Asesino en serie de entreguerras

Peter Kürten, el vampiro de Düsseldorf

Este oscuro personaje pasó más de veinte años perpetrando los más horrendos crímenes, hasta que finalmente fue juzgado y hallado culpable de nueve asesinatos y de otros siete en grado de tentativa, por lo que fue guillotinado en 1931 y su cerebro estudiado por la ciencia.

Imagen de Peter Kürten, el vampiro de Düsseldorf, tomada para la ficha policial tras su detención en 1931.

Foto: CC

Mayo del año 1930. La esposa de Peter Kürten pensó que su marido le estaba gastando una pesada broma cuando, mientras estaban sentados en el salón de su casa, éste le confesó que era la personificación del mal, la "Bestia de Dusseldorf". La mujer amagó con levantarse con una sonrisa en los labios, pero Peter la contuvo con un ademán de su mano y continuó con su historia. Erguido, serio y con las amarillentas mejillas maquilladas, Peter contó a su esposa el inmenso placer que le proporcionaba (prácticamente desde el año 1913) el hecho de apuñalar con un cuchillo o unas tijeras o apretar con sus manos desnudas las gargantas de mujeres jóvenes. Incluso se ha llegado a decir que Kürten pidió a su esposa que lo entregase ella misma a la policía para así poder cobrar la recompensa que se ofrecía por él.

Una infancia desgraciada

Nacido el 26 de mayo de 1883 en Mulheim, Peter Kürten era el tercero de trece hermanos. Al igual que éstos, Peter no fue bien recibido por sus padres. Su familia vivía en la miseria más absoluta y cada día era un desafío contra el hambre. En medio de la violencia física y psicológica, Peter vio como su padre, un alcohólico, daba palizas a su madre y no dudaba en abusar de sus hermanas. Con sólo nueve años, el niño decidió escapar de su casa de Düsseldorf, donde la familia se había mudado, para huir del dolor, la tristeza y la violencia extrema que habían convertido su vida en algo insoportable. Aunque sabía que lo que sucedía en su casa no era normal, en su interior fue arraigando un sentimiento que parecía empujar al joven hacia una vida marcada por la delincuencia y la violencia. Parece ser que al poco tiempo de abandonar su hogar asesinó a dos amigos ahogándolos en el río (aunque se carecen de registros policiales que puedan corroborar estos hechos). Tuvieron que transcurrir algunos años más para que Peter volviera a matar.

Con nueve años, Peter decidió escapar de su casa de Düsseldorf para huir del dolor, la tristeza y la violencia extrema que habían convertido su vida en algo insoportable.

El 25 de mayo de 1913, Peter Kürten, un hombre de treinta años, vivía de lo que robaba. Un día, estaba vigilando una casa presuntamente vacía para entrar a robar. Pero cuando entró para desvalijarla, se dio cuenta que en su interior se encontraba una niña de trece años llamada Khristine Klein, que estaba durmiendo en su habitación. Tras comprobar que no había nadie más en la casa, la estranguló y degolló. En palabras del propio asesino: "Entre en una casa de Wolfstrasse, cuyo inquilino erra de apellido Klein, fui hasta la primera planta. Abrí varias puertas y no encontré nada digno de robar, pero en la cama vi a una muchacha durmiendo de aproximadamente diez años cubierta con una cobija gruesa de plumas. Tenía un pequeño cuchillo en el bolsillo con el cual corté su garganta. Oí los chorros y el goteo de la sangre en la estera al lado de la cama…". El padre de la niña, Peter Klein, fue acusado del asesinato de su propia hija ya que Kürten (quien ya desde un primer momento mostró señales inequívocas de un trastorno narcisista) dejó en la escena del crimen un pañuelo con sus iniciales, PK, que casualmente coincidían con las del padre.

Estas fueron las tijeras que Peter Kürten utilizó para perpetrar varios de los asesinatos que cometió.

Estas fueron las tijeras que Peter Kürten utilizó para perpetrar varios de los asesinatos que cometió.

Foto: CC

Para saber más

H. H. Holmes, un asesino en serie en la Exposición de Chicago

H. H. Holmes, un asesino en serie americano

Leer artículo

Ego desmesurado

Dos meses después, Kürten encontró a su siguiente víctima. En un nuevo asalto domiciliario, el asesino se topó con la joven Gertrud Franken, de 17 años, a la que estranguló con sus propias manos. Aquel fue el punto de inflexión que marcaría el inicio de una serie de asesinatos que aterrorizarían a la ciudad de Düsseldorf. Kürten (que anteriormente había disfrutado matando y torturando animales) empezó a asesinar seres humanos. Las siguientes víctimas serían dos hermanas a las que mutiló, y a partir de entonces dio un paso más en su locura criminal: empezó a beber la sangre de sus víctimas.

