Incansable buscadora de fósiles

Mary Anning, la paleontóloga olvidada

Aunque actualmente Mary Anning es poco conocida, la aportación a la Paleontología de esta incansable buscadora de fósiles, infravalorada en su tiempo por su condición de mujer, fue fundamental en el descubrimiento de nuevas especies de reptiles marinos y voladores, y contribuyó a arrojar nueva luz sobre estos grandes especímenes extinguidos hace millones de años.

Foto: CC

Cuando pensamos en algunos de los grandes reptiles marinos que nadaron en los mares de la Tierra hace millones de años, o en los que surcaron los cielos de nuestro planeta en el principio de los tiempos, nos vienen a la mente bestias tan impresionantes como el ictiosaurio, el plesiosaurio o el pterodáctilo, animales que nos resultan a la vez fascinantes y aterradores. Pero lo que sin embargo no tenemos tan claro es quién descubrió para la ciencia a estos colosos desaparecidos en los abismos del tiempo. De hecho, ese mérito debemos atribuirlo a una singular mujer que vivió en en el siglo XIX y cuyo nombre es Mary Anning.

Nacida el 21 de mayo de 1799 en la localidad costera de Lyme Regis, situada al oeste de Dorset, en Inglaterra, Mary pertenecía a una familia protestante pobre. Nada hacía sospechar entonces que la niña estaría destinada a convertirse en una prolífica buscadora de fósiles. De hecho, su búsqueda empezó muy pronto, cuando acompañaba a su padre Richard durante sus largos recorridos por los escarpados acantilados de Lyme Regis, donde recolectaba fósiles para venderlos a los turistas.

Acantilado marino formado por una alternancia de arcillas oscuras del Jurásico Inferior y calizas de la Formación Blue Lias en Lyme Regis, Dorset, Reino Unido. Es uno de los lugares donde los Anning hicieron algunos de sus primeros hallazgos fósiles.

Acantilado marino formado por una alternancia de arcillas oscuras del Jurásico Inferior y calizas de la Formación Blue Lias en Lyme Regis, Dorset, Reino Unido. Es uno de los lugares donde los Anning hicieron algunos de sus primeros hallazgos fósiles.

Foto: CC

Los primeros fósiles

Los padres de Mary pertenecían a un grupo religioso conocido como los "disidentes", denominación que recibían los distintos grupos religiosos protestantes que discrepaban de la "iglesia establecida" en Inglaterra y en los países anglosajones. Richard, su padre, se ganaba la vida como ebanista y, cuando podía, vendía los fósiles que iba recogiendo. Richard Anning y su esposa, Mary Moore, tuvieron muchos hijos, pero casi todos murieron de forma prematura. De hecho, Mary fue bautizada con el nombre de la primera hija de la pareja que falleció en el incendio de la casa.

Richard, su padre, se ganaba la vida como ebanista y, cuando podía, vendía los fósiles que iba recogiendo a lo largo de la costa de Lyme.

Tras la muerte de Richard Anning en 1810, la familia tuvo que subsistir gracias a la caridad lo que, añadido al rechazo social que provocaba la opción religiosa escogida por los Anning, hizo que Mary y su hermano Joseph no recibieran una educación adecuada. Tal como hiciera su padre, Mary y Joseph montaron una especie de puesto en el que vendían al público las curiosidades que habían ido recolectando. Aquel mismo año, su hermano Joseph hizo un gran hallazgo: el cráneo de un ictiosauro. Pero sería la propia Mary la que descubriría el resto del esqueleto un año después. Tras el hallazgo, por el pueblo donde vivían los Anning empezó a correr el rumor de que la joven había encontrado el esqueleto de un monstruo. Y es que dicho fósil tenía la apariencia de un pez enorme y de un cocodrilo, de ahí el nombre de ictiosaurio,"pez lagarto".

Ilustración del cráneo de ictiosaurio encontrado por Joseph Anning, el hermano de Mary, en 1811.

Ilustración del cráneo de ictiosaurio encontrado por Joseph Anning, el hermano de Mary, en 1811.

Foto: CC
Dibujo de 1814 de una parte de los restos del esqueleto del primer ictiosaurio encontrado por Mary Anning.

