Grandes historiadores

Montesquieu, el pasado de Roma como lección política

Este escritor francés del siglo XVIII, autor de "El espíritu de las leyes" y teórico de la división de poderes en el Estado, encontró gran parte de la inspiración para sus teorías políticas en la historia de la antigua Roma.

El juramento de los Horacios, cuadro pintado por Jacques Louis David en 1784 y expuesto en el Toledo Museum of Art de Ohio.

El juramento de los Horacios, cuadro pintado por Jacques Louis David en 1784 y expuesto en el Toledo Museum of Art de Ohio.

El juramento de los Horacios, cuadro pintado por Jacques Louis David en 1784 y expuesto en el Toledo Museum of Art de Ohio.

Foto: PD

Charles-Louis de Secondat nació el 18 de enero de 1689 en el castillo de La Brède, próximo a Burdeos. Su familia, perteneciente a la antigua nobleza de la Guyena, hacía apenas dos generaciones que se había incorporado a la nobleza de toga, la noblesse de robe; ésta era llamada así por prosperar en el desempeño de las magistraturas públicas, que entonces se compraban y vendían.

Al ejercicio de las leyes se encaminó su formación, estudiando Derecho en la Universidad de Burdeos, y en 1714, tras la muerte de su padre, fue designado consejero del Parlamento de esta ciudad. Dos años después heredaba del barón de Montesquieu, su tío, este título y una de las presidencias del citado Parlamento.

Retrato anónimo de Charles-Louis de Secondat, barón de Montesquieu.

Retrato anónimo de Charles-Louis de Secondat, barón de Montesquieu.

Retrato anónimo de Charles-Louis de Secondat, barón de Montesquieu.

Foto: PD

El pensamiento político de Montesquieu

En 1721 publicó en Ámsterdam, de forma anónima, las Cartas Persas, un retrato satírico de la sociedad europea a través de los ojos de dos viajeros orientales, que supuso su inmediato triunfo en el mundo de las letras. Los salones de París le abrieron sus puertas, y allí residió durante un tiempo hasta que, tras ingresar en la Academia Francesa y vender en 1728 la presidencia del Parlamento (un cargo burocrático poco compatible con su curiosidad e intereses), emprendió un largo viaje por Europa. Recorrió Austria, Italia, Suiza, Holanda y, en especial, Inglaterra, estudiando las instituciones y tradiciones políticas de los distintos países, esfuerzo que alimentó su reflexión posterior.

Montesquieu residió en París durante un tiempo, y después emprendió un largo viaje por Europa.

Portada de El espi´ritu de las leyes publicado en 1748.

Portada de El espi´ritu de las leyes publicado en 1748.

Portada de El espi´ritu de las leyes publicado en 1748.

Foto: PD

En 1731, de nuevo en Francia, se instaló en La Brède, donde escribió sus dos obras mayores. La primera, Consideraciones sobre las causas de la grandeza y decadencia de los romanos, vio la luz en 1734. Cuando ya se habían sucedido siete ediciones de la misma apareció, en 1748, El espíritu de las leyes, que conoció un éxito fulminante, con más de veinte ediciones en dos años.

Para saber más

Voltaire por Nicolas de Largillière

Voltaire, el filósofo que siempre tenía razón

Leer artículo

Las formas de gobierno de Montesquieu

Las Consideraciones, que trazan la historia de Roma desde sus orígenes hasta la crisis del Imperio bizantino en el siglo XIV, constituyen un hito en el análisis racional del pasado. Montesquieu, en efecto, no considera la intervención de la providencia como motor del cambio histórico, sino que busca las causas de este en la propia sociedad romana. Si su grandeza radicó en las instituciones y las virtudes republicanas, su decadencia provino (entre otros motivos) de una expansión tan colosal como rápida, que dio el poder a los jefes militares abriendo con ello paso al Imperio, régimen que supuso el fin de las antiguas libertades.

Montesquieu no considera la intervención de la providencia como motor del cambio histórico.

Montesquieu desarrolló las ideas que tenía John Locke acerca de la división de poderes.

Montesquieu desarrolló las ideas que tenía John Locke acerca de la división de poderes.

Montesquieu desarrolló las ideas que tenía John Locke acerca de la división de poderes.

Foto: PD

Esta aproximación de Montesquieu al estudio del pasado, sumada a sus conocimientos de derecho, de historia antigua y medieval y de las instituciones políticas, en especial de las inglesas (gran propietario de viñedos, exportaba sus caldos a Inglaterra y Holanda), se halla en la base de El espíritu de las leyes. La obra marca el nacimiento de la sociología política, con la investigación de los fundamentos de las formas de gobierno –de las que Montesquieu distingue tres: la monárquica, sustentada en el honor; la republicana, asentada en la virtud; y la despótica, que descansa en el temor–, las cuales dependen, en su opinión, de factores como las tradiciones culturales, la economía, la geografía o el clima.

Para saber más

Jean-Jacques Rousseau

Rousseau: el filósofo que no quería ser ilustrado

Leer artículo

Condenado por la Sorbona

Montesquieu consideró como modelo ideal el de la monarquía parlamentaria inglesa, en el que existen poderes que limitan la voluntad del príncipe. Hay en este punto un eco del gobierno de la Roma republicana, "admirable, porque desde su nacimiento, sea por el espíritu del pueblo, la fuerza del Senado o la autoridad de ciertos magistrados, estaba constituido de tal modo que todo abuso de poder podía ser corregido" (Consideraciones, capítulo VIII).

Montesquieu consideró como modelo ideal de gobierno la monarquía parlamentaria inglesa, que limita la voluntad del príncipe.

El espi´ritu de las leyes fue condenado por la Universidad de la Sorbona.

El espi´ritu de las leyes fue condenado por la Universidad de la Sorbona.

El espi´ritu de las leyes fue condenado por la Universidad de la Sorbona.

Foto: iStock

Aunque no publicó con su nombre las dos obras citadas para evitar problemas con la Corona y con la Iglesia, El espíritu de las leyes fue condenado por la Sorbona y en 1752 Roma lo incluyó en el Índice de libros prohibidos. Tres años después, el 10 de febrero de 1755, casi ciego al cabo de una vida dedicada a la lectura y la escritura, Montesquieu fallecía en París.

Para saber más

pd - Liobertad guiando al pueblo. Cuadro pintadio por Eugène Delacroix en 1830 y expuesto en el Museo del Louvre.

Consecuencias de la Revolución francesa: su legado y su impacto

Leer artículo