Luis Coloma y el Ratoncito Pérez, el cuento que nació como un regalo para una reina

A finales del siglo XIX, Luis Coloma escribió por encargo de la reina María Cristina de Habsburgo un cuento protagonizado por un ratón, como regalo para el futuro Alfonso XIII con motivo de la caída de su primer diente. Lo que no podía imaginar es que, con el tiempo, su personaje se convertiría en un héroe para todos los niños .

El Ratoncito Pérez deja dinero o algún regalo a los niños cuando se les caen los dientes

foto: iStock

Luis Coloma, o como es más conocido, el padre Coloma, no se hubiera imaginado a su muerte, el 14 de abril de 1915 (aunque algunas fuentes afirman que ocurrió el 10 de junio), que su creación más famosa, el Ratoncito Pérez, un roedor imaginario que vivía dentro de una lata de galletas en la confitería Prast, en el número 8 de la calle Arenal de Madrid, se convertiría, con el paso de las generaciones, en un mito infantil imperecedero.

A los doce años, Luis Coloma ingresó en la Academia Naval de San Fernando, aunque después la abandonó para licenciarse en Derecho en la Universidad de Sevilla. Con su título bajo el brazo, se trasladó a Madrid, donde ejerció como pasante y empezó a frecuentar los círculos literarios y tertulias políticas de la capital, además de colaborar en diversos periódicos.

El disparo que cambió su vida

Pero un desafortunado suceso cambiaría su vida para siempre. En 1872 resultó herido de bala, aunque milagrosamente sobrevivió. Aún hoy se discute que ocurrió, si el disparo fue fortuito o no. Sea como fuere, a pesar de los pesimistas pronósticos de los médicos, Coloma se recuperó de un modo asombrosamente rápido. Por ese motivo, y pensando que Dios le había dado otra oportunidad, decidió dedicarse al sacerdocio e ingresar en la compañía de Jesús. Viajó al seminario de Châteaux de Poyanne, en Francia, donde al parecer fue ordenado sacerdote en 1874.

Herido de un disparo de bala, Luis Coloma se recuperó milagrosamente y decidió dedicarse al sacerdocio e ingresar en la compañía de Jesús

Años después, Coloma regresó a España, donde trabajó en distintos centros de enseñanza. En 1890 publicó Pequeñeces, una de sus obras más conocidas. En esta novela, Coloma, describe de un modo satírico a la alta sociedad madrileña de los años que precedieron a la Restauración Borbónica. A pesar del éxito, Pequeñeces no estuvo exenta de criticas, sobre todo las vertidas por los periodistas Manuel Martínez Barrionuevo y Mariano de Cavia precisamente por la feroz critica que Coloma hacía de la sociedad de su tiempo.

Para saber más

Samuel Morse en un retrato de 1857

Inventos

La historia del código Morse y su creador

A su muerte, el 2 de abril de 1872, Samuel Morse había alcanzado fama mundial gracias a la invención de un revolucionario sistema de comunicación a base de puntos y rayas que lleva su nombre

Leer artículo

El ratón que aconsejaba a un monarca

Luis Coloma escribió crítica costumbrista, biografías y escritos de carácter histórico, pero sobre todo se le conoce por ser el autor del cuento infantil El Ratoncito Pérez, un antiguo relato de tradición oral que plasmó en forma de cuento en 1894. En ella dota a este entrañable personaje de una historia e identidad únicas.

En realidad, El Ratoncito Pérez fue un encargo de la reina regente María Cristina, que quería regalar un bonito cuento a su hijo, el futuro rey Alfonso XIII, con motivo de la caída de su primer diente. La historia habla del maravilloso viaje que el pequeño rey Buby –apodo cariñoso por el que la regente llamaba a su hijo en la intimidad– inicia de la mano del Ratoncito Pérez para conocer cómo vivían sus pequeños súbditos, algunos de ellos muy pobres, como el niño Gilito. Durante su periplo, Buby aprenderá valores tan importantes para un rey como la valentía, el cuidado de sus súbditos y la generosidad.

A Luis Coloma se le conoce por ser el autor del cuento infantil El Ratoncito Pérez, un antiguo relato de tradición oral que plasmó en forma de cuento en 1894 y en el que el roedor acompaña al pequeño monarca Buby por su reino

Desde el año 2008, los amantes del Ratoncito Pérez pueden visitarlo en la Casa Museo del Ratón Pérez, en Madrid. Un viaje que ningún niño debería perderse, y tampoco ningún adulto. Una bonita y nostálgica manera de recordar que, una vez, también fuimos niños.

Para saber más

04 oleo hospital enfermedad Aranda Prado

Historia

La inesperada muerte de Alfonso XII

El monarca murió de tuberculosis ante la sorpresa de sus súbditos, que desconocían su enfermedad

Leer artículo

Compártelo