Campos de Concentración

Muere David Dushman, el último liberador de Auschwitz

Aunque no fue de los primeros en entrar en este campo de exterminio, su unidad se encargó de llevar provisiones a los reclusos, que corrían peligro de morir de inanición tras la huida de los nazis. Tras toda una vida dedicada al servicio de Rusia, este veterano falleció el pasado 4 de junio en Munich a los 98 años.

imago st 0508 18340007 6448

Antes de morir, Dushman era el único liberador de Auschwitz todavía con vida.

Foto: Cordon Press

Durante la Segunda Guerra Mundial la Alemania Nazi creó una extensa red de centros de trabajo y exterminio para esclavizar y aniquilar a aquellos que creía inferiores como los judíos. De entre todos ellos, uno de los más conocidos e infames fue el de Auschwitz, donde se asesinó e incineró a más de un millón de personas. Afortunadamente la victoria de los Aliados en la guerra hizo posible que el centro fuera tomado por los rusos el 27 de enero de 1945, salvando de una muerte segura a más de 7.500 presos.

Un judío de Danzig

David nació en 1923 en el seno de una familia judía de Danzig, ciudad que actualmente forma parte de Polonia. Sin embargo los Dushman pronto se mudaron a Rusia, viviendo primero en Minsk y luego en Moscú, al ser su padre contratado para trabajar como director en un hospital de la capital.

En esa ciudad David se distinguió como un excelente practicante de la esgrima, llegando a ser campeón juvenil de Moscú en 1941. Sin embargo este fue también un período difícil para él, pues su padre fue arrestado en 1938 durante una de las purgas de Stalin y enviado a un gulag donde moriría sin volver a ver a su familia.

Danzig durante los años veinte.

Danzig durante los años veinte.

Foto: Cordon Press

Guerra y Liberación

Fuera para luchar contra la persecución de los judíos o por su sentido del deber, David dejó a un lado sus más que probables diferencias con Stalin para alistarse en el Ejército Rojo cuando Alemania invadió la URRSS en junio de 1941. Aunque las autoridades le presionaron para que no fuera al frente (al no querer arriesgarse a perder en batalla a un deportista tan prometedor), él se empeñó en combatir y fue asignado como conductor a uno de los modernos tanques T-34.

De esta forma, el joven Dushman participó en algunos de los episodios más destacados del frente oriental, como el aislamiento de los alemanes en Stalingrado durante el invierno de 1942-43 y la batalla de Kursk en verano, el mayor choque de tanques de la historia. En esos combates David se distinguió siempre por su valentía, recibiendo tres heridas y múltiples condecoraciones.

Un tanque T-34 avanza durante la batalla de Kursk.

Un tanque T-34 avanza durante la batalla de Kursk.

Foto: Cordon Press

Con los alemanes en retirada los rusos fueron presionando hacia el oeste, liberando primero Bielorussia y luego Polonia. En esta última los nazis habían construido muchos campos de concentración, entre ellos el de Auschwitz. Las primeras unidades en entrar en ese centro fueron los soldados de la 322 división de rifles, que aunque dieron parte del horror que encontraron, no pudieron quedarse a ayudar a los presos por tener que continuar adelante con la ofensiva.

Según una entrevista que concedió a la televisión rusa, Dushman fue de los segundos en llegar al campo, atravesando con otros cinco tanques la valla electrificada para repartir raciones de comida entre los presos. Sin embargo su unidad tampoco se pudo quedar, y partió de nuevo hacia el frente mientras el alto mando organizaba una operación urgente de socorro.

De los 100.000 presos que llegó a albergar Auschwitz, en el momento de su liberación quedaban poco más de 7.000.

De los 100.000 presos que llegó a albergar Auschwitz, en el momento de su liberación quedaban poco más de 7.000.

Foto: Cordon Press

"Vimos postes con alambre de espino a lo largo de la carretera. Detrás, había personas ojerosas y miserables con uniformes a rayas que se tambaleaban fuera de los barracones" explicó Dushman.

Soldados rusos ayudan en la recuperación de los prisioneros del campo.

Soldados rusos ayudan en la recuperación de los prisioneros del campo.

Foto: Cordon Press

La impresión que le causó la escena fue profunda. En una entrevista realizada por el diario alemán Sueddeutsche Zeitung, Dushman relató la miseria de los habitantes del campo: “Vimos postes con alambre de espino a lo largo de la carretera. Detrás, había personas ojerosas y miserables con uniformes a rayas que se tambaleaban fuera de los barracones, se sentaban y se echaban entre los muertos. Por todas partes había esqueletos. Fue horrible”. David y sus camaradas no conocerían la verdadera extensión de la matanza hasta la celebración de los juicios de Nuremberg y las investigaciones realizadas tras la guerra.

Espadachín soviético

Una vez fue licenciado del ejército David continuó con su truncada carrera deportiva y en 1951 se convirtió en campeón de la Unión Soviética, tras lo que fue elegido como entrenador de la selección femenina de esgrima, cargo que desempeñó con notable éxito durante 36 años.

El equipo femenino de la URRSS, entrenado por Dushman, consiguió un oro y un bronce en los juegos de Múnich.

El equipo femenino de la URRSS, entrenado por Dushman, consiguió un oro y un bronce en los juegos de Múnich.

Foto: Cordon Press

En la olimpiadas de Múnich de 1972 David fue testigo del atentado palestino contra los integrantes de la delegación israelí que se saldó con 17 fallecidos. Pese a este contratiempo, sus alumnas se desenvolvieron bien en los juegos, haciéndose con un oro en equipos y un bronce en categoría individual.

Aunque la Unión Soviética consiguió superar a los Estados Unidos en el palmarés su victoria pasó a un segudo plano cuando se produjo la matanza de los deportistas israelíes durante el atentado de Munich. En la foto uno de los dos helicópteros en los que se produjo la masacre.

Aunque la Unión Soviética consiguió superar a los Estados Unidos en el palmarés su victoria pasó a un segudo plano cuando se produjo la matanza de los deportistas israelíes durante el atentado de Munich. En la foto uno de los dos helicópteros en los que se produjo la masacre.

Foto: Cordon Press

En el plano personal David se casó en 1956 con Zoja Petrova, con quien tuvo un hijo al que llamaron Sergei. En 1990 emigraron a Austria durante la disolución de la URRSS, y en 1996 la familia se mudó de nuevo, esta vez a Múnich. Sin embargo estos felices años finales se vieron ensombrecidos por la muerte de su esposa en 2011, y la de Sergei en 2017, víctima de un cáncer de pulmón.

A lo largo de toda su vida Dushman visitó numerosas escuelas y dio conferencias para dar a conocer el horror de la persecución nazi, acudiendo asimismo a conmemoraciones para recordar a las víctimas de la guerra más destructiva de la historia.

Para saber más

La liberación de Auschwitz: rescatados del infierno nazi

La liberación del campo de exterminio de Auschwitz

Leer artículo