Más que una actriz

Marilyn Monroe, la poeta desconocida del siglo XX

Los poemas de Marilyn Monroe, recopilados en ‘Fragmentos: poemas, notas personales y cartas’, abren una puerta al mundo interior de la actriz, revelando tanto la profundidad de sus reflexiones y pensamientos, como el miedo y las inseguridades que sintió a lo largo de su vida.

Marilyn Monroe fotografiada en 1956.

Marilyn Monroe fotografiada en 1956.

Foto: CordonPress

La imagen de Marilyn Monroe ha sido reproducida hasta la saciedad. Desde que alcanzó la fama en la década de 1950, su inconfundible rostro ha protagonizado cientos de portadas, obras de arte, postales, libros y revistas. Pero ¿qué hay de la mujer que habitaba bajo aquella mirada entornada y sonrisa magnética?

Pocos llegaron a conocerla. Uno de ellos fue Lee Strasberg, su maestro de interpretación e íntimo amigo quien, tras fallecer Marilyn en 1962, heredó varias de las posesiones de la actriz. Dos décadas más tarde, Strasberg murió y las propiedades de su antigua amiga quedaron en manos de su esposa, Anne Strasberg, quien también había compartido tiempo con Monroe durante sus mejores años.

Para saber más

Arthur Miller, el dramaturgo que criticó el "american way of life"

Arthur Miller, el dramaturgo que criticó el "american way of life"

Leer artículo

El hallazgo de los manuscritos de Marilyn Monroe

En 2007, organizando su piso en Nueva York, Anne Strasberg realizó un hallazgo sin precedentes. Escondidas en el fondo del armario de la habitación de sus hijos, encontró dos cajas que su marido había dejado ahí tiempo atrás. Después de más de cuarenta años en la oscuridad, Anne Strasberg las abrió y, en su interior, halló una colección de un valor inigualable: ahí estaban los poemas y escritos de Marilyn Monroe.

Libretas, agendas, sobres, cartas y papeles quedaron esparcidos por el salón de Strasberg que, conmocionada, empezó a leer todos esos fragmentos, esbozos y versos. En aquellos textos había quedado resguardada para siempre la verdadera Marilyn Monroe, el lado más íntimo de una imagen cuya profundidad era desconocida para el mundo.

Tras organizar todo aquel material inédito, Strasberg se planteó utilizarlo para hacer una película. Pero pronto descartó la idea: no quería convertir un contenido tan personal en algo sensacionalista ni lucrarse a costa de la actriz. De esta manera, Strasberg decidió publicar todo el contenido en un único libro, para que al mundo le llegara una sola voz: la de Marilyn Monroe.

Marilyn Monroe leyendo 'Poesía y prosa de Heinrich Heine'.

Marilyn Monroe leyendo 'Poesía y prosa de Heinrich Heine'.

Marilyn Monroe leyendo 'Poesía y prosa de Heinrich Heine'.

Foto: Getty Images

La poesía de Marilyn Monroe

Tres años después, los manuscritos de Monroe llegaron a las librerías bajo el título Fragmentos: poemas, notas personales y cartas, en un cuidado volumen editado por Stanley Buchthal y Bernard Comment, publicado por la editorial HarperCollins. En el prólogo, Buchthal y Comment describen a Marilyn como “una mujer culta y curiosa con un profundo deseo de entender a los demás, al mundo exterior, al destino y a sí misma”.

El libro de Marilyn revela a una mujer joven, reflexiva, insatisfecha con las apariencias superficiales y con anhelos de encontrar la verdad en el fondo de su corazón y en el de las personas. Los poemas, escritos a lápiz y repletos de correcciones y cambios, reflejan los temas que más le preocupaban: la muerte y la soledad, la inseguridad y el dolor de una infancia difícil, su inquietud y sed de intelecto y el contraste entre un mundo interior prácticamente escondido y un mundo exterior tan público.

Las cartas demuestran que, incluso en sus últimos días de vida, Marilyn Monroe seguía haciendo planes de futuro.

En el poema Cuerpo y alma la propia Marilyn confiesa “(…) a veces tengo la sensación / de que soy un alma sin cuerpo”, mostrando las diferencias entre cómo el mundo la veía y cómo ella se sentía realmente, tal y como repite en Cara y cruz cuando afirma “(…) mi corazón arde / pero yo soy escarcha fría resplandeciente”.

En Miedo, refleja sus inseguridades a través de los versos “Tengo tanto miedo de que no me quieran / que cuando me quieren / no soy capaz de pensar / en el instante / cercano o lejano / en el que dejarán de quererme”. Y en Ser feliz comparte “lágrimas que nadie ve / ruedan por mis mejillas”, prueba de su soledad.

