Lucha contra la esclavitud

La rebelión de los esclavos de Haití

En 1791 los negros de Santo Domingo se alzaron para exigir la libertad prometida por la Revolución. El 1 de enero de 1804 se declaró la independencia de la isla, con el nombre que le habían dado los indios caribes antes de la llegada de los españoles: Haití.

revuelta haiti esclavismo 2020-06-16 a las 16.47.25

Foto: Bridgeman

La Revolución Francesa de 1789 provocó una sacudida en todo el mundo. Monarquías milenarias, privilegios inveterados y antiguos dogmas cayeron ante el empuje de la nueva fe en la libertad del hombre y de los pueblos. La esclavitud, una de las más viejas instituciones de la historia, fue abolida entonces por primera vez. Pero ello no ocurrió en Europa, sino en una isla del Caribe, en el territorio del actual Haití, por obra de negros y mestizos que se rebelaron contra la opresión de los colonos blancos y que, tras un cruento conflicto, fundaron una república de negros libres.

En el siglo XVIII la parte occidental de Santo Domingo, bajo control francés desde 1697, había experimentado un extraordinario crecimiento económico. Se desarrolló allí una floreciente economía de plantaciones de café y caña de azúcar basada en la mano de obra esclava. La importación masiva de negros africanos hizo que en menos de un siglo se pasara de 5.000 esclavos a 450.000. Las condiciones de vida de estas gentes eran durísimas; como promedio, morían al cabo de diez años de llegar, agotados por el penoso trabajo en la plantación y los brutales castigos.

En menos de un siglo, el número de esclavos negros que había en Haití pasó de 5.000 a 450.000.

Frente a esta masa de esclavos, en la isla había 70.000 hombres libres. De ellos, unos 5.000 formaban la élite de propietarios de plantaciones, Luego había unos 35.000 mestizos y negros libertos.

los "grandes blancos", bien diferenciados de sus compatriotas menos pudientes, los "pequeños blancos".

Algunos de ellos habían prosperado hasta adquirir incluso plantaciones con esclavos, pero sufrían una segregación racial que los situaba en inferioridad respecto a los colonos blancos, lo que alimentó su resentimiento.

Esclavos recogiendo café. Grabado. Biblioteca. de Artes Decorativas, París.

Esclavos recogiendo café. Grabado. Biblioteca. de Artes Decorativas, París.

Foto: ART ARCHIVE
Toussaint Louverture se sumó a la rebelión antiesclavista cuando ésta ya había comenzado. Era un antiguo esclavo que obtuvo la libertad a los 33 años y que luego se enriqueció hasta adquirir una hacienda con 13 esclavos. Aunque se presentó como el libertador de una raza oprimida, una vez en el poder mantuvo el sistema de las plantaciones con nuevas fórmulas de trabajo forzoso.

Toussaint Louverture se sumó a la rebelión antiesclavista cuando ésta ya había comenzado. Era un antiguo esclavo que obtuvo la libertad a los 33 años y que luego se enriqueció hasta adquirir una hacienda con 13 esclavos. Aunque se presentó como el libertador de una raza oprimida, una vez en el poder mantuvo el sistema de las plantaciones con nuevas fórmulas de trabajo forzoso.

Foto: PRISMA

La lucha por la libertad

Los primeros que se movilizaron al estallar la Revolución de 1789 fueron los libertos y los mestizos, que exigieron que se les aplicara la declaración de los Derechos del Hombre. En una de sus proclamas invocaban con energía el lenguaje del derecho natural: "Situados en la tierra como vosotros, siendo todos hijos del mismo padre, creados con la misma apariencia,somos vuestros iguales en derecho natural y si la naturaleza se complace en diversificar los colores de la especie humana, no constituye un crimen ser negro, ni una ventaja ser blanco". Sin embargo, sus demandas
de igualdad civil fueron desoídas, ante la presión de los colonos blancos,
y su consiguiente alzamiento en la isla fue reprimido en sangre.

En agosto de 1791 fueron los esclavos negros los que se rebelaron, en demanda de la libertad personal. Según la propaganda de los esclavistas, los líderes de la insurrección se reunieron
en una plantación del norte y, en una ceremonia vudú, se conjuraron para librar una guerra a muerte contra los colonos. Los historiadores actuales han señalado, sin embargo, que los conjurados eran todos esclavos créoles –hijos de esclavos–, con un cierto nivel de cultura y bien informados de los acontecimientos de París. En pocos días, todas las plantaciones del noroeste de la isla fueron presa de las llamas. Los esclavistas respondieron declarando una guerra sin cuartel contra todos los negros, insurrectos o no. La virulenta represión hizo que la mayoría de la población esclava se uniera a los rebeldes, generalizando de este modo un movimiento inicialmente minoritario.

Los insurrectos se organizaron en tropas al mando de líderes como Jean-François o Biassou. Este último se refugió en la zona oriental, en la frontera con la parte española. Su lugarteniente era el liberto Toussaint Louverture, quien, tras lograr algunas victorias sobre los colonos, adquirió gran fama entre los rebeldes. En agosto de 1793 Toussaint lanzó una proclama en la que se presentaba como líder de la revolución: "Hermanos y amigos. Soy Toussaint Louverture. He emprendido la venganza de mi raza. Quiero que la libertad y la igualdad reinen en Santo Domingo. Uníos y combatid conmigo por la misma causa. Arrancad conmigo el árbol de la esclavitud".

