Pasó 25 años en cuarentena

María "la tifoidea", la cocinera asintomática

Mary Mallon fue la primera persona en Estados Unidos en ser identificada como portadora sana o asintomática de los patógenos asociados a la fiebre tifoidea. Pasó veinticinco años en cuarentena en un hospital de Nueva York tras ser acusada de infectar a más de cincuenta personas.

Mary Mallon in hospital

Considerada la mujer "más peligrosa" de los Estados Unidos, Mary Mallon, una inmigrante irlandesa, fue apodada despectivamente como Mary "la tifoidea", al ser identificada como portadora asintomática de esta terrible enfermedad. Esta mujer, sin síntomas, llegó a infectar a más de una cincuentena de personas mientras trabajaba como cocinera en diversos hogares. Por este motivo fue condenada a pasar una cuarentena de más de veinticinco años.

La enfermedad misteriosa

Mary Mallon nació en la localidad irlandesa de Cookstown en 1869, cuando aún resonaban los ecos de la gran hambruna que asoló su país entre 1845 y 1849. En aquella tragedia perdieron la vida medio millón de irlandeses y otro millón emigró, especialmente a Norteamérica. Inculta y pobre, Mary marchó a los Estados Unidos cuando tenía 15 años para trabajar como sirvienta. La joven aprendió a cocinar y ya en 1900 había encontrado un puesto como cocinera en una casa pudiente de una ciudad próxima a Nueva York. A las dos semanas de haber empezado a trabajar, los ocho miembros de la familia enfermaron de fiebre tifoidea, y lo mismo ocurrió en 1901 cuando Mary estaba trabajando en otra casa en Manhattan.

A las dos semanas de haber empezado a trabajar en una casa pudiente, los ocho miembros de la familia enfermaron de fiebre tifoidea.

En agosto de 1906, Mary fue contratada por el acaudalado banquero Charles Warren para trabajar en la residencia que éste había alquilado en la selecta Long Island. Misteriosamente, a finales de ese mes, una de las hijas del magnate sufrió la misma enfermedad y días más tarde otras seis personas, entre miembros de la familia y del servicio, fueron hospitalizadas por el misma motivo.

No dejaba de ser sorprendente que una enfermedad vinculada a las zonas más deprimidas y a los barrios más pobres de las grandes ciudades, donde la falta de servicios higiénicos y de salubridad provocaban graves trastornos sanitarios, pudiera afectar a una familia rica. Por ese motivo, Charles Warren pidió ayuda a George Soper, un ingeniero sanitario para que determinara la causa exacta del origen del brote. Soper realizo una exhaustiva inspección: examinó el agua potable, los inodoros y el pozo negro, y los descartó como posibles fuentes de infección. Lo que sí llamó la atención del investigador es que Mary, la cocinera, hubiera dejado el empleo sin dar explicaciones al poco de surgir el brote. Al investigar a esta mujer, Soper se dio cuenta de que cada vez que la empleada trabajaba en una casa, a los pocos meses aparecían nuevos casos de fiebre tifoidea entre sus habitantes, pero lo más raro es que la propia Mary jamás había enfermado.¿Cómo era posible?

Poster que muestra una ilustración de Mary Mallon, popularmente conocida como María, la tifoidea.

Poster que muestra una ilustración de Mary Mallon, popularmente conocida como María, la tifoidea.

Para saber más

Martinus Beijerinck en su laboratorio.

Microorganismos letales

Virus, el enemigo invisible (hasta 1935)

Los médicos del siglo XIX luchaban contra enfermedades cuyo patógeno no conocían porque es demasiado pequeño para ser visto a través de un microscopio óptico

Leer artículo

Falta de higiene

Soper encontró a la escurridiza Mary Mallon e investigó a fondo su historial laboral. El investigador descubrió que había trabajado para otras siete familias desde 1900 y que en todas las casas se habían declarado casos de fiebre tifoidea, hasta un total de 22, provocando la muerte de una niña. También supo que su especialidad era preparar helados con melocotones troceados a mano y que después de ir al baño no se lavaba las manos. Conocedor del papel que tenía la suciedad y la falta de higiene en la transmisión de ciertas enfermedades infecciosas, Soper pensó que la razón del contagio podía estar en aquella mujer y más cuando leyó en una publicación europea que había portadores asintomáticos de la enfermedad.

Las muestras tomadas a Mary Mallon confirmaron la presencia del bacilo salmonella typhi en su cuerpo, aunque nunca había mostrado ningún síntoma. Soper comprendió que Mary era una bomba biológica: propagaba la enfermedad, pero ella no se infectaba. Por aquel motivo, y en nombre de la seguridad pública, Mary fue arrestada y confinada junto a su perro en el hospital de Riverside, en la isla North Brother, frente a la costa del Bronx, en Nueva York.