Las notas personales y cartas descubren sus pensamientos más profundos: el dolor de una mujer que sentía que nadie la conocía realmente, las inseguridades de una persona extremadamente perfeccionista para la cual la vida era un cúmulo de decepciones. Además, dan prueba de que, incluso en sus últimos días, Marilyn seguía haciendo planes de futuro: deseaba llegar a interpretar los grandes personajes de las obras de Shakespeare y quería crear una nueva productora asociada con su amigo Marlon Brando.

Para saber más

Hollywood

Los orígenes de Hollywood

Leer artículo

La biblioteca de más de 400 libros de Marilyn

Más allá de su vocación como escritora, Marilyn Monroe desarrolló una gran pasión por la literatura. Para afrontar la inseguridad que sentía por no haber terminado los estudios, Monroe compaginó sus rodajes con clases en la universidad. Además, leyó más de 400 libros con los que conformó su biblioteca personal.

“Nadie podía imaginar lo que hacía cuando no estaba rodando, porque no me veían en los preestrenos ni en las fiestas”, explicó Marilyn Monroe al periodista Georges Belmont en una entrevista, “es muy sencillo: ¡iba a la escuela! No terminé el instituto, así que empecé a ir a la UCLA por la noche, porque durante el día tenía que rodar. Hice cursos de Historia de la Literatura y de Historia de Estados Unidos y empecé a leer mucho, novelas de escritores maravillosos”.

Tal y como explican en The Marilyn Monroe Collection, la variedad de los títulos de su colección reflejan tanto la inteligencia como los amplios intereses de Monroe. La actriz leyó novelas, poesía, historia, política, teatro, arte, biografías, teología, filosofía y psicología, adentrándose tanto en obras de autores clásicos como Dostoievski, Mark Twain, Tolstoi, Flaubert y Emily Dickinson, como de contemporáneos como Jack Kerouac, Hemingway o Dorothy Parker.

Marilyn Monroe fotografiada por Cecil Beaton en 1957.

Marilyn Monroe fotografiada por Cecil Beaton en 1957.

Marilyn Monroe fotografiada por Cecil Beaton en 1957.

Foto: CordonPress

Marilyn Monroe, lectora del Ulises

Uno de los grandes libros que leyó Marilyn Monroe fue el Ulises de James Joyce, considerado "el monte Everest de los lectores" por su complejidad y extensión. Prueba de ello es la instantánea que le hizo a mediados de los años cincuenta Eve Arnold, la primera fotógrafa de la agencia Magnum, que era la reportera en la que más confiaba Marilyn. En la imagen, la actriz aparece sentada en un banco, con el Ulises apoyado sobre las rodillas, completamente sumergida en la lectura.

Muchos han cuestionado la veracidad de esa imagen y han puesto en duda que fuera una fotografía espontánea. Richard Brown, profesor de Literatura Moderna de la Universidad de Leeds, escribió en una ocasión a Eve Arnold para preguntarle si Monroe había leído realmente el Ulises o si solo había cogido el libro para la imagen. Eve Arnold envió su respuesta al profesor el 20 de julio de 1993. En la carta, le explicaba: “Trabajamos en una playa de Long Island. Ella estaba visitando a Norman Rosten, el poeta. Por lo que recuerdo (han pasado ya más de treinta años), le pregunté qué estaba leyendo cuando fui a recogerla (intentaba hacerme una idea de cómo pasaba el tiempo). Me dijo que tenía el Ulises en su coche y que lo había estado leyendo durante mucho tiempo”.

Marilyn Monroe leía el Ulises de James Joyce en voz alta porque le gustaba "cómo sonaba" y para comprender mejor la novela.

Arnold rememoró cómo Marilyn le había comentado que leía el Ulises en voz alta para tratar de entenderlo, dada la dificultad de la novela. “Dijo que le encantaba cómo sonaba”, escribió la fotógrafa en su carta. “Cuando llegamos a un parque infantil para hacer fotos, sacó el libro y se puso a leer mientras yo cargaba la película. Así que, por supuesto, la fotografié”, afirmó Eve Arnold, disipando las dudas sobre la espontaneidad del momento.

Marilyn Monroe leyendo 'Sobre la técnica de la actuación' de Michael Chejov.

Marilyn Monroe leyendo 'Sobre la técnica de la actuación' de Michael Chejov.

Marilyn Monroe leyendo 'Sobre la técnica de la actuación' de Michael Chejov.

Foto: Getty Images

Marilyn: actriz, poeta y lectora

Los poemas y manuscritos de Marilyn Monroe, unidos a su pasión lectora, dan vida a la mujer que hubo más allá de la joven rubia y radiante de la gran pantalla. Leerla en primera persona ayuda a completar el perfil de una actriz que no solo protagonizó más de 20 películas y revolucionó la historia del cine, sino que además fue una gran lectora e incipiente poeta cuyos versos aún conservan la sensibilidad y el nervio que la caracterizaron.

Para saber más

Sylvia Plath, la poeta que ganó el primer Pulitzer póstumo

Sylvia Plath, la poeta que ganó el primer Pulitzer póstumo

Leer artículo