Dibujo de 1814 de una parte de los restos del esqueleto del primer ictiosaurio encontrado por Mary Anning.

Foto: CC

Para saber más

Cocodrilos de dientes gigantes habitaban en Cuenca hace 66 millones de años

Cocodrilos de dientes gigantes habitaban en Cuenca hace 66 millones de años

Leer artículo

La comunidad científica

Sería en 1818 cuando Mary captó el interés de un acaudalado coleccionista de fósiles llamado Thomas Birch, al que vendió otro esqueleto completo de un ictiosaurio. Birch organizó una subasta de fósiles cuyas ganancias entregó a la familia Anning. Esto permitió a Mary ganar algún crédito entre la comunidad geológica y poder dedicarse con más tranquilidad económica a la búsqueda de fósiles. Pero muchos científicos ignoraron totalmente la contribución de Mary a estos hallazgos. Fue el caso del cirujano Everard Home, el cual, obviando por completo el nombre de la descubridora, en varios artículos en los que hablaba sobre el descubrimiento del primer esqueleto de ictiosaurio no mencionaba en absoluto el nombre de Mary. Es más, atribuyó la minuciosa limpieza y preparación del fósil al personal del museo creado por el naturalista, viajero y anticuario William Bullock, cuando en realidad fue obra de Mary. De aquella manera, la joven quedaba apartada por completo del mundo académico a pesar de haber sido ella la descubridora del fósil, un fósil que sería vendido por tan solo veintitrés libras. Más tarde el ejemplar llegaría al Museo de Historia Natural de Londres, donde actualmente tan solo puede verse el cráneo.

De aquella manera, la joven paleontóloga quedaba apartada por completo del mundo académico a pesar de haber sido ella la descubridora del fósil, un fósil que sería vendido por veintitrés irrisorias libras.

Mary siguió incansable con la búsqueda de nuevos fósiles, y algunos de los más importantes llegarían en el año 1823. Según una biografía publicada por el Museo de Historia Natural, Mary descubrió entonces el esqueleto completo de un enorme reptil marino: un plesiosaurio. El espécimen era tan grande y estaba en tan buen estado de conservación que muy pronto llamó la atención del zoólogo francés Georges Cuvier, el cual al principio dudó del hallazgo hasta que vio los dibujos del ejemplar en un artículo del geólogo y paleontólogo William Daniel Conybeare.

Sobre estas líneas se puede ver una carta y una ilustración hechas en 1823 por Mary Anning anunciando el descubrimiento de un fósil animal que sería conocido como plesiosaurio.

Sobre estas líneas se puede ver una carta y una ilustración hechas en 1823 por Mary Anning anunciando el descubrimiento de un fósil animal que sería conocido como plesiosaurio.

Foto: CC

Sobre el trabajo de Mary, en 1823 el Bristol Mirror llegó a publicar lo siguiente: "Esta perseverante mujer ha ido día sí día también durante años en busca de restos fósiles de importancia cada marea, durante varios kilómetros sobre los acantilados de Lyme, que arroja masas que son su objetivo inmediato, ya que sólo éstas contienen las valiosas reliquias de un mundo antiguo, que debe ser arrebatado en el momento de su caída, con el riesgo continuo de ser aplastadas por los fragmentos que caían de vez en cuando o ser destruidas por el flujo de la marea: a su esfuerzo debemos casi todos los excelentes especímenes de ictiosauro de las grandes colecciones".

En 1826, Mary obtuvo el dinero suficiente para comprar una casa y abrir una tienda de fósiles que llamó "Almacén de fósiles Anning". Poco después, en 1828, Mary descubriría un magnífico espécimen de pterosaurio, un reptil volador que vivió durante casi todo el mesozoico (hace 251 millones de años) y posteriormente descubrió otras especies de peces extintas. Junto al paleontólogo William Buckland, uno de los pocos científicos que nombraría a Mary como su descubridora, sería pionera en el estudio de los coprolitos: las heces fosilizadas, conocidas en aquel entonces como "piedras bezoar".

