Dimensiones divinas

El templo de Agripa: un maravilloso panteón que sobrevive al paso del tiempo

263067121

263067121

Picture Alliance

Poco queda de la Roma imperial que los desastres naturales, el abandono o la acción del propio hombre no haya reducido a ruinas, majestuosas, pero ruinas al fin y al cabo. El Panteón de Agripa es una maravillosa excepción. A diferencia del Circo Máximo, el Coliseo o las grandes construcciones del Foro, cuyas ajadas piedras fueron "recicladas" desde la Edad Media para construir nuevas casas, iglesias y palacios, el Panteón de Agripa ha sobrevivido incólume hasta nuestros días, casi 2.000 años. 

El Panteón es una construcción única, y tal vez por ello se salvó de la demolición. Un edificio redondo que poseyó la mayor cúpula del mundo hasta el siglo XX, ni Brunelleschi en Florencia ni Miguel Ángel en el Vaticano se atrevieron a levantar una mayor. Su interior, una esfera perfecta, acoge la tumba de uno de los artistas más célebres de la historia, pero sobre todo destaca por la abertura que la corona, el óculo, por el que cada 21 de abril (aniversario del nacimiento de Roma) penetraba un haz de luz que se proyectaba sobre la figura del emperador que atravesaba la puerta de entrada produciendo un efecto mágico que le daba apariencia de divinidad.

1 /15
Un templo compuesto

iStock

1 / 15

Un edificio compuesto

El Panteón que conocemos en la actualidad es en realidad la suma de dos edificios construidos para honrar al conjunto de los dioses romanos. El primer Panteón fue levantado en el año 27 a.C. y formaba parte de la transformación urbanística del Campo de Marte, entonces situado fuera de las murallas de Roma, emprendida por Marco Vipsanio Agripa, cónsul y yerno del emperador Augusto. Varios incendios y desastres naturales redujeron el edificio a ruinas y en el año 118 d.C., dutrante el reinado del emperador Adrianofue reconstruido por completo, respetando la entrada original. El templo estaba ubicado en un lugar de gran simbolismo para los romanos, ya que creían que allí había desaparecido Rómulo, el fundador de la ciudad y su primer rey, en medio de una gran tempestad, convirtiéndose acto seguido en un dios.

Un edificio compuesto

iStock

2 / 15

Templo clásico

El templo de Agripa era un "ordinario" (entre muchas comillas) edificio monumental de estilo corintio clásico, rectangular con una columnata perimetral. En el tímpano de ese edificio se ubicó una gran águila imperial, bajo la que el promotor de la obra dejó constancia de su iniciativa con una inscripción que todavía se conserva y que da pie a confusión sobre el constructor del revolucionario edificio circular y su espectacular cúpula, completamente ocultos por la construcción original cuando se accede por el pórtico columnado original.

Plano

Shutterstock

3 / 15

Proporciones perfectas

La planta redonda del Panteón constituyó una innovación revolucionaria para la arquitectura religiosa romana. Tras la columnata de entrada se dispusieron dos nichos para las estatuas de Agripa y Augusto. El perímetro interior del templo estaba ocupado por exedras (pequeños ábsides) y edículos (templetes) para las figuras divinas. Los arcos descargaban en ocho enormes pilones de seis metros de espesor el peso de la cúpula del edificio. El espacio interior vacío, la rotonda es una esfera perfecta de 43,30 metros de diámetro. No se sabe a ciencia cierta cierta quién fue el arquitecto del edificio –se ha apuntado a Apolodoro de Damasco, autor del foro de Trajano– que en adelante inspiraría la cobertura de otras grandes construccionespor toro el imperio, como el templo de Venus en las termas de Bayas o elde Apoloen el lago Averno, del siglo II d.C., ambos con óculo central.

shutterstock editorial

Shutterstock

4 / 15

Una maravilla técnica

El espectacular remate del Panteón era la cúpula más grande jamás construida. Título que ostentó hasta el siglo XX. Mide 43,30 m de diámetro, está hecha de hormigón y se apoya sobre un muro cilíndrico o tambor. Solo 15 siglos más tarde, Filippo Brunelleschi se planteó una cúpula de dimensiones mayores, cuando acometió el cerramiento de la catedral gótica de Florencia, pero al final no pudo superarla, quedando la cúpula de Santa María del Fiore dos metros de diámetro por debajo.

