Nobel de Medicina en 1986

Rita Levi-Montalcini, una científica hecha a sí misma

Como mujer judía en la Italia fascista, Rita Levi-Montalcini no parecía tener mucho futuro en el campo de la ciencia: las leyes raciales le impedían el acceso a la enseñanza universitaria y al ejercicio profesional. A pesar de ello, no se rindió y persiguió con tenacidad su carrera como investigadora, convirtiéndose en una de las neurólogas más brillantes del siglo XX y llegando a conseguir un premio Nobel.

rita levi montalcini

Rita y su hermana Paola vinieron al mundo el 22 de abril de 1909 y, como gemelas que eran, se repartieron de forma ecuánime el talento y la determinación: así como Rita llegaría a ser una gran científica, Paola sobresalió en la pintura. Ambas tendrían que hacer frente a dos grandes obstáculos: en un primer momento la mentalidad tradicional de su padre, que consideraba que perseguir una carrera profesional les apartaría de sus “deberes de esposa y madre” -Rita, de hecho, nunca se casó ni tuvo hijos-; y más adelante, a las reyes raciales promulgadas por Mussolini en 1938, que prohibían el trabajo de las personas judías en entes estatales y su acceso a las universidades.

Rita Levi-Montalcini tuvo que superar la mentalidad tradicional de su padre y las reyes raciales de Mussolini para perseguir una carrera como científica.

A pesar de la mentalidad tradicional en lo que se refería a las cuestiones de género, crecieron en un ambiente intelectual. Su padre Adamo Levi era una persona culta e ingeniero de profesión, su madre Adele era pintora, y el primogénito Gino llegó a ser arquitecto y escultor antes de la promulgación de las leyes raciales. Al darse cuenta del talento de sus hijas su padre les permitió seguir el camino que habían elegido, aunque no sin reticencias.

Una desgracia personal marcó la elección de Rita por la medicina: en 1930 murió de cáncer su antigua niñera, Giovanna, con quien tenía una estrecha relación. Ese año se matriculó en la Universidad de Turín, completando la carrera de medicina en 1936 con un expediente brillante. Quiso continuar su especialización en neurología y psiquiatría, pero la promulgación de las leyes raciales en 1938 la obligó a abandonar la universidad.

Para saber más

Marie Curie

Nació hace 152 años

Marie Curie, la madre de la física moderna

Marie Curie ha pasado a la historia como una de las personas más importantes en el mundo de la ciencia. Repasamos su prolífica vida.

Leer artículo

Los años más difíciles

Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, la vida de Rita fue una huida continua. En 1939 huyó a Bélgica, donde su hermana mayor Anna vivía junto con su familia; durante un año pudo seguir sus estudios de neurología en la Universidad de Bruselas, pero cuando los nazis invadieron Bélgica en 1940 tuvo que escapar de nuevo. La familia tomó la peligrosa decisión de volver a Italia y, con la ayuda de amistades no judías, pudieron escapar a las persecuciones hasta el final de la guerra, primero en Turín y luego en las afueras de Florencia.

Contra todo pronóstico, fue en esos años cuando Rita y su mentor Giuseppe Levi -que a pesar del apellido no era pariente suyo- realizaron grandes avances en el estudio de la neurología. En un laboratorio secreto que construyeron en sus refugios, investigaron las células nerviosas y realizaron uno de sus grandes descubrimientos: la muerte autoinducida, en circunstancias de daño irreversible, de centros nerviosos completos; un fenómeno que en 1972 se llamó apoptosis o muerte celular programada.

Durante la Segunda Guerra Mundial, construyeron un laboratorio secreto en el que investigaron las células nerviosas y descubrieron la apoptosis o muerte celular programada.

La última etapa de la guerra también fue decisiva para que Rita orientara su carrera hacia la investigación en vez de la práctica médica. Mientras colaboraba con la Cruz Roja atendiendo a los heridos de la guerra civil -que enfrentó a los partisanos contra los remanentes del ejército fascista-, estalló una violenta epidemia de tifus que mataba alrededor de 50 personas al día en el campo donde trabajaba. Sintiéndose incapaz de distanciarse emocionalmente del sufrimiento de sus pacientes, decidió dedicarse en exclusiva a la investigación.

Para saber más

Bombillas

TEST

13 inventos que cambiaron la historia

¿Sabes quién inventó estos artilugios o de d��nde surgieron estas ideas que cambiaron para siempre la civilización? Recorremos la historia a través de este ingenioso TEST.

Leer artículo

Y al fin, el reconocimiento

Poco después del conflicto su vida dio un gran giro, esta vez para mejor. El biólogo Viktor Hamburger, en cuyos trabajos se había apoyado para llevar a cabo sus estudios, la invitó a proseguir sus investigaciones en la Washington University de Saint Louis. Lo que debía ser un estudio de pocos meses se transformó en una elección de vida cuando Rita obtuvo una cátedra de zoología que mantendría hasta su retiro en 1977 y combinaría con otros importantes trabajos en Italia.

Durante esos treinta años enriqueció su investigación con el estudio de la genética y la embriología, dedicándose al estudio de los factores genéticos en el crecimiento de las células. En 1953 empezaría una larga colaboración con el bioquímico Stanley Cohen, con quien compartió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1986. Sus estudios, y especialmente el aislamiento del factor de crecimiento nervioso -un tipo de proteína que estimula el crecimiento de las neuronas-, fueron de gran importancia: entre otras cosas, sirvieron para entender el desarrollo del cáncer y crear tratamientos específicos para un tipo de enfermedad que, en aquel entonces, tenía un pronóstico mucho más complicado que en la actualidad.

Para saber más

Hedy Lamarr durante un rodaje en 1949

Nació el 9 noviembre de 1914

Hedy Lamarr, la actriz que inventó el wifi

Nacida el 9 noviembre de 1914, Hedwig Eva Maria Kiesler, conocida en Hollywood como Hedy Lamarr, fue una reconocida actriz e inventora austríaca que protagonizó el primer desnudo integral de la historia del cine. Considerada popularmente como una de las actrices más bellas de Hollywood, Hedy Lamarr fue además una genial inventora que desarrolló, entre otras cosas, el wifi. De hecho, en Austria, el Día del Inventor se celebra el 9 de noviembre en su honor.

Leer artículo

Compromiso social

Rita Levi-Montalcini no destacó solo en lo académico, sino también por su compromiso social. Consciente de las dificultades que podían haber su frenado su carrera, se dedicó a promover el acceso a la educación de los jóvenes y las mujeres, especialmente en regiones desfavorecidas como África. Creó diversas fundaciones, centros de formación y de investigación, e instituciones didácticas. Hasta su muerte en 2012 fue una firme defensora de los derechos de las mujeres y del acceso igualitario a la educación, y colaboró también con organismos ecologistas y pacifistas -especialmente para erradicar las minas antipersona-, a causa de los horrores que vio durante la guerra.

Para saber más

niños fascistas

Foto del día

Saludo fascista

Leer artículo

La única controversia de su vida vino de su implicación con la industria farmacéutica, que aportó grandes fondos para sus investigaciones. En los años 70, ella y otros científicos promovieron la comercialización del fármaco Cronassial; posteriormente se descubrió que este podía tener graves efectos secundarios en el sistema nervioso y fue retirado del mercado.

Rita Levi-Montalcini no destacó solo en lo académico, sino también por su compromiso social, especialmente promoviendo el acceso a la educación de los jóvenes y las mujeres.

En sus últimos años, ya retirada de la investigación, se dedicó por entero a la promoción de las instituciones científicas con las que colaboraba, hasta su muerte el 30 de diciembre de 2012, a los 103 años. Se convirtió en una de las mujeres científicas más conocidas de la historia y a lo largo de su carrera logró reconocimientos inéditos, entre ellos el de ser la primera mujer admitida en la Pontificia Academia de las Ciencias.

Compártelo