Pintura barroca

Rembrandt, el gran artista holandés del Barroco

Este famoso pintor del siglo XVII fue un especialista en pintar escenas tradicionales y bíblicas, además de especializarse en el autorretrato y la creación de grandes retratos grupales. Rembrandt, sin encasillarse en un único estilo, innovó constantemente, pero a pesar de sus innegables éxitos artísticos, el genial pintor moriría en la indigencia.

Autorretrato de Rembrandt pintado entre los años 1665 y 1669.

Foto: PD

Rembrandt Harmenszoon van Rijn nació en la ciudad holandesa de Leiden el 15 de julio de 1606. Considerado uno de los artistas más importantes e influyentes de la historia de la pintura, su obra sigue cautivando a los amantes del arte y puede verse en los museos más importantes del mundo. La figura de Rembrandt ha trascendido el tiempo, y ha sido ampliamente reconocida por artistas posteriores, como por ejemplo Auguste Rodin, que dijo de él que era un "coloso del arte"; asimismo, el emblemático pintor holandés Vincent van Gogh lo definiría como un "mago" de la pintura.

La obra pictórica del gran maestro del Barroco comprende desde pinturas monumentales a grabados en miniatura. Entre los cuadros de Rembrandt destacan especialmente sus retratos y autorretratos, además de pinturas que abarcan temáticas muy variadas. Asimismo, la faceta humana de Rembrandt ha sido ampliamente destacada tanto por los estudiosos como por los artistas de su época como una de sus principales virtudes.

Un artista precoz

Los orígenes de Rembrandt fueron muy humildes. Su padre era molinero y su madre, la hija de un panadero. La época que le tocó vivir estuvo marcada por las tensiones religiosas, lo que se refleja en su obra, muy influenciada por la simbología y la fe. A pesar de ello no se tiene constancia de la pertenencia formal de Rembrandt a ninguna confesión religiosa determinada (aunque cinco de sus hijos serían bautizados en iglesias reformadas holandesas de Ámsterdam). El joven Rembrandt empezó su formación artística como aprendiz en el taller del dibujante y pintor Jacob van Swanenburg, y tras seguir un rápido aprendizaje en los talleres de distintos pintores, Rembrandt abrió su propio taller en Leiden en 1625, junto con su amigo el también pintor Jan Lievens. Pero a diferencia de otros artistas contemporáneos, que viajaron a Italia como parte de sus formación artística, Rembrandt nunca abandonaría su Holanda natal.

Tras seguir un rápido aprendizaje en los talleres de distintos pintores, Rembrandt abrió su propio taller en Leiden en 1625.

Retrato de Nicolaes Ruts, cuadro pintado por Rembrandt en el año 1631.

Foto: PD

Saskia van Uylenburgh, esposa de Rembrandt. Cuadro pintando entre los años 1633 y 1634. 

Foto: PD

En 1629, el estadista Constantijn Huygens, padre del matemático y físico holandés Christiaan Huygens,descubrió la obra de Rembrandt. Fascinado por su arte, le ayudó a conseguir importantes encargos de la corte de La Haya. Durante ese tiempo, Rembrandt conoció a Frederik Hendrik, príncipe soberano de Orange, que se convirtió en cliente del artista hasta 1646. En cuanto a la evolución de su estilo, hacia el año 1630, el claroscuro se convirtió en el medio de expresión que Rembrandt empezará a usar habitualmente en sus cuadros: Sansón traicionado por Dalila (1628) y La presentación de Jesús en el templo (1631) son dos ejemplos magníficos de esta técnica. Poco después, a finales de 1631, Rembrandt se instaló en Ámsterdam, donde comenzó a ejercer como retratista profesional (Retrato de Nicolaes Ruts, 1631) y se asoció con el marchante de arte Hendrick van Uylenburgh, con cuya prima Saskia se casaría en 1634.

Para saber más

Diego Velázquez, el maestro de la pintura barroca española

Diego Velázquez, el maestro de la pintura barroca española

Leer artículo

El maestro de las escenas grupales

Tras su matrimonio, la fortuna pareció sonreír al pintor, que empezó a disfrutar de una época de prosperidad económica. Aunque su felicidad se truncaría de forma repentina en el año 1642 con la muerte de su esposa, aquejada de tuberculosis. Es entonces cuando los reveses se fueron sucediendo uno tras otro para Rembrandt, hasta que en 1656, para sobrevivir, se vio obligado a sacar a subasta todas sus pertenencias, entre ellas la casa y su colección de arte. A finales de la década de 1640, Rembrandt inició una relación con Hendrickje Stoffels, un mujer mucho más joven que él que le ayudó a cuidar de sus hijos. Pero la pareja no pudo casarse debido a un acuerdo financiero vinculado con el testamento de su fallecida esposa Saskia. Según este acuerdo, si Rembrandt se casaba de nuevo, en este caso con la joven Hendrickje, perdería la totalidad de la herencia que le había legado Saskia.

