Hallazgo en una ciudad neolítica

Lo que cuenta una figurita de hueso descubierta en Çatalhöyük

Arqueólogos polacos descubrieron en 2016, en este yacimiento neolítico, una figurita de hueso con rasgos humanos. Ahora, acaban de publicar las conclusiones de su estudio.

 La figura se talló en un hueso de asno salvaje y se encontraba dentro de un contenedor de arcilla.

Foto: J. Quinlan

Un equipo internacional de arqueólogos dirigido por Marek Z. Barański, de la Academia de Bellas Artes de Gdansk, en Polonia, descubrió en 2016, en una de las ciudades más grandes y más antiguas del mundo, Çatalhöyük, situada al sur de Turquía central, una figurilla antropomorfa realizada en hueso. Ahora, las conclusiones del estudio de este objeto acaban de publicarse en la revista Archaeological and Anthropological Sciences.

Tallada en hueso de asno salvaje

Kamilla Pawłowska, arqueozóologa y paleontóloga del departamento de Investigación Paleoambiental del Instituto de Geología de la Universidad Adam Mickiewicz, de Poznan, fue quien la encontró mientras llevaba a cabo un cribado de materiales (cribado en húmedo), una técnica muy usada en arqueología para descubrir pequeños restos de hueso y otros artefactos. La figura, que está tallada en un hueso de onagro o asno salvaje (Equus hemionus), se encontraba dentro de un contenedor de arcilla en una estancia que fue utilizada como almacén de alimentos, y se ha datado entre 6500 y 6300 a.C.

La figura, tallada en un hueso de asno salvaje, estaba dentro de un contenedor de arcilla en una estancia que fue utilizada como almacén de alimentos.

La figurita mide seis centímetros y en ella son claramente visibles unas incisiones en forma de ojos. Este tipo de rasgos humanos o muy parecidos se aprecian asimismo en algunos artefactos descubiertos en otros yacimientos del Próximo Oriente y datados en el mismo período, según Pawlowska. Aunque los autores de la publicación añaden que la mayoría de objetos similares son de un período posterior, el Calcolítco o Edad del Cobre (4300-3300 a.C.). Estas piezas también están hechas con huesos, en su mayoría de asnos y caballos.

La figurita mide seis centímetros y en ella son claramente visibles unas incisiones en forma de ojos.

La figurita mide seis centímetros y en ella son claramente visibles unas incisiones en forma de ojos.

Foto: J. Quinlan

Un material poco abundante

Hasta ahora, durante la investigación en Çatalhöyük, los científicos han descubierto varias falanges de asnos y caballos. Están a menudo bien preservadas. En algunos casos hay evidencias de algún tipo de tratamiento de estos huesos, pero nunca en forma de figura con características humanas como la recientemente descubierta, remarca Kamilla Pawlowska. La zooarqueóloga señala que no había muchos asnos en esta ciudad neolítica, especialmente en su etapa final de ocupación. Ovejas y cabras eran mucho más comunes ya que su carne, médula y grasa eran una importante fuente de alimento para sus habitantes.

En Çatalhöyük, los científicos han descubierto falanges de asnos y caballos, pero nunca en forma de figura con rasgos humanos como la recientemente descubierta.

Çatalhöyük estuvo ocupada por agricultores incipientes, y actualmente es uno de los yacimientos arqueológicos más famosos del mundo. El lugar estuvo habitado unos 1.000 años, entre 7100 y 6000 a.C., durante el Neolítico, y las excavaciones arqueológicas que se han llevado a cabo aquí durante décadas han sacado a la luz numerosos objetos, sobre todo figurillas de arcilla. Algunas de ellas presentan rasgos muy marcados, como la conocida como Diosa Madre de Çatalhöyük, una figura femenina entronizada en la que se han destacado especialmente pechos y caderas. En un principio, los investigadores interpretaron a estas figuras como diosas madres, aunque actualmente muchos creen que se trataría de objetos relacionados con el culto a los antepasados.

Para saber más

Hace 9.000 años las ciudades ya eran estresantes

Hace 9.000 años las ciudades ya eran estresantes

Leer artículo

Compártelo