Civilización Maya

Los mayas de Tikal usaron un sofisticado sistema de filtrado del agua

Un nuevo estudio de la Universidad de Cincinnati sugiere que los habitantes de esta antigua ciudad maya ubicada en las selvas de Guatemala usaron minerales para purificar el agua de sus embalses. Es decir, los mayas crearon este sistema de filtración de agua casi 2.000 años antes de que se usaran sistemas similares en Europa, convirtiéndolo en uno de los sistemas de tratamiento de agua más antiguos de su tipo en el mundo.

Amanece sobre las ruinas de la antigua ciudad maya de Tikal.

Amanece sobre las ruinas de la antigua ciudad maya de Tikal. Foto: iStock

En la actualidad, mucha gente utiliza filtros para eliminar impurezas del agua. Pues bien, ahora un grupo de investigación ha descubierto que en Tikal, los mayas, ya usaban un sistema de filtrado del agua con esta misma finalidad. Un grupo multidisciplinar de investigadores de la Universidad de Cincinnati, compuesto por antropólogos, geógrafos y biólogos, ha descubierto que los antiguos pobladores de la antaño poderosa ciudad maya de Tikal (cuyas impresionantes ruinas se alzan en las selvas de Guatemala) construyeron filtros de agua utilizando materiales que importaban desde lugares situados a muchos kilómetros de distancia. Los arqueólogos han llegado a esta conclusión tras hallar evidencias de un sofisticado sistema de filtros naturales en el embalse del Corriental, uno de los cinco depósitos de agua potable que había en Tikal.

Filtros naturales

Los investigadores han identificado cuarzo cristalino y zeolita en Tikal, aunque este último mineral se halló sólo en el embalse del Corriental. El cuarzo encontrado en la arena gruesa y la zeolita, un compuesto cristalino que está formado por silicio y aluminio, crean un tamiz molecular natural. Para identificar zeolita y cuarzo cristalino en los sedimentos del depósito de agua del Corriental, los científicos realizaron un análisis de difracción de rayos X (una técnica que se utiliza para determinar la disposición de los átomos en el interior de un cristal).

El cuarzo encontrado en la arena gruesa y la zeolita, un compuesto cristalino que está formado por silicio y aluminio, crean un tamiz molecular natural.

En principio, este tipo de filtros naturales habrían eliminado del agua microbios dañinos para la salud, compuestos ricos en nitrógeno, metales pesados como el mercurio y otras toxinas, según explica Kenneth Barnett Tankersley, profesor asociado de Antropología en la Universidad de Cincinnati y autor principal del estudio, publicado en la revista Scientific Reports. Según apunta el investigador, "lo interesante es que este sistema seguiría siendo efectivo hoy en día y los mayas lo descubrieron hace más de 2.000 años. Los mayas crearon este sistema de filtración de agua casi dos mil años antes de que se usaran sistemas similares en Europa, convirtiéndolo en uno de los sistemas de tratamiento de agua más antiguos de su tipo en el mundo".

Cristales de cuarzo.

Cristales de cuarzo.

iStock

Origen lejano

Un equipo de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Cincinnati, del que también formó parte el profesor asistente de investigación Christopher Carr, experto en Cartografía de Sistemas de Información Geográfica, rastreó el origen de la zeolita y el cuarzo hasta las empinadas crestas situadas alrededor de la depresión del Bajo de Azúcar, a unos treinta kilómetros al noreste de Tikal. De hecho, para los antiguos mayas, hallar maneras de conseguir y almacenar agua limpia era de vital importancia. Al igual que otras ciudades mayas, Tikal fue construida sobre piedra caliza porosa que hacía difícil el acceso al agua potable durante gran parte del año, durante las sequías estacionales.

El equipo rastreó el origen de la zeolita y el cuarzo hasta las empinadas crestas situadas alrededor de la depresión del Bajo de Azúcar, a unos treinta kilómetros al noreste de Tikal.

