Dinastía Romanov

La muerte de Pedro I el Grande

De complexión robusta, pero de salud frágil, Pedro I, uno de los zares más grandes de Rusia, murió por una infección en la vejiga

Pedro I el Grande

HERITAGE / GTRES

El 8 de febrero de 1725 murió Pedro I el Grande, a los 52 años de edad, el prominente zar de la dinastía Romanov (1613-1917) y uno de los más grandes gobernantes de la historia de Rusia. Pedro I Alexéievich nació en Moscú o en los alrededores (su lugar de nacimiento es motivo de controversia) en 1672 y falleció en San Petersburgo, en la espléndida ciudad que él mismo fundó en 1703 en el delta del río Nevá y a través de la cual Rusia tuvo acceso al Báltico y se abrió más a las influencias occidentales.

«Pedro el Grande, un zar inspirado»

Retrato de Pedro el Grande, óleo de un artista anónimo posterior a Jean-Marc Nattier y al año 1717.  

Foto: © STATE HERMITAGE MUSEUM, SAINT PETERSBURG / HERMITAGE AMSTERDAM

Éstas son precisamente dos de las principales características del reinado de Pedro I el Grande: la Guerra del Norte (1700-1721) contra Suecia, que entonces dominaba el norte de Europa, y que convirtió a Rusia en una potencia mundial, y la occidentalización y modernización de su país, que emprendió a lo largo de toda su vida. Pedro I no recibió una educación sistemática, pero frecuentó el barrio de los extranjeros de Moscú, donde entró en contacto con europeos de toda índole. En 1697 y 1698 completó su formación cultural con un viaje por Europa occidental.

Es cierto que bebía en exceso, pero lanzarse al mar helado pudo acentuar sus problemas vesicales

Adiós a un zar

Retrato de Pedro I, el Grande en su lecho de muerte (1725). La obra fue realizada por el pintor Iván Nikítin.

Foto: Russian Museum

A pesar de su enorme estatura, Pedro I tenía una salud delicada. En 1724, el mismo año en que coronó emperatriz a Catalina I, su segunda esposa, mientras navegaba por la costa norte del Golfo de Finlandiay, según cuenta el cronista alemán Jacob von Stählin, que recopiló varias anécdotas de la vida del zar, se lanzó al mar helado para socorrer a un grupo de soldados. Este incidente pudo acentuar sus problemas vesicales y precipitar su muerte, aunque también es cierto que bebía en exceso. La autopsia confirmó que murió a causa de una infección de la vejiga.

Para saber más

El final de los Romanov, el asesinato de los últimos zares de Rusia

El asesinato de los zares Romanov

Leer artículo

Compártelo