Secretos y curiosidades

Las mejores obras de arte de la historia llegan a Twitter en forma de hilos

Cada viernes analizamos los detalles de las obras más famosas de la historia. Aquí recopilamos los hilos de Twitter de cuadros de Picasso, El Bosco, Van Gogh, El Greco...

Twitter Hilos

El jardín de las delicias, Los girasoles, la Victoria de Samotracia... ¿Quiénes son sus autores, cómo fueron realizadas, por qué, qué mensajes ocultos contienen? Cada viernes, la revista Historia de National Geographic analiza una obra de arte y desvela algunas curiosidades y secretos que se esconden detrás de las piezas más icónicas de los grandes maestros de la historia del arte en un hilo de Twitter. En este artículo recopilamos los hilos publicados hasta el momento para que no te pierdas ni un detalle. Si te interesa, ya sabes, cada viernes estate atento a nuestra cuenta de Twitter: @historiang.

El Jardín de las delicias

Lleno de detalles curiosos y símbolos ocultos, sobre el retablo de El Bosco podría escribirse una enciclopedia. ¿Sabías que incluyó una partitura musical en las nalgas de uno de sus muchos personajes? Una escena verdaderamente surrealista de la que cada día se descubren nuevos detalles.

El nacimiento de Venus

¿Cómo se atrevió Sandro Botticelli a pintar una diosa pagan desnuda a tamaño natural? La Florencia de los Médicis y los grandes genios del siglo XV crearon un nuevo lenguaje artístico que superó el encorsetamiento religioso para devolver al hombre al centro del mundo.

La Victoria de Samotracia

La Victoria alada de Samotracia se ha convertido en uno de los iconos de Louvre. Una diosa que se posa sobre la proa de un barco anunciando la victoria de su escuadra naval en una guerra. ¿Sabías que en realidad fue un puzzle que tuvo que reconstruirse en el siglo XIX?

Las señoritas de Aviñón

Sin Picasso no hubieran existido las vanguardias artísticas del siglo XX (o al menos tal y como las conocemos): Las señoritas de Aviñón es la obra sobre la que nació el cubismo y que rompió los cánones sobre la representación de la realidad vigentes dese hacía miles de años.

Los Girasoles

Vincent van Gogh es uno de los pintores más cotizados de la actualidad, pero mientras vivía tan sólo consiguió vender uno de sus cuadros. Los girasoles es una de sus obras más reconocidas. En realidad son seis óleos con el mismo nombre y temática que pintó para recibir a su amigo Gauguin en Arles.

El entierro del señor de Orgaz

Picasso (el padre del arte moderno) consideraba a El Greco, uno de sus referentes, así que podemos decir que el cretense es el abuelo de la pintura de vanguardia. En El entierro del conde de Orgaz combina la representación de personajes más típica de su época con las figuras alargadas y vaporosas que caracterizan su estilo.

Dos Fridas

La mexicana más famosa del mundo, Frida Kahlo, tuvo una vida muy complicada y llena de sufrimiento. Repasamos una de sus obras más famosas y descubrimos cómo ese tormento está reflejado en esta maravilla de la historia del arte.

Lección de anatomía

Rembrandt adquirió fama internacional con este cuadro lleno de curiosidades. La mano derecha del muerto, la vestimenta de los doctores, los músculos en tensión... Te contamos unas cuantas en este hilo.

Busto de Nefertiti

Uno de los bustos más famosos de la historia se encuentra expuesto en Berlín y os aseguramos que, en directo, es absolutamente maravilloso. Aquí repasamos algunas de las curiosidades y el misterio que rodean a esta pieza esencial en la historia del arte.

La Escuela de Atenas

Rafael Sanzio vivió deprisa, murió joven y dejó un bonito cadáver. No solo eso, también dejó varias de las pinturas más sobresalientes del Renacimiento, tanto que sus contemporáneos valoraban su talento por encima del de Miguel Ángel. Una de esas obras es un mural que recrea a los más célebres filósofos de la Antigüedad: La escuela de Atenas.

Los rostros de Jesucristo

Una persona blanca, de mediana edad con barba y melena. Esa es la imagen de Jesucristo que todos tenemos en mente, pero no siempre ha sido siempre así. ¿Sabías que la primera representación de Jesucristo es una sátira sobre los cristianos y tiene cabeza de burro? En este hilo repasamos el rostro que se ha dado a Dios hijo en diferentes periodos históricos y distintas partes del mundo.

La última cena

Los monjes dominicos encargaron a Leonardo da Vinci que decorara una de las paredes del comedor de su monasterio en Milán. El resultado fue La última cena, una obra tan impresionante y revolucionaria como delicada. La más mínima alteración de las condiciones ambientales la destruye irremediablemente, por lo que su visita está muy restringida.