Entre los meses de febrero y noviembre de 1929, Kürten, con el ego desatado (algo muy habitual entre los asesinos en serie), empezó a poner en jaque a la policía, burlándose de ella. En su afán por reafirmar su superioridad frente a los agentes, Kürten les envió un mapa donde indicaba el lugar en el que había arrojado el cadáver de una niña llamada Gertrude Albermann. En aquellos momentos, las comisarías alemanas se encontraban colapsadas por la enorme cantidad de denuncias que llegaban con los nombres de posibles sospechosos.

Las siguientes víctimas serían dos hermanas a las que mutiló y a partir de este entonces empezaría a experimentar bebiendo la sangre de sus víctimas.

Pero en 1930, un error fatal conduciría al brutal asesino ante un tribunal. Kürten se había fijado en María Büdleick una joven de veinte años que acaba de bajar del tren justamente en la estación de la ciudad donde él "actuaba". Irónicamente, Kürten salvó a Büdleick de un acosador que la estaba molestando y se ofreció a acompañarla hasta la residencia de estudiantes. Sin embargo, Kürten se las ingenió para llevarla hasta su casa, donde se insinuó a la joven y fue rechazado. Kürten entonces se ofreció a llevarla, esta vez sí, hasta la residencia de estudiantes, pero, en lugar de eso, la condujo hasta un bosque a las afueras de la ciudad, donde la violó y la estranguló, dándola por muerta. La fortuna acompañó a la joven, que sobrevivió a la agresión y acudió a la policía a denunciar los hechos. Pocos días después, Kürten era detenido.

Tras el asesinato de una niña llamada Gertrude Albermann, el vampiro de Düsseldorf dejó este mapa indicando dónde se podía encontrar el cadáver de su víctima.

Tras el asesinato de una niña llamada Gertrude Albermann, el vampiro de Düsseldorf dejó este mapa indicando dónde se podía encontrar el cadáver de su víctima.

Foto: Cordon Press

Para saber más

Los pecados capitales del padre Hans Schmidt

Los pecados capitales del padre Hans Schmidt

Leer artículo

El cazador cazado

Los interrogatorios dieron a Kürten la oportunidad de satisfacer de nuevo su enorme ego. Durante las sesiones, confesó alrededor de setenta actos criminales entre los que se incluían agresiones sexuales, asesinatos y actos de piromanía. Decía que a veces prendía fuego a edificios abandonados "con la esperanza de ver salir ardiendo del interior a vagabundos que pernoctasen dentro". Entre sus fetiches se encontraba la sangre: decía que le proporcionaba un gran placer estar en contacto con ella y que a veces la bebía. Este trastorno se denomina hematodipsia o vampirismo clínico, y ha sido frecuente diagnosticado en otros personajes históricos y asesinos en serie como la condesa húngara del siglo XVI Elizabeth Bathory.

Tras escuchar las terribles declaraciones del acusado, el jurado no dudó en condenarlo a muerte al considerarlo culpable de nueve asesinatos. Kürten no protestó ni intentó apelar, aceptando la pena en silencio. Su ejecución por guillotina se fijo para el 2 de julio de 1931, en Colonia. Su estado de enajenación mental y el grado de trastorno del personaje quedó en evidencia tras sus últimas palabras antes de morir. Visiblemente intrigado preguntó a su verdugo: "¿Después de que me cortéis la cabeza… podré oír como brota la sangre de mi cuello?".

Entre los fetiches de Kürten se encontraba la sangre: decía que le proporcionaba un gran placer estar en contacto con ella y que a veces la bebía.

Todos los psiquiatras del país se mostraron muy intrigados con el caso, y el análisis clínico de las actividades del que fue bautizado como el "vampiro de Düsseldorf" servirían para poner las bases de numerosos estudios en el campo de la psiquiatría que tenían el objetivo de explicar la psicología de un asesino en serie y elaborar diversos perfiles criminales. Los psiquiatras, profundamente intrigados por la psicopatía y la anatomía del cerebro de Kürten, no dudaron en solicitar a las autoridades la cabeza cercenada del asesino para estudiar su cerebro, a lo que la justicia alemana no puso inconvenientes. A día de hoy, la cabeza del "vampiro de Düsseldorf se exhibe en el Museo Ripley's de Wisconsin Dells, en Estados Unidos, como una curiosidad histórica, dentro de una caja de cristal. Un cartel explica su caso a todos aquellos interesados en su vida y en su perfil criminal.

Para saber más

Enriqueta Martí, la "vampira" de Barcelona

Enriqueta Martí, la "vampira" de Barcelona

Leer artículo

Temas Relacionados

Biografías

Compártelo