Superestructura

iStock

5 / 15

Megaestructura

El principal material de construcción tanto del edificio como su cúpula es el hormigón. Tal vez sea esa la razón de que siga completamente en pie y haya sobrevivido a desastres naturales y expolios, salvo el mármol y bronce de puertas paredes y cúpula. Cómo aguantan las paredes el enorme peso que supone una coronación de este material es un misterio del que no tenemos todavía todas las respuestas. Según los últimos estudios, tanto la cúpula como el tambor que la soporta se construyó con materiales más ligeros a medida que se asciende en altura: hormigón con inclusiones de travertino, piedra caliza, ladrillo o fragmentos de caliza porosa más arriba, y, con piedra pómez, muy porosa, cerca del óculo. El tambor cuenta además con falsos arcos de descarga que la pérdida de revestimiento permiten observar en la actualidad.

shutterstock editorial

Shutterstock

6 / 15

Brillo perdido

En su tiempo la cúpula del Panteón estuvo cubierta de tejas de mármol y bronce que le daban un resplandeciente brillo. Está coronada por un inmenso óculo de casi nueve metros de diámetro por el que penetra la luz y que hizo que durante siglos el edificio no tuviera que ser iluminado artificialmente mientras brillaba el sol

El firmamento en la Tierra

iStock

7 / 15

El firmamento en la Tierra

El interior de la cúpula del Panteón simbolizaba la bóveda celeste, según el historiador Dion Casio. La parte inferior de la esfera representaría el mundo terrenal. La luz que filtraba el óculo debió de funcionar como un vínculo entre los dioses y los hombres y su reflejo en las paredes simbolizaría el sol y su trayecto por el cielo desde el alba hasta la puesta.

Cuadrado

Picture Alliance

8 / 15

Los casetones

La bóveda está decorada con cinco hileras de 28 casetones cada una. Además de su función decorativa, tienen un papel estructural importante, ya que alivian el peso total de la cúpula.

iStock

9 / 15

Luz divina

El haz de luz del óculo tenía una importante función simbólica para el emperador. Según explica Dión Casio, Adriano solía reunirse con el Senado y los hombres más poderosos de Roma a tratar los asuntos más importantes en el Panteón "siempre sentado en una tribuna, de manera que fuese público cuanto se hacía". Si la tribuna imperial se situara en en el lugar que incidía el haz de luz del óculo la figura del emperador re revestiría de un aura divina, como centro del Imperio y del universo. 

iStock

10 / 15

Antiinundaciones

Igual que los rayos de luz, la lluvia podía colarse por la abertura cenital de la cúpula. es por ello que el suelo del Panteón no es recto, sino mínimamente cóncavo para que el agua fluya hacia el canal de desagüe que se encuentra en todo el perímetro.

iStock

11 / 15

Natale di Roma

El cálculo era tan preciso que cada año, el día que se celebraba la fundación de la ciudad (il natale di Roma), el 21 de abril, el haz de luz iluminaba la monumental puerta de entrada. en el momento que seo ocurría, el emperador entraba en el templo poseído por un destello que resaltaba su naturaleza divina.

cenital

Shutterstock

12 / 15

Enclaustrado

Si el Panteón ha resistido el paso del tiempio ha sido también porque desde el siglo VII fue reconvertido en iglesia. "Lo que no han hecho los bárbaros, lo han hecho los Barberini" decían con sornma los romanos del siglo XVII, en referencia a la actividad destructiva de la Roma imperial emprendida por el papa Urbano VIII para levantar la Roma barroca de Lorenzo Bernini. la imagen sobre estas líneas muestra como quedó enclaustrado en la trama urbana moderna. 

La tumba de Rafael

Shutterstock

13 / 15

La tumba de Rafael

Si el Panteón es un templo a todos los dioses, ¿por qué la palabra se ha convertido en sinónimo de tumba? La respuesta se remonta al Viernes Santo de 1520, cuando la repentina muerte del artista más querido de Roma, el joven Rafael Sanzio, consternó a los habitantes de la capital pontificia. El artista fue enterrado en la entonces iglesia en una tumba que todavía hoy puede visitarse con el famoso epitafio: "Aquí yace Rafael. Mientras vivió, hizo temer a la naturaleza que fuera superada por él. Cuando murió, la naturaleza temió morir con él".

Las orejas de burro

The Granger Collection / Cordon Press

14 / 15

Las orejas de burro

Este óleo muestra una vista del Panteón en la Piazza de la Rotonda en 1754. Su particularidad radica en las llamadas orejas de asno, dos torres incorporadas al Panteón en el siglo XVII por orden del papa Urbano VIII y bautizadas así en tono de burla por los romanos de la época. La tradición atribuye esta "aberración tanto a Bernini como a Borromini, aunque no se sabe con seguridad quién fue el autor, ni si fue uno de ellos. Fueron retiradas en 1893. 

263067121

Picture Alliance

15 / 15

El edificio más célebre del mundo

A lo largo de la historia, el edificio y sobre todo su cúpula han sido el modelo que imitaron monumentos tan importantes como los Inválidos de París o la catedral de San Pablo en Londres. Miguel Ángel dijo de ella que había sido diseñada por ángeles y Urbano VIII mandó colocar una inscripción en un lado de la puerta que rezaba: "Éste es el edificio más célebre del mundo entero".