Para saber más

Dinosaurios de Utah al descubierto

Dinosaurios de Utah al descubierto

Leer artículo

Desagravios continuados

A medida que pasaba el tiempo, la confianza de Mary en sí misma iba en aumento, tanto que en 1839 escribió una carta al Magazine of Natural History para poner en duda algunas afirmaciones vertidas en la publicación acerca de que el fósil que se había descubierto de un tiburón prehistórico llamado Hybodus era una especie nueva. Mary afirmaba en su escrito que ella misma había descubierto ese mismo tiburón muchos años antes y que, por lo tanto, no representaba ninguna novedad.

A medida que pasaba el tiempo, la confianza de Mary en sí misma iba en aumento, tanto que que en 1839 escribió una carta al Magazine of Natural History para poner en duda algunas afirmaciones vertidas acerca del fósil de un tiburón prehistórico llamado Hybodus.

En 1830, Henry De la Beche hizo esta ilustración conocida como el Duria Antiquior. Fue la primera representación de la vida prehistórica basada, fundamentalmente, en las evidencias fósiles encontradas por Mary Anning.

En 1830, Henry De la Beche hizo esta ilustración conocida como el Duria Antiquior. Fue la primera representación de la vida prehistórica basada, fundamentalmente, en las evidencias fósiles encontradas por Mary Anning.

Foto: CC

A pesar de todos sus hallazgos, su curiosidad científica y su perseverancia, Mary siempre fue considerada una intrusa por la comunidad científica. Contra ella jugaba el hecho de ser una mujer, pobre y de clase trabajadora. Las mujeres de su clase social normalmente solo podían dedicarse al servicio doméstico, a trabajar en las fábricas o a las duras tareas del campo. A pesar de que Mary sabía tanto o más sobre fósiles que la mayoría de paleontólogos masculinos de su época, solo ellos podían publicar la descripción científica de los especímenes que Mary encontraba. Y ni siquiera estaban obligados a mencionar su nombre. Una joven que acostumbraba a acompañar a a menudo a Mary en sus búsquedas de fósiles dijo sobre ello: "Mary dice que el mundo la ha utilizado hasta la saciedad, estos hombres de ciencia han chupado su cerebro, y han sacado un gran partido publicando obras, de las cuales ella elaboró los contenidos, sin recibir nada a cambio".

Para saber más

Describen una nueva especie de dinosaurio oriunda del Ártico

Describen una nueva especie de dinosaurio oriunda del Ártico

Leer artículo

Un adiós temprano

A pesar de su poca formación científica, los descubrimientos, conocimientos sobre el terreno y habilidad de Mary Anning para la clasificación de los fósiles, le granjearon cierta reputación entre algunos paleontólogos que en algunas ocasiones compartían con ella sus viajes en búsqueda de nuevos fósiles. Entre ellos se encontraba el geólogo William Buckland y el anatomista y paleontólogo Richard Owen, el cual acuñaría el término "dinosaurio" (lagarto terrible) en 1842. También mantuvo correspondencia y vendió fósiles a otros científicos destacados, como el geólogo Adam Sedgwick.

A pesar de la poca formación científica de Mary, sus descubrimientos, conocimientos sobre el terreno y su habilidad para la clasificación de los fósiles, le granjearon cierta reputación entre algunos paleontólogos.

Con los años, la salud de Mary se vio muy afectada y su trabajo se fue ralentizando. En marzo de 1847, un cáncer de mama acabó con su vida. Henry de la Beche, presidente de la Sociedad Geológica de Londres y amigo personal de Mary, escribió un obituario que fue publicado en las actas de la Sociedad, un honor solo reservado a los miembros masculinos. En la actualidad, la mayoría de especialistas reconocen el valor científico de los descubrimientos de Mary Anning y los subrayan como una de las contribuciones más importantes a los inicios de la Paleontología. En el año 2010, Mary Anning fue reconocida por la Royal Society como una de las diez científicas británicas más influyentes de la historia y su legado incluso ha hecho fortuna en un popular trabalenguas que todos los niños ingleses aprenden en la escuela: "She Sells Sea Shells on the Sea Shore" (Ella vende conchas marinas en la orilla del mar).