Por su parte, el profesor de Geografía Nicholas Dunning, que también ha participado en el estudio, encontró una fuente probable de cuarzo y zeolita hace unos diez años mientras hacía trabajo de campo en Guatemala. "Era una toba volcánica expuesta y erosionada de granos de cuarzo y zeolita. Estaba sangrando agua a un buen ritmo. Los trabajadores llenaron sus botellas con ella. Era famosa localmente por lo limpia y dulce que era el agua", comenta. Dunning tomó muestras del material y el estudio determinó que el cuarzo y la zeolita coincidían estrechamente con los minerales encontrados en Tikal. "Probablemente fue a través de una observación empírica muy inteligente que los antiguos mayas vieron que este material en particular estaba asociado con agua limpia e hicieron algún esfuerzo para llevarlo a su ciudad", afirma el investigador.

Para saber más

El imperio perdido de los mayas

El imperio perdido de los mayas

Leer artículo

Agua potable, un elemento vital

Según otro de los autores del estudio, el profesor emérito de Antropología Vernon Scarborough, la mayoría de las investigaciones sobre la gestión antigua del agua han tratado de explicar cómo las civilizaciones la conservaban, recolectaban o desviaban. "La calidad del agua potable ha seguido siendo difícil de abordar. Este estudio ha abierto esta línea de investigación mediante la identificación de la calidad de una fuente de agua y cómo se podría haber establecido y mantenido". Por supuesto, reconstruir las vidas, los hábitos y las motivaciones de una civilización de hace miles años es complicado, apunta Nicholas Dunning. "No tenemos pruebas absolutas, pero tenemos pruebas circunstanciales fuertes. Nuestra explicación tiene un sentido lógico".

Este estudio ha abierto la agenda de investigación mediante la identificación de la calidad de una fuente de agua y cómo se podría haber establecido y mantenido

"Esto es lo que tienes que hacer como arqueólogo", ha corroborado asimismo el biólogo David Lentz. "Tienes que resolver un rompecabezas con algunas de las piezas que faltan." Lentz cree que este sistema de filtración habría protegido a los antiguos mayas de bacterias dañinas y otras toxinas que de otra manera podrían haber hecho enfermar a las personas que bebían del depósito. Según él, "los antiguos mayas descubrieron que este material producía charcos de agua clara".

Cerámica maya que recrea a un alto personaje bebiendo.

Cerámica maya que recrea a un alto personaje bebiendo.

Cordon Press

Una innovación que no fue suficiente

Se han observado también sistemas complejos de filtración de agua en otras civilizaciones antiguas, en Grecia, Egipto y el sur de Asia, pero este es el primero observado en el continente americano. Según Tankersley, "los antiguos mayas vivían en un entorno tropical y tenían que ser innovadores. Y esta es una innovación notable. Mucha gente cree que los nativos americanos en el hemisferio occidental no disponían de la misma ingeniería o músculo tecnológico que lugares como Grecia, Roma, India o China. Pero cuando se trata de la gestión del agua, los mayas estaban milenios por delante", concluye el investigador.

El descubierto en Tikal es el primer sistema complejo de filtración de agua observado en el continente americano.

Pero lo que está claro es que estos elementos de filtrado naturales utilizados por los mayas de Tikal no fueron suficientes para acabar con las cianobacterias procedentes del cinabrio con que los mayas pintaban sus construcciones y que al parecer terminaron por contaminar sus acuíferos. De hecho, hace unos meses se publicó un estudio de la misma universidad sobre la causa del rápido abandono de Tikal, y en él se sugería que el éxodo masivo de la ciudad podía estar relacionado con la irremediable contaminación del agua de sus embalses.

Cinabrio rojo, un pigmento muy usado por los mayas para pintar sus monumentos.

Cinabrio rojo, un pigmento muy usado por los mayas para pintar sus monumentos.

iStock

Para saber más

Descubren el posible motivo del abandono de la ciudad maya de Tikal

¿Por qué abandonaron Tikal?

Leer artículo

Compártelo