Grandes inventos de la humanidad

La importancia del papiro en el antiguo Egipto

Entre todas las plantas que crecían a orillas del Nilo, los antiguos egipcios priorizaron una, la planta del papiro, que además de permitirles confeccionar gran variedad de objetos de uso cotidiano resultó ser el material ideal para la fabricación del papiro, el soporte perfecto para plasmar en su compleja escritura textos religiosos, literarios y administrativos.

Fragmento de un pasaje del Libro de los muertