Pintura pompeyana

Restauran el fresco de la casa de los Ceii en Pompeya

Una minuciosa restauración con las más modernas técnicas ha devuelto a los frescos de esta casa pompeyana su antiguo esplendor.

Fresco de animales de la Casa de los Ceii, en Pompeya.

Fresco de animales de la Casa de los Ceii, en Pompeya. Foto: Luigi Spina

Las paredes de una de las casas más antiguas de Pompeya, datada en el período samnita tardío (siglo II a.C.), conocida como la Casa de los Ceii, se decoraron con grandes paneles con escenas de animales en lucha, al parecer muy del gusto de su propietario, probablemente el magistrado Lucius Ceius Secundus (por lo menos es lo que se desprende de una inscripción electoral pintada que se encuentra en el exterior de la casa).

Vista frontal del fresco de animales de la Casa de los Ceii.

Vista frontal del fresco de animales de la Casa de los Ceii.

Foto: Luigi Spina

En la conocida como la Casa de los Ceii se pintaron grandes frescos que representan escenas de animales en lucha.

Más de dos mil años después de su creación por hábiles artistas anónimos, los impresionantes frescos de esta magnífica domus (que fue excavada por primera vez entre 1913 y 1914) finalmente han sido restaurados y han recuperado su brillo original. Debido a la falta de un adecuado mantenimiento y al empleo de prácticas de restauración inadecuadas a lo largo de los años, las pinturas y los frescos de esta domus han experimentado un constante deterioro, particularmente en las secciones inferiores que son mucho más susceptibles a la humedad. Gracias a una "operación altamente compleja", como la han definido los profesionales, se ha podido tratar la pintura mediante láser, lo que ha permitido a los restauradores limpiar porciones importantes de los frescos, especialmente en la sección que muestra una decoración botánica, antes de retocar cuidadosamente los detalles más descoloridos y desgastados. También se tomaron medidas para evitar futuras infiltraciones de agua de lluvia y con el objetivo de preservar adecuadamente la zona.

Un restaurador trabajando en el fresco.

Un restaurador trabajando en el fresco.

Foto: Luigi Spina

Fieras, cazadores y el río Nilo

En el panel central que acaba de ser restaurado destacan sobre todo las luchas entre depredadores y presas en el mundo natural, como un gran felino a punto de atacar a un par de carneros, un león presto a saltar sobre un toro, hasta un ciervo que mira hacia atrás aterrorizado mientras un jabalí lo persigue. En las paredes laterales del jardín se muestran paisajes por los que se mueven cazadores africanos que se encuentran a la sombra de edificios de estilo egipcio y se preparan para cazar hipopótamos y cocodrilos en las orillas del Nilo, además de todo tipo de criaturas que pueblan el Delta, lo que sugiere que el propietario de la casa era un gran amante de la cultura egipcia. "En este caso, con toda probabilidad, el tema exótico y religioso de las pinturas parece atestiguar un vínculo y un interés específico que el dueño de la domus tenía por el mundo egipcio y por el culto a Isis, presente en Pompeya en los últimos años de la vida de la ciudad debido a una collegium muy influyente en la ciudad ", afirma Massimo Osanna, director general del Parque Arqueológico de Pompeya.

Detalle de leopardo.

Detalle de leopardo.

Foto: Luigi Spina
Figurillas de cazadores africanos. Detalle.

Figurillas de cazadores africanos. Detalle.

Foto: Luigi Spina
Detalle de dos figuras sentadas.

Detalle de dos figuras sentadas.

Foto: Luigi Spina

El tema exótico y religioso de las pinturas parece atestiguar un vínculo y un interés específico que el dueño de la domus tenía por el mundo egipcio y por el culto a Isis, presente en Pompeya en los últimos años de la vida de la ciudad.

Los romanos tomaron el control de Pompeya, que anteriormente había sido una ciudad aliada, pero independiente, durante la conocida como guerra Social (91-88 a.C.). Este asentamiento costero sirvió como un puerto importante y un destino turístico para los romanos adinerados, pero fue devastado por un terremoto en 62 d.C. La ciudad todavía se hallaba en proceso de reconstrucción cuando el Vesubio entró en erupción 17 años después; Pompeya solo resurgiría de sus cenizas en el siglo XVIII, cuando los arqueólogos comenzaron a explorar sus bien conservadas ruinas.

Para saber más

Hallado en Pompeya un raro y lujoso carro ceremonial romano

Hallado en Pompeya un raro y lujoso carro ceremonial romano

Leer artículo

Compártelo