El Guernica

Repetimos artista para recordar un hecho histórico tristemente famoso: el Guernica de Pablo Picasso. El bombardeo sobre la población vasca en abril de 1937 inspiró al artista malagueño para pintar un monumental óleo que se ha convertido en un símbolo de la barbarie que provoca la guerra sobre los más débiles e indefensos.

Los Fusilamientos

La madrugada del 3 de mayo de 1808, las tropas napoleónicas fusilaron en el Monte del Príncipe Pío a cuarenta personas acusadas de participar en el levantamiento de los madrileños contra la dominación francesa. Francisco de Goya retrató ese momento de represión salvaje en uno de sus cuadros más famosos.

La puerta de Ishtar

La puerta de Ishtar era la entrada más monumental a la Babilonia de Nabucodonosor II. Construida en adobe forrado de ladrillos vidriados de un azul intenso, estaba destinada a impresionar a los visitantes de la ciudad más poderosa de Mesopotamia en el siglo VI a.C.

Moais

Más de 900 misteriosas esculturas de varias toneladas de peso se reparten por toda Rapa Nui. La llamada por los europeos Isla de Pascua fue el hogar de una floreciente civilización que desapareció de repente y que dejó estos gigantescos tótems como vestigio de su existencia.

El grito

La obra más conocida de Edvard Munch se ha convertido en un icono que muchos comparan con la propia Mona Lisa. El anónimo personaje representa la angustia humana ante lo desconocido y lo incontrolable. Para realizarlo, el pintor noruego se basó en una experiencia personal: la contemplación de la inmensidad del fiordo de Oslo durante un paseo vespertino y el estremecimiento que esa visión le produjo.

La estatua de la libertad

Convertida en uno de los símbolos de Nueva York, la Estatua de la Libertad fue un regalo que Francia quiso hacer a los Estados Unidos para celebrar el centenario del nacimiento de la joven nació. Su construcción fue posible gracias a los avances tecnológicos de la Revolución Industrial.

La rendición de Breda

Fue la última gran victoria de los ejércitos españoles en el siglo XVII. Felipe IV quiso que la toma de la ciudad holandesa de Breda fuera recordada como una importante gesta militar pero también como un ejemplo de la magnanimidad de la Corona con los vencidos. Un encargo propagandístico en toda regla que, al caer en manos de Velázquez se convirtió también en una de las pinturas más destacadas de todos los tiempos.

El beso

Un hombre abraza y besa a su pareja con pasión. El austriaco Guzstav Klimt convirtió esta aparentemente sencilla escena en uno de los iconos del amor y la pasión y una de las obras de arte más admiradas de todos los tiempos. Una pintura que combina el óleo con láminas de oro y plata al estilo de los mosaicos bizantinos.

David

A principios del siglo XVI, Miguel Ángel Buonarroti esculpió una estatua gigante con la que se ganó el reconocimiento de sus contemporáneos y que se ha convertido en la escultura más famosa de todos los tiempos. Cada parte del cuerpo y cada músculo de este David pone de manifiesto la tensión física y psicológica del futuro rey hebreo antes de entrar en combate contra el gigante Goliat, pero también los increíbles conocimientos anatómicos del artista.

Stonehenge

Este monumento neolítco sirvió de observatorio astronómico durante la Edad del Bronce. Su construcción comenzó hace cinco mil años y fue abandonado mil quinientos años después; todavía no sabemos por qué se edificó ni las razones que llevaron a su olvido.

La balsa de la Medusa

Téodore Géricault transformó la odisea de decenas de náufragos a la deriva en una precaria balsa en una de las pinturas históricas más celebradas. Una obra cuyos protagonistas no son héroes mitológicos ni militares ilustres y cuya expresividad y pasión suponen uno de los hitos del Romanticismo francés.

El carro del heno

El personal e inconfundible estilo de El Bosco se pone de manifiesto en este tríptico que es una alusión al pecado y al afán humano por acumular bienes superfluos e innecesarios. Decenas de hombres y mujeres, incluso reyes y papas, se apresuran a coger su puñado de heno de un gran carro aunque su actitud les lleve directamente al infierno.

Caravaggio, el pintor pendenciero

Michelangelo Merisi comenzó su carrera artística en Roma como pintor de frutas y hortalizas pero la fama de sus episodios bíblicos lo convirtió en uno de los más solicitados artistas de la ciudad. El único problema es que en esas escenas reflejaba el mundo mísero y violento que él frecuentaba. Su obra levantó tanta admiración como escándalo y su vida estuvo marcada por peleas y pendencias llegando a estar envuelto en la muerte de otro hombre.