Para saber más

03 mascara pandemia gripe españolaMEV-10128076

Pandemia global a principios de siglo XX

La mortífera gripe española

a mortífera cepa de virus de 1918 y 1919 pudo acabar con la vida de 100 millones de personas en todo el mundo. ¿Por qué se llamó así?

Leer artículo

¡"Injusto e indignante"!

Es muy posible de que Mary no fuera informada correctamente de los motivos de la acusación, pero la cocinera encargó un estudio a un laboratorio privado y cuando llegaron los resultados éstos eran negativos, no había presencia de fiebre tifoidea en su organismo. Ante tales evidencias, Mary exigió su libertad inmediata, convencida de la injusticia a la que estaba siendo sometida: "Esta afirmación de que soy una amenaza perpetua en la propagación de germenes tifoideos no es cierta. Soy una persona inocente. No he cometido ningún delito y me tratan como una criminal. Es injusto, indignante, incivilizado", declaró. Pero a pesar del resultado del análisis y de la petición de la acusada, la Corte Suprema de Nueva York denegó su solicitud y decidió apoyar la decisión del Departamento de Salud de mantenerla en cuarentena.

Mary encargó un estudio a un laboratorio privado y cuando llegaron los resultados éstos eran negativos: no había presencia de fiebre tifoidea en su organismo.

En 1910, un nuevo inspector de salud estudió su caso y decidió levantar la reclusión de Mary con el compromiso expreso de ésta de que no volvería a trabajar como cocinera. Pero Mary no cumplió su promesa. Ella seguía convencida de que no era portadora de la enfermedad y además no sabía hacer otra cosa. Incapaz de encontrar un trabajo distinto, volvió a solicitar empleo como cocinera en el Sloane Maternity Hospital de Manhattan con otro nombre: Mary Brown. Desgraciadamente, en enero de 1915 hubo un brote de fiebre tifoidea en el hospital en el que enfermaron 25 personas y fallecieron dos. Tras la investigación que se llevó a cabo se descubrió que una de las cocineras del hospital, Mary Brown, era en realidad Mary Mallon. Al ser descubierta huyó, pero finalmente la policía dio con ella y fue enviada de nuevo al hospital de Riverside.

Este dibujo advierte sobre la manera como Mary Mallon infectaba a las personas para las que cocinaba.

Este dibujo advierte sobre la manera como Mary Mallon infectaba a las personas para las que cocinaba.

Para saber más

WH03326d

Controversia en Italia

La vacuna, la mayor conquista de la medicina

En el siglo XVIII se creó un método para prevenir la viruela que permitió salvar millones de vidas. Ahora muchos ponen en duda la eficacia de las vacunas

Leer artículo

Cuarentena de por vida

Esta vez, la condena de Mary fue definitiva. Fue puesta en cuarentena durante más de dos décadas, hasta que murió en 1938 a causa una apoplejía, a los 69 años de edad. Mary se convirtió en un personaje temido. Todos aquellos periodistas que fueron a entrevistarla al hospital de Riverside recibieron la clara advertencia de que durante el tiempo que estuvieran junto a ella no aceptaran ningún vaso de agua que ésta les pudiera ofrecer. Curiosamente, durante sus últimos años, Mary trabajó como técnico de laboratorio en el hospital. Todavía se discute si hubo o no hubo autopsia y, lo más importante, si la bacteria seguía o no en su organismo cuando murió. Aunque es difícil saber de cuántos contagios pudo ser responsable Mary, las fuentes oficiales hablan de 53 personas infectadas, de las cuales tres fallecieron, aunque muy probablemente fueron más.

Las fuentes oficiales dicen que Mary Mallon infectó a 53 personas, de las cuales fallecieron tres.

A pesar de su funesta fama, Mary no fue la portadora más letal del fiebre tifoidea en la historia de Nueva York. En 1922, el transportista Tony Labella causó dos brotes de dicha enfermedad, contagiando a más de cien personas y provocando al menos cinco muertes. A pesar de que cientos de portadores sanos habían sido identificados y vivían en libertad, Mary tuvo en contra a la opinión pública, que no le perdonó que sabiendo que era portadora no se hubiera mantenido lejos de los fogones. ¿Por qué Mallon fue la única procesada por su comportamiento imprudente? quizá su carácter un tanto agresivo tuvo mucho que ver, así como ciertos prejuicios contra ella por ser mujer y, además, inmigrante.

Temas Relacionados

Biografías

Epidemias

Compártelo