"Larga" vida al rey

Los reinados más cortos de la historia: de Jane Grey a Napoleón II

No todos los reyes de la historia han corrido la misma suerte que Isabel II o Luis XIV. Algunos de ellos no tuvieron tiempo siquiera para conseguir la adoración de sus súbditos.

Luis Antonio de Borbón, duque de Angulema. Museo de la Legión de Honor, París.

Luis Antonio de Borbón, duque de Angulema. Museo de la Legión de Honor, París.

Luis Antonio de Borbón, duque de Angulema. Museo de la Legión de Honor, París.

CC

En el imaginario colectivo actual, es habitual pensar en reinados con una visión a largo plazo, y no es para menos: la mayoría de nosotros hemos sido testigos de uno de los más longevos de la historia, el de Isabel II de Inglaterra, que accedió al trono con solo 25 años y permaneció en él 70 años y 214 días, hasta su muerte. Un récord solo superado por el absolutista francés Luis XIV, con 72 años y 110 días de mandato. 

Sin embargo, no todos los reyes de la historia han corrido la misma suerte. Más bien, todo lo contrario: algunos de ellos no tuvieron tiempo siquiera para conseguir la adoración de sus súbditos, ni para realizar acuerdos con mandatarios afines, ni tan solo para convertirse en tiranos. 

Y es que si la exclamación "¡Larga vida al rey!" se emplea como una expresión ritual en la sucesión de monarquías, cuando les llegó el momento a estos 6 personajes es probable que nadie la pronunciara. Estos son los reinados más cortos de la historia.

1. Jane Grey, 9 días

Lady Jane Grey asumió el trono con 16 años y murió con solo 17. Nacida en Leicestershire, podemos ubicarla por su relevante árbol genealógico: era hija de Frances Brandon y Henry Grey, nieta de la mismísima Maria Tudor y bisnieta de Enrique VII de Inglaterra.

 

jane grey

jane grey

Jane Grey en la Torre de Londres (1553).

Cordon Press

La joven está considerada una de las mujeres más cultas de su tiempo: hablaba y escribía griego y latín a una edad temprana, como también francés, hebreo e italiano. Además, desde los 10 años fue educada en un ambiente académico fuertemente protestante. Y esta fue la razón principal por la que, tras la muerte de Eduardo VI en 1553, Jane fue nombrada Reina de Inglaterra: la primera mujer en ostentar el cargo en la historia del país.

Sin embargo, era la princesa María Tudor la favorita del pueblo, y con el apoyo de su lado, intentó recuperar su posición proclamándose reina. Con esto, Lady Jane Grey y su esposo fueron procesados por alta traición el 14 de noviembre de 1553. Todo ello, solo 9 días después de haber sido nombrada.

2. Napoleón II, Menos de una semana

Napoleón II tuvo un reinado de duración proporcional a su corta vida: murió con solo 21 años a causa de la tuberculosis. Hijo de Napoleón Bonaparte y de María Luisa de Habsburgo, esposa posterior a la archiconocida Josefina, es probable que Napoleón II no recordara nunca esa casi semana en la que, con solo 4 años de edad, fue emperador de Francia. 

 

napoleon ii

napoleon ii

Napoleón II.

Cordon Press

El fracaso de Bonaparte en la campaña militar en Rusia le obligó a abdicar en 1814, momento en el que el María Luisa y el pequeño se refugiaron en la corte del emperador Francisco I de la Casa de Austria, en Viena.Pero la ambición de "Le petit caporal" ("el pequeño cabo", en español, un apodo que se le puso a causa de su supuesta baja estatura) era desmedida, tanto como la nostalgia de los franceses por retornar a la grandeza del Imperio, y es por eso que Bonaparte volvió a su país para reinar por 100 días más. 

Para saber más

Napoleón Bonaparte en su lecho de muerte, en la isla de Santa Helena. Charles de Steuben. 1828. 

¿Napoleón fue envenenado o falleció a causa de un cáncer?

Leer artículo

Tras ese período, la derrota en la Batalla de Waterloo llegó, en 1815, y con ello la segunda abdicación de Bonaparte, quien había reconocido, desde el nacimiento, a su hijo Napoleón II como legítimo heredero. Así, los adeptos proclamaron al niño de 4 años nuevo emperador, aunque este título no se hizo realidad a efectos prácticos porque no le dio tiempo ni siquiera a abandonar Viena para trasladarse otra vez a Francia. Y casi una semana más tarde, Luis XVIII reinstauraba el poder real. 