La Libertad guiando al pueblo

Amigo y discípulo de Géricault, Éugene Delacroix retrató una mujer corriente pero con aires de divinidad clásica guiando a los revolucionarios parisinos contra los abusos de la monarquía. Detrás de ella, campesinos, estudiantes y obreros se unen para enfrentarse a la tiranía y morir por la libertad de su conciudadanos si es necesario. La Libertad guiando al pueblo recrea las tres jornadas Gloriosas de 1831 que acabaron con los Borbones en Francia y establecieron de forma definitiva la bandera tricolor como la enseña oficial francesa.

Escenas de verano en el arte

Desde mosaicos romanos con mujeres haciendo deporte en bikini a las estampas burguesas de bañistas en las orillas del sena del siglo XIX. Los artistas de todas las épocas han reflejado escenas de relax asociadas al buen tiempo y al calor. Sin olvidar que durante mucho tiempo el verano era sinónimo de trabajo duro en la cosecha y no de relax y gozo de los placeres de la vida, actividades reservadas a la élite que financiaba a los artistas que las retrataron.

La máscara de Tutankamón

Es la pieza más conocida del arte del antiguo Egipto. La joya de la corona del increíble tesoro que Howard Carter encontró en 1922. Pero la máscara funeraria de Tutankamón es también un símbolo de poder político y religioso que el faraón ejercía sobre su gran imperio. El tesoro del faraón guarda numerosos misterios que todavía no han sido desvelados.

Sorolla, el pintor de la luz

Chicos en la playa es sin duda la pintura más conocida de Joaquín Sorolla. Un óleo que representa perfectamente su estilo, escenas sencillas y costumbristas, reflejo de los colores y la luz de las playas mediterráneas, pero también del bienestar y el optimismo que invadía al pintor durante sus largas estancias en la costa valenciana.

Artemisia Gentileschi, la artista olvidada

Víctima de una violación en su juventud, esta pintora italiana del siglo XVII triunfó como artista en un mundo exclusivamente masculino. Su condición de mujer hizo que durante varios siglos su obra no fuese tan conocida como la de otros artistas varones contemporáneos a ella, pero sus creaciones rivalizan e incluso superan en calidad a las de su maestro, Caravaggio.

El encuentro de Marco Antonio y Cleopatra

Él era uno de los dos hombres más poderosos de Roma y se había convertido en el dueño del Mediterráneo oriental, ella era la soberana de Egipto y luchaba por mantener el trono y la independencia de su país frente al coloso Romano. La entrevista que mantuvieron Marco Antonio y Cleopatra en la ciudad de Tarso en el año 41 a.C. fue mucho más que una reunión política y Lawrence Alma-Tadema se encargó de recrearla con precisión y maestría veinte siglos después de producirse.

El Partenón

Después de la victoria griega ante el todopoderoso imperio persa en las guerras Médicas, Pericles decidió que había que erigir en Atenas un templo que reflejara el esplendor de la ciudad y su superioridad, tanto militar como cultural. El Partenón es, más de dos milenios después, un icono de la humanidad.

Las Meninas de Picasso

Pablo Picasso era un gran admirador de Diego Velázquez, hasta el punto de hacer un estudio exhaustivo de su obra más conocida, Las Meninas, y reinterpretarla de manera obsesiva durante poco más de dos meses en su residencia de Cannes. El propio Picasso dijo: "Si el que las copiara fuera yo, probaría de hacerlo a mi manera [...] Así, poco a poco, iría pintando unas Meninas que serían detestables para el copista de oficio, pero serían mis Meninas". El resultado, aquí abajo.

La Venecia de Canaletto

En el siglo XVIII, Venecia era una ciudad decadente que escondía su declive detrás de una falsa apariencia de grandeza y esplendor que nadie representó mejor que Giovanni Antonio Canal, Canaletto. La atmósfera de sus vedutas, vistas urbanas en perspectiva a las que él dotaba de en muchas ocasiones de un estilo cartográfico, plasmaban el aspecto de la ciudad y sus principales monumentos y reflejaba su diversidad social.

La Gran pirámide de Keops

Hace 5.000 años los faraones de Egipto comenzaron a ser enterrados en pirámides, gigantescos monumentos de piedra que se hicieron cada vez más grandes e imponentes. El apogeo de este tipo de construcciones se alcanzó con la pirámide de Keops, cuya construcción empleó décadas y que durante milenios fue el edificio más alto construido por el hombre.

María Tudor por Antonio Moro

En 1553 María I tenía 38 años y acababa de subir al trono de Inglaterra. El emperador Carlos V maniobró entonces para casar a su hijo y heredero, Felipe, con la nueva monarca y retornar el catolicismo a Gran Bretaña. A Tomás Moro se le encargó una difícil misión: hacer el retrato nupcial de una mujer que entonces se consideraba vieja y fea sin esconder su verdadero aspecto pero reflejando su dignidad como reina.

