Un símbolo misterioso

La menorá, el candelabro sagrado del judaísmo

¿Cuál es el origen e historia de la menorá, el candelabro de siete brazos propio de la religión judía? Sus orígenes se remontan a la historia del Éxodo, pero su forma y destino final aún son objeto de discusión.

Menorá en el Temple Institute, Jerusalén

Menorá en el Temple Institute, Jerusalén

Foto: ariely (CC)

“Harás además un candelabro de oro puro. El candelabro, su base y su caña han de hacerse labrados a martillo; sus copas, sus cálices y sus flores serán de una pieza con él. Y saldrán de sus lados seis brazos: tres brazos del candelabro de uno de sus lados y tres brazos del candelabro del otro lado. Habrá tres copas en forma de flor de almendro en un brazo, con un cáliz y una flor; y tres copas en forma de flor de almendro en el otro brazo, con un cáliz y una flor; así en los seis brazos que salen del candelabro. Y en la caña del candelabro habrá cuatro copas en forma de flor de almendro, con sus cálices y sus flores. Y habrá un cáliz debajo de los dos primeros brazos que salen de él, y un cáliz debajo de los dos siguientes brazos que salen de él, y un cáliz debajo de los dos últimos brazos que salen de él; así con los seis brazos que salen del candelabro. Sus cálices y sus brazos serán de una pieza con él; todo ello será una sola pieza de oro puro labrado a martillo. Entonces harás sus siete lámparas; sus lámparas serán levantadas de modo que alumbren el espacio frente al candelabro. Y sus despabiladeras y sus platillos serán de oro puro. El candelabro, con todos estos utensilios, será hecho de un talento de oro puro. Y mira que los hagas según el diseño que te ha sido mostrado en el monte”.

Este fragmento del Libro del Éxodo es la primera descripción que se tiene de la menorá, el candelabro de siete brazos que constituye uno de los elementos litúrgicos más antiguos del judaísmo. Pese a su detallada descripción, lo cierto es que se desconoce cómo era exactamente la menorá original o qué sucedió con ella.

Menorá Pentateuco de Ratisbona

Menorá Pentateuco de Ratisbona

Menorá representada en el Pentateuco de Ratisbona

Foto: Israel Museum, Ratisbona (CC)

El origen de la menorá

Según la tradición judía, la menorá fue construida en un principio para usarse en el Tabernáculo, un santuario portátil fabricado por Moisés durante la travesía por el desierto hacia la Tierra Prometida y que habría sido el primer lugar de culto de los israelitas. Al construir el Primer Templo de Jerusalén se habría trasladado la menorá original, que permaneció allí hasta el saqueo por parte de los babilonios en el año 587 a.C.

Cuando Babilonia fue derrotada e integrada en el Imperio Aqueménida, los persas habrían restituido el candelabro sacro a los judíos, que lo habrían colocado en el Segundo Templo. Allí permaneció hasta la destrucción y el saqueo del santuario en el año 70 d.C. a manos de los romanos comandados por el futuro emperador Tito. De ese momento data la primera representación gráfica de la menorá, en un relieve del Arco de Tito en Roma: una base escalonada con un brazo central y otros tres semicirculares. Sin embargo, esta fuente puede no ser fiable ya que el relieve podría haber sido realizado por un artista que nunca hubiera visto la menorá.

Menorá en el Arco de Tito

Menorá en el Arco de Tito

Menorá en el Arco de Tito

Foto: Anthony M.

El historiador romano de origen judío Flavio Josefo explica que el candelabro sagrado fue exhibido como trofeo en Roma y después depositado en el Templo de la Paz. Procopio, historiador bizantino del siglo VI, escribió que la menorá fue robada durante el saqueo de Roma por parte de los vándalos en el año 455 d.C. y posteriormente recuperada por el general bizantino Belisario, que la exhibió en Constantinopla antes de retornarla a Jerusalén. Sin embargo, de todo esto no hay pruebas ni se conoce el destino final de la menorá – suponiendo que aún fuese la original –, que en ese momento desaparece de la historia.

La auténtica forma de la menorá

¿Pero cómo era exactamente la menorá? La verdad es que se han hecho tantas representaciones que resulta difícil, sólo a partir de la descripción del Libro del Éxodo, hacerse una idea precisa. La multitud y variedad de ilustraciones realizadas en libros sacros tampoco ayuda, puesto que fueron realizadas en gran medida en base al arte de cada tiempo y lugar. Además, nada garantiza que el candelabro que según la tradición fue construido para el Tabernáculo fuese el mismo que existió en todas las épocas.

Menorá en la piedra de Magdala

Menorá en la piedra de Magdala

Menorá en la piedra de Magdala

Foto: Hanay (CC)

En el año 2009 fueron descubiertos, en las ruinas de la antigua ciudad de Magdala (Israel), los restos de una sinagoga del siglo I d.C. En uno de los bloques de piedra se encontró la representación de una menorá cuya imagen es bastante distinta de la representada en el Arco de Tito: esta tiene una base triangular y brazos de forma poligonal en lugar de semicircular. Esta representación podría considerarse más fiable que la romana al haber sido realizada presumiblemente por un artista judío, el cual podría incluso haber visto el objeto auténtico.

En la actualidad siguen empleándose réplicas de la menorá, cuya forma es muy variable. Los únicos requisitos estándar son que tengan siete brazos, que todas las lámparas estén situadas en el extremo de los brazos y que se encuentren todas a la misma altura; la mayoría optan por brazos de forma semicircular o elíptica, pero también las hay con forma poligonal o de otro tipo. Tradicionalmente se encienden con lámparas de aceite, aunque también pueden usarse velas.

Para saber más

Judea, la provincia ingobernable del Imperio Romano

Judea, la provincia ingobernable del Imperio Romano

Leer artículo