En 1656, para sobrevivir, Rembrandt se vio obligado a sacar a subasta todas sus pertenencias, entre ellas la casa y toda su colección de arte.

La lección de anatomía del doctor Tulp, cuadro pintado por Rembrandt en el año 1632.

Foto: PD

La ronda de noche, obra pintada en el año 1642.

Foto: PD

Rembrandt reflejó aquellas oscuras etapas de su vida en sus autorretratos, un género que el artista holandés desarrolló a lo largo de toda su carrera. Pero mientras que los primeros autorretratos que pintó en su juventud estaban llenos de vida, alegría, e incluso a veces eran un tanto superficiales, los que muestran al Rembrandt de los últimos años reflejan a las claras un carácter sombrío y son mucho más profundos. Aunque si hay algo que realmente define la obra de Rembrandt son sus magistrales retratos grupales, alejados por completo de los convencionalismos de su época. De este tipo de obras destacan tres grandes creaciones: La lección de anatomía del doctor Tulp (1632), La ronda de noche (entre 1639 y 1642) y Los síndicos del gremio de pañeros (1662), consideradas obras maestras debido a la minuciosa observación de los gestos, las sutiles miradas de los rostros y la perfecta situación en la escena de todos los personajes.

Para saber más

Francisco de Zurbarán, el genio del barroco hispano

Zurbarán, el genio del barroco hispano

Leer artículo

Una vejez en la indigencia

En sus últimos años, pinturas como Jacob bendice a los hijos de José (1656), La novia judía (1666) o El hombre del yelmo de oro (1650), una pintura atribuida a Rembrandt aunque al parecer fue pintada por uno de sus discípulos, muestran una obra mucho más madura en la que Rembrandt muestra su absoluto dominio de la técnica y de los efectos. Pero no solo la pintura fue objeto de la atención de Rembrandt. El artista fue también un gran dibujante y un excelente grabador; produjo alrededor de 1.500 dibujos y unos 400 grabados. Tanto los dibujos como los grabados son un innegable producto de su época, el Barroco. En ellos predominan la acción, el dramatismo y un realismo producto de la observación del mundo que le rodeaba, algo muy característico del arte de los Países Bajos en ese período.

El artista fue también un gran dibujante y un excelente grabador; produjo alrededor de 1.500 dibujos y unos 400 grabados.

Los síndicos del gremio de pañeros, obra pintada por Rembrandt en el año 1662.

Foto: PD

Jonathan Bikker, conservador de pintura holandesa del siglo XVII en el Rijksmuseum de Ámsterdam y biógrafo de Rembrandt, recuerda que el pintor "fue acusado de romper las reglas del arte porque en lugar de elegir a mujeres jóvenes y bellas, optaba por dibujar personas mayores, cansadas, pintaba las arrugas y la celulitis, una revolución con la que buscaba ser el mejor pintor del mundo y de la historia". Pero a pesar de sus éxitos artísticos, Rembrandt pasó sus últimos años de vida inmerso en la melancolía, sin dejar ni en un solo momento la paleta y ahogado por las deudas, que lo obligaron incluso a vender la tumba de su amada esposa Saskia.

Para saber más

Caravaggio, el pintor más "canalla" del Barroco

Caravaggio, el pintor más "canalla" del Barroco

Leer artículo

Rembrandt murió el 4 de octubre de 1669 en la indigencia. Las causas de su muerte siguen siendo, aun a día de hoy, un misterio para los historiadores. Algunos autores opinan que el maestro holandés pudo haber padecido saturnismo, una intoxicación crónica por plomo típica de los pintores de la época que se adquiría como consecuencia de las sales de plomo usadas para elaborar las pinturas. A pesar de todo, a lo largo de su dilatada carrera como artista no se ha encontrado ni una sola referencia que revele la existencia de problemas físicos y de salud. Tal vez el informe de su deceso pueda resultar aclaratorio. Reza así: "Causa de la muerte, edad avanzada".