Ronda de noche, de Rembrandt

En 1642, la milicia cívica de arcabuceros de Ámsterdam encargó a Rembrandt Harmenszoon van Rijn un retrato colectivo de sus miembros para colgar en su sede. El resultado fue Ronda de noche, una de las obras maestras más espectaculares de la historia del arte que no representa ni una patrulla militar ni es una escena nocturna. ¿Qué escena representa en realidad? Aquí lo explicamos.

Mont Saint-Michel

Si el Mont Saint-Michel hubiese perecido engullido por las aguas del Atlántico en alguna de sus fuertes acometidas, ahora dudaríamos si existió alguna vez o fue tan solo fruto de la imaginación de las mentes medievales, tan pías y propensas las historias legendarias y milagreras. Por suerte no tenemos que hacernos esta pregunta porque el peñasco sigue ahí y sobre él un monasterio fascinante con más de mil años de historia.

Impresión, sol naciente

"Hay que saber aceptar las críticas y usarlas para mejorar". Sin duda es mucho más fácil decirlo que hacerlo, sobre todo si la crítica es destructiva e hiriente. Eso hizo Claude Monet después de que un periodista se riera de la impresión que le causó un aparentemente sencillo paisaje, Impresión, sol naciente, y las obras de sus compañeros llamándoles impresionistas para burlarse de ellos. Adoptaron el término y cambiaron el rumbo de la historia del arte.

Un mito fundacional americano: La muerte del general Wolfe

Lo que ahora son Estados Unidos y Canadá fueron colonizados a partir del siglo XVII por europeos protestantes que huían de la persecución religiosa en el Viejo Continente y por sus descendientes. Así que no contaban con una milenaria historia ni con héroes legendarios en los que sustentar su existencia. Tuvieron que crearlos a toda prisa y eso es lo que hizo Benjamin West con La muerte del general Wolfe, en una batalla sobre la que los colonos anglosajones cimentaron su dominio de Norteamérica.

La Navidad y el arte

La Iglesia ha sido una de las instituciones más poderosas de la historia. Ha influido decisivamente en la política, la economía y, también en el arte, en el que los temas religiosos han proliferado durante siglos. Un ejemplo de ello es el tratamiento de una de las principales celebraciones del calendario católico, la Navidad.

Velázquez, el "fotógrafo" de la corte

Sus contemporáneos decían de sus pinturas que eran "la verdadera imitación de la naturaleza". Diego Velázquez llevó el retrato a un nivel casi fotográfico y dotó a sus personajes de una dimensión psicológica desconocida hasta entonces. En sus cuatro décadas como pintor en la corte de Felipe IV retrató tanto al rey, a su familia y a los más importantes ministros del Estado con la misma dignidad que a los enanos, bufones y demás sirvientes de la corte.

La muerte de Marat

Jean Paul Marat era un líder muy carismático de la revolución Francesa. Amado por sus amigos pero muy odiado por sus enemigos. Su asesinato mientras tomaba un baño fue convertido en un símbolo de la revolución por su amigo el pintor Jacques Louis David. Y Marat fue elevado a la categoría de mártir.

Laocoonte y sus hijos

Un sacerdote troyano y sus dos hijos estrangulados por una serpiente. Esta escultura representa lo mejor del estilo helenístico. Permaneció enterrada un milenio y al ser redescuierta ejerció una gran influencia sobre Miguel Ángel Buonarroti.

La mezquita de Córdoba

Se trata de la obra cumbre de la arquitectura islámica en al-Andalus, con su característico bosque de columnas y arcos de herradura bicolor. Un edificio que los cristianos no se atrevieron a derruir a pesar de ser obra de "infieles". En lugar de ello, decidieron edificar una catedral católica dentro, dando lugar a uno de los monumentos más singulares de España y el mundo

Las tres gracias

A mediados del siglo XVII, Pedro Pablo Rubens pintó un cuadro con tres mujeres desnudas de cuerpos robustos y contundentes. La obra se ha convertido en un canto al amor y a la felicidad, y también en una exaltación del cuerpo femenino.

Salvator Mundi

Un cuadro de Leonardo da Vinci del que había muy pocas referencias, que parecía perdido durante más de dos siglos y que apareció "de la nada" en 2005. ¿Existió alguna vez? ¿Lo pintó realmente Leonardo o es fruto de un alumno aventajado de su taller? Lo cierto es que por él se pagaron 450 millones de dólares y todavía hoy el mundo del arte discute sobre él.

Compártelo