La expedición enviada por Napoleón a Santo Domingo en 1802 empleó los métodos más brutales para someter a los independentistas, entre ellos unos perros traídos de Cuba y entrenados para lanzarse sobre los africanos.

La expedición enviada por Napoleón a Santo Domingo en 1802 empleó los métodos más brutales para someter a los independentistas, entre ellos unos perros traídos de Cuba y entrenados para lanzarse sobre los africanos.

Foto: PRISMA, Bridgeman

Una guerra de liberación

La ingerencia de España y Gran Bretaña llevó a las autoridades de París a buscar una conciliación con los rebeldes. En 1792, la Convención envió dos comisarios a Santo Domingo, Sonthonax
y Polverel. Ante la gravedad de la situación, el primero de ellos tomó en agosto de 1793 una medida histórica: proclamar la abolición de la esclavitud.
Unos meses después, el 4 de febrero de 1794, la Convención Nacional, dominada por los jacobinos, abolió, a su vez, la esclavitud en todas las colonias francesas. Era la primera vez que un país europeo tomaba esta decisión.

En 1794 la Convención Nacional francesa decretó la liberación de todos los esclavos de las colonias.

Ello llevó a Toussaint, en mayo de 1794, a ponerse a disposición de la Convención y de sus representantes en la isla. Los colonos esclavistas, en cambio, vieron la abolición de la esclavitud como una consecuencia del Terror jacobino. Para ellos, el derecho natural no era aplicable en las colonias. "Las colonias –decían– no han sido establecidas para transformarse en un escenario de las virtudes republicanas, ni para procurar el mayor desarrollo de los conocimientos humanos, sino sólo para que los colonos obtengan los mayores beneficios al mejor precio posible".

El 23 de agosto de 1791, los negros conjurados asaltaron las primeras plantaciones en la llanura en torno a Cap-Français,al norte de la isla. Las fuentes hablan de un millar de víctimas blancas, incluidos niños y mujeres.

El 23 de agosto de 1791, los negros conjurados asaltaron las primeras plantaciones en la llanura en torno a Cap-Français,al norte de la isla. Las fuentes hablan de un millar de víctimas blancas, incluidos niños y mujeres.

Foto: PRISMA, Bridgeman

Sintiéndose traicionados por París, los colonos llamaron en su ayuda a los británicos. En mayo de 1794,7.500 soldados ingleses procedentes de Jamaica tomaron Puerto Príncipe.Toussaint derrotó
fácilmente a los españoles, también implicados, y, aunque tuvo más dificultades con los ingleses, al final los obligó a salir de la isla en 1798.

Aunque Santo Domingo seguía formalmente bajo soberanía francesa,bajo el gobierno de Toussaint era en la práctica casi independiente. En 1801, Toussaint promulgó una Constitución que le proclamaba gobernador perpetuo. Eso era más de lo que Napoleón, que acababa de hacerse con el poder absoluto en Francia, estaba dispuesto a tolerar. En 1802 partió para el Caribe una primera expedición militar francesa de 35.000 hombres, bajo el mando del general Leclerc, que en unos meses logró terminar con la resistencia de Toussaint y sus generales. Tras ser aparentemente perdonado, el líder rebelde fue arrestado y deportado a Francia, donde murió en abril de 1803.

"Yo, libre también" se puede leer en este medallón pintado en el que aparece una esclava con gorro frigio.

"Yo, libre también" se puede leer en este medallón pintado en el que aparece una esclava con gorro frigio.

Foto: AKG
El diputado J. B. Belley. Óleo por Girodet-Trioson. 1798. Versalles.

El diputado J. B. Belley. Óleo por Girodet-Trioson. 1798. Versalles.

Foto: Bridgeman

Nace la República de Haití

En octubre de 1802, la noticia de que los franceses habían restablecido la esclavitud en otra isla del Caribe, Guadalupe, desencadenó un nuevo alzamiento de los negros de Santo Domingo, que sabían que los franceses querían hacer lo mismo con ellos. Rochambeau, al mando de las tropas francesas tras la muerte de Leclerc por fiebre amarilla, recibió otros 35.000 soldados e inició una brutal guerra de exterminio contra la población negra. Pero Dessalines, que asumió la jefatura de
los rebeldes, infligió a fines de 1803 una decisiva derrota a los franceses, obligándolos a firmar un armisticio.

El general Leclerc fue enviado a Haití en 1802 por Napoleón para acabar con la rebelión de Toussaint.

El 1 de enero de 1804 se declaró la independencia de la isla, con el nombre que le habían dado los indios caribes antes de la llegada de los españoles: Haití. La divisa de la nueva república fue: "Patria de los africanos del Nuevo Mundo y de sus descendientes". Su primera andadura no fue fácil; Francia sólo reconoció a Haití en 1824 a cambio de que se pagara una indemnización a los antiguos dueños de las plantaciones. El resto de esclavos de las colonias de Francia debieron esperar a la revolución de 1848 para ser libres.

Para saber más

Portugueses en el Congo: de la alianza a la opresión

Portugueses en el Congo: de la alianza a la opresión

Leer artículo

Temas Relacionados

Esclavitud

Compártelo