3. Juan I de Francia, 5 días

Hijo de Luis I el Hutín y de Clemencia de Hungría, Juan I de Francia y Navarra nació en París el 15 de noviembre de 1316, meses más tarde de la muerte de su padre. Esta situación causó inestabilidades en la corte ante el desconocimiento sobre el sexo del futuro heredero al trono, por lo que el poder fue asumido temporalmente por el hermano del recién fallecido, Felipe, conde de Poitiers.

Sin embargo, con el nacimiento de Juan I, la continuidad de la dinastía quedaba asegurada. O eso se pensaba hasta que, 5 días más tarde, el recién nacido murió por causas desconocidas: algo ciertamente habitual en la época. Y fue enterrado en el panteón real de Saint-Denis a los pies del sepulcro de su padre.

A raíz del acontecimiento, surgieron diversas especulaciones sobre que, en realidad, el bebé habría sido asesinado por Matilde de Artois, suegra de Felipe, con el objetivo de asegurar a su yerno la condición de Rey. No obstante, nunca se ha confirmado la hipótesis.

4. Khalid ibn Bargach, 2 días

Uno de los reyes más breves de la historia protagonizó, a su vez, la guerra más breve de la historia: la que enfrentó al Imperio británico y al sultanato de Zanzíbar (Tanzania), que se desarrolló en solo 38 minutos

El entonces sultán de la isla, Sayyud Hamad Ibn Thuwani, quien obedecía fielmente a las órdenes del protectorado inglés, falleció por envenenamiento el 25 de agosto de 1896. Ante el acontecimiento, los ingleses quisieron que le sucediese Hamoud ibn Mohammed, un aspirante a mandatario también devoto del Imperio. Sin embargo, apareció en escena Khalid Ibn Bargach, un anti-británico que se proclamó ilegítimamente sultán. 

Los británicos consideraron esta acción un casus belli, ya que Bargach se atrincheró durante dos días, hasta el 27 de agosto de ese año, en el palacio con un grupo de alrededor de 2.800 combatientes. Pero la flota del Imperio bombardeó el edificio de 9:02 a 9:40 de la mañana, y con ello recuperó el control sobre Zanzíbar, en lo que el efímero sultán se refugiaba, rendido, en Tanganica (en la actual Tanzania).

5. Miguel Romanov, 1 día

La historia de la familia Romanov alberga misterios que, todavía a día de hoy, continúan alimentando las leyendas urbanas. Pero en esta ocasión, el episodio fue tan real como surrealista

 

romanov

romanov

La familia Románov.

Cordon Press

De los hijos del zar Alejandro III y Dagmar de Dinamarca, el más famoso siempre fue Nicolás II, por haber gobernado desde la muerte de su padre en 1894 hasta su abdicación en 1917, pero a veces se olvida que Miguel también tuvo su momento de gloria, lo que le otorga el apelativo popular de "zar olvidado". 

Al estallar la Primera Guerra Mundial, en la sociedad rusa comenzó a gestarse un rechazo hacia los Romanov, a causa de las penurias que azotaban al Imperio, por lo que la posibilidad de una revolución ya no era tan lejana. Así, ante el peligro inminente Nicolás II abdicó en su hermano Miguel, quien fue nombrado Miguel II, Emperador y Autócrata de Todas las Rusias

Sin embargo, pronto se arrepintió: el pueblo no quería volver a tener a un Romanov como dirigente, así que renunció al título un día más tarde de su nombramiento, y poco después enfrentó el mismo destino fatal que sus familiares.

6. Luis XIX de Francia, 20 minutos

Sí, la canción Echoes (1971) de Pink Floyd dura incluso un poco más de lo que permaneció Luis XIX en el trono, en el que probablemente tampoco llegó a sentarse nunca.

Hijo primogénito de María Teresa de Saboya y de Carlos X, su padre no lo veía capacitado para ejercer el poder y estableció a su nieto Enrique de Artois como primer sucesor al trono. No obstante, cuando el rey absolutista abdicó en 1830, el heredero legítimo, Luis Antonio de Borbón, debía firmar la renuncia a sus derechos para que Enrique pudiese reinar. 

Con esto, se dice que el joven borbón tardó algunos minutos en suscribir el documento, durante los cuales fue oficialmente el Rey Luis XIX de Francia.