Libros del mes del número 201

Cada mes seleccionamos las novedades editoriales históricas más importantes que encontrarás en tu librería.

1 /3
Batallas de carne y hueso

Los tercios, de Jordi Bru. Textos de Àlex Claramunt. Desperta Ferro, Madrid (2020). 144 páginas, 24,85 euros.

1 / 3

Batallas de carne y hueso

Revivir el fragor de una batalla del pasado ha sido un desafío constante tanto para historiadores y novelistas, en un plano literario, como para los que trabajan en el dominio de lo visual: pintores, cineastas y, también, fotógrafos. Es cierto que a estos últimos se los asocia con la fotografía de guerra realizada en vivo. El fotógrafo Jordi Bru propone una fórmula distinta y original: la fotografía de guerra histórica. En este libro dedicado a los tercios españoles reúne una treintena de imágenes en las que vemos a combatientes de los siglos XVI y XVII de carne y hueso, empuñando alabardas y mosquetes, lanzándose en cargas a caballo o defendiendo un baluarte frente a un asalto. 

La base del trabajo de Bru la constituyen diversos grupos de recreación histórica que celebran reuniones periódicas en ciudades como Jaca, Lerma, Almería y Groenlo, en los Países Bajos. A partir de una primera toma, Bru realiza un tratamiento de imagen para incorporar figuras y elementos de atrezzo a fin de restituir con la mayor verosimilitud un momento de la lucha. Un método que provocará reticencias entre algunos puristas de la fotografía pero que se revela como un trabajo de composición artística que logra restituir el drama y el lado humano de la guerra. Con las técnicas del siglo XXI Bru, «fotógrafo de batallas», hace un trabajo muy parecido al de los pintores de batallas del pasado. 

Armas y tácticas

Las fotografías van acompañadas por un texto a cargo Àlex Claramunt, historiador especializado en la historia militar de la Edad Moderna, en sí mismo de gran interés. Claramunt nos descubre la trastienda de cada imagen: las características de las diversas armas (mosquetes, lansquenetes, cañones...), la estructura de los escuadrones y las banderas, la forma en que se realizaba el asalto a una plaza fuerte, la táctica de la «encamisada» (ataque nocturno y anfibio por soldados vestidos con una camisa blanca)... O bien nos explica el contexto de los conflictos representados, que en su mayoría corresponden a la guerra de Flandes, el gran teatro de guerra de los tercios hispanos, pero que incluyen también escenas de la guerra de las Alpujarras contra los moriscos de Granada.  

Texto: Alfonso López

De viaje con Heródoto en la mochila

Viaje a la Grecua clásica, de Antonio Penadés. Almuzara, Córdoba (2020). 400 páginas, 21,95 euros.

2 / 3

De viaje con Heródoto en la mochila

Antonio Penadés, historiador y escritor, continúa en este libro el proyecto que empezó con su obra Tras las huellas de Heródoto: seguir el trayecto realizado por las tropas del rey persa Jerjes durante la invasión de Grecia en 480 a.C., recorriendo los mismos parajes en la actualidad y con el texto del gran historiador griego en la mano. Si el periplo de aquel libro se ceñía a Asia Menor, ahora Penadés nos lleva desde Alejandrópolis, cerca de la antigua Dorisco, lugar de desembarco de los persas, hasta las Termópilas, donde se libró la más famosa batalla de la guerra. 

Con el autor transitamos sin esfuerzo de la Antigüedad a la Grecia contemporánea. Así, en la antigua Filipos nos sentamos con él en lo alto de las gradas del teatro donde predicó el apóstol Pablo, evocando su figura mientras se dirige a su auditorio, y levantamos la vista para contemplar la cercana llanura donde fueron derrotados los asesinos de Julio César. Y si en la península del monte Athos visitamos el antiguo istmo que Jerjes seccionó con un canal para que sus barcos navegaran con seguridad, también entramos allí en la zona reservada a los monasterios ortodoxos, nos sumergimos en la cadencia vital de los monjes de Iviron y asistimos a su liturgia secular. Hay, asimismo, espacio para un presente no menos duro que el del pasado, como el de los refugiados sirios de Drama, que llevan al autor a recordar estas palabras de Heródoto: «Nadie es tan estúpido que prefiera la guerra a la paz». Un libro doblemente recomendable, para los amantes de la historia y de los viajes. 

Texto: Enrique Meseguer

Cuando los libros eran obras de arte

Grandes manuscritos medievales, de Christopher de Hamel. Ático de los Libros (2019). 685 páginas, 49,90 euros

3 / 3

Cuando los libros eran obras de arte

Los manuscritos medievales se asocian con un estrecho círculo de especialistas capaces de reconocer tipos de escritura, apreciar la delicadeza de las letras capitulares o desentrañar los sesudos textos teológicos que a menudo contienen. El especialista inglés Christopher de Hamel logra en este libro la proeza de convertir este mundo en algo accesible, apasionante y hasta divertido. Bibliotecario de un college de Cambridge, De Hamel nos cuenta sus andanzas por las bibliotecas de Europa y Estados Unidos para consultar la docena de obras maestras que ha seleccionado. Mientras describe con mimo cada una de ellas nos va revelando insospechados secretos en torno al trabajo de iluminadores y copistas. Por ejemplo, que los copistas normandos usaban una tinta ferrogálica obtenida de machacar las gallaritas o agallas de roble, «las excrecencias esféricas que crecen, como canicas de madera, en la corteza del roble cuando una avispa pone sus huevos en la rama».

Du Hamel cuenta las peripecias que sufrieron muchos manuscritos hasta llegar a la biblioteca que hoy los conserva, pero sobre todo explica muy bien el sentido que estas obras tenían en su época, ya fueran una recopilación de canciones mundanas (Carmina Burana) o un libro de consulta en una escuela catedralicia. En una obra dedicada a la belleza de los libros manuscritos medievales hay que destacar la cuidada edición y la abundancia de ilustraciones. 

Texto: Jesús Villanueva

Este artículo pertenece al número 201 de la revista Historia National Geographic.

Compártelo