provocaba muchas pesadillas. Treinta años mas tarde, Robert le dedicaría la obra Un jardín de versos para niños, la cual es hasta la fecha la obra infantil favorita en Gran Bretaña.

Con apenas dos años, Robert asistía asiduamente a la iglesia, por eso uno de los juegos favoritos del pequeño era "jugar a la iglesia"–con un púlpito construido con mesas y sillas desde donde el niño recitaba como si fuera un pastor– y de donde le vino la afición de inventarse historias. Por aquella época, la madre de Robert llevaba un diario sobre las actividades de su hijo, donde lo anotaba todo; gracias a esta costumbre de su progenitora, los primeros años del escritor están perfectamente documentados. Por ejemplo, sabemos que su madre lo apodaba Lou o Smout, en escocés "salmón de un año".

El pequeño Robert se inventó un juego al que llamaba "jugar a la iglesia", y tras construir un púlpito con mesas y sillas, recitaba historias como si fuera un pastor delante de sus feligreses.

Fanny Van de Grift, el gran amor de Robert

Desde los siete años, Robert había asistido a la Mr. Henderson's School, pero su mala salud le obligó a perderse muchas clases lo que hizo que su padre se sintiera muy decepcionado con el desempeño escolar de su hijo. A pesar de sus dificultades, Robert ingresó en la Universidad de Edimburgo cuando tenía dieciséis años para poder seguir los pasos de su padre y convertirse en ingeniero de faros. Pero en lugar de ser conocido por sus dotes intelectuales, Robert se hizo famoso por su vestimenta singular y su comportamiento escandaloso. Vestía un sombrero de ala ancha y un abrigo de terciopelo infantil, por lo que recibió el apodo de "chaqueta de terciopelo". En compañía de su primo Bob, Stevenson empezó a fumar hachís y visitar burdeles, y a los 22 años se declaró agnóstico, incrementando así la decepción de su padre. Todo ello se agravó cuando Robert se opuso a seguir estudiando Ingeniería y quiso estudiar Derecho. Para colmo, a los 26 años, en 1876, se enamoró de una mujer separada, diez años mayor que él y de fuerte carácter, Fanny Van de Grift Osbourne, que llegó desde el lejano Oeste con una pistola en la cintura y un cigarro en la boca.

Robert Louis Stevenson y su mujer en un cuadro pintado en 1885.

Robert Louis Stevenson y su mujer en un cuadro pintado en 1885.

Foto: CC

Durante su estancia en la universidad, Stevenson imitó el estilo de Daniel Defoe y sus ensayos se divulgaron en varias publicaciones periódicas. Stevenson viajó a Francia, y resultado de su periplo por el país galo es An Inland Voyage (un viaje tierra adentro), publicada en 1876, y Travels with a Donkey in the Cevennes (viajes en burro por las Cevenas), de 1879. Stevenson viajaba sobre todo para buscar climas que aliviaran su mala salud, aunque también para satisfacer su innata pasión por los viajes.

Robert decepcionó a su padre negándose a estudiar Ingeniería, pero la decepción fue aún mayor cuando se declaró ateo y le dijo que se había enamorado de una mujer diez años mayor que él.

Piratas y científicos locos, los éxitos de Stevenson

En 1879, Fanny partió hacia los Estados Unidos para tramitar el divorcio de su marido y Robert la siguió. El viaje, que lo obligó cruzar todo el continente, casi acaba con él. Su salud empeoró, y acabó empobrecido, enfermo y hambriento. Stevenson pasó una temporada en Monterrey y luego se trasladó a San Francisco donde el 19 de mayo de 1880 pudo casarse con Fanny tras obtener ésta el divorcio de su anterior marido. Durante el tiempo que vivieron en California, Robert narró su luna de miel en la obra Silverado Squatters, de 1883, y en The Amateur Emigrant: From the Clyde to Sandy Hook, Stevenson narró su viaje desde Escocia a California.

Tras su boda, Stevenson regresó a Escocia acompañado de Fanny y de su hijastro de doce años, Lloyd. Allí empezó a dar forma a una de sus obras más famosas: La isla del Tesoro. A Lloyd le gustaba mucho dibujar y durante los días de lluvia (que en Escocia eran muchos), Stevenson pasaba el tiempo con su hijastro y aprovechaba para esbozar los planos de su isla imaginaria. Según sus propias palabras: "En una de estas ocasiones hice el mapa de una isla; estaba elaborada y (pensé) bellamente coloreado; la forma de esto tomó mi imaginación más allá de la expresión; contenía puertos que me agradaban como sonetos, y con la inconsciencia de los predestinados, puse mi actuación en La Isla del Tesoro". La influencia de esta obra marcaría la percepción que los lectores tendrían en el futuro de los piratas: mapas de tesoros marcados con una X, goletas, la Mancha Negra (una marca que se pasaban los piratas de unos a otros y que significaba que sus compañeros iban a matarlos), islas tropicales, piratas con una pata de palo que llevan un loro sobre sus hombros, banderas negras con el símbolo de la calavera... Stevenson empezó a publicar la obra el 1 de octubre de 1881 bajo el seudónimo de Captain George North en la revista infantil Young Folks. A pesar de que al principio tuvo poca repercusión, a finales de 1883 se publicó en forma de libro y se convirtió en un best seller.

Spencer Tracy, Ingrid Bergman y Lana Turner protagonizaron la versión cinematográfica del Dr. Jekyll y Mr. Hide en 1941.

Spencer Tracy, Ingrid Bergman y Lana Turner protagonizaron la versión cinematográfica del Dr. Jekyll y Mr. Hide en 1941.

Foto: CordonPress

En 1886, Stevenson publicó otra de sus obras mas emblemáticas, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde. El origen del libro estuvo en una pesadilla en la que Stevenson veía a un hombre que se transformaba en un monstruo. Durante su mal sueño, Stevenson gritaba y su esposa Fanny tuvo que despertarlo. Stevenson la regaño con estas palabras: "Estaba soñando con un cuento de fantasmas". Aunque más tarde afirmaría que fue lo peor que escribió, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde llegó a vender cuarenta mil copias en Gran Bretaña durante los primeros seis meses de su publicación, otorgando a Stevenson más atención mediática de la que jamás había tenido.

En 1888, Stevenson publicó una novela de aventuras ambientada en la Guerra de las Dos Rosas a la que tituló Flecha Negra. Al año siguiente, en 1889, llegó El Señor de Ballantrae, una historia de venganzas ambientada a caballo entre Escocia, Estados Unidos y la India.

A su regreso de Estados Unidos, Robert escribió sus obras mas famosas: se convirtió en el creador del mundo de los piratas y plasmó las primeras teorías psicoanalíticas en un cuento de terror.

Un viaje sin retorno por los mares del Sur

En junio de 1888, Stevenson alquiló un yate llamado Casco y se embarcó junto con su familia en un viaje que lo llevaría por los mares de Sur. Inició el viaje por las islas Marquesas, pasando por el Atolón Fakarava, llegando luego a Tahití, y desde allí a a Honolulú, donde permanecieron casi seis meses. En Honolulú hizo gran amistad con el rey Kalakaua, con la sobrina del monarca y con la princesa Victoria Kaiulani, la cual tenía ascendencia escocesa. En junio de 1889, se dirigió a las islas Gilbert, y luego a Samoa, donde pasó seis semanas.

Tras volver de un viaje a Sídney, Stevenson se estableció definitivamente en la isla de Upolu, en Samoa, donde se hizo construir una casa a la que llamó Vailima. Se convirtió en un ferviente defensor de los derechos de los samoanos y estos lo apodaron Tuisatala, "narrador de cuentos". Su influencia fue tal entre los samoanos, que le consultaban para pedirle consejo, y pronto se involucró en la política local. Estaba convencido de que los funcionarios europeos que habían sido nombrados para gobernar a los samoanos eran unos incompetentes.

Los viajes por los mares de Sur convirtieron a Robert en un ferviente defensor de los derechos de los samoanos y estos lo definieron afectuosamente como Tuisatala, "narrador de cuentos"

El 3 de diciembre de 1894, tras intentar abrir una botella de vino, Stevenson le comentó a su esposa: "¿Qué es eso?, ¿mi cara se ve extraña?", y se derrumbó. Posiblemente afectado por una hemorragia cerebral, Stevenson murió a las pocas horas a los 44 años de edad. Los apenados samonanos rodearon su cuerpo sin vida y lo llevaron a hombros hasta el monte Vaea, donde fue enterrado en una sepultura con vistas al mar. El deseo de Stevenson fue que en su tumba se inscribiera como epitafio una canción samoana: "Bajo el inmenso y estrellado cielo, / cavad mi fosa y dejadme yacer. / Alegre he vivido y alegre muero, / pero al caer quiero haceros un ruego. / Que pongáis sobre mi tumba este verso: / 'Aquí yace donde quiso yacer; / de vuelta del mar está el marinero, / de vuelta del monte está el cazador'".

Para saber más

Representación de la batalla entre Barbanegra y el teniente Maynard en la bahía de Ocracoke.

Murió el 22 de noviembre de 1718

Barbanegra, el pirata más temido del Caribe

Te contamos la historia de uno de los piratas más famosos y temidos que fue sembrando el terror allá por donde pasaba.

Leer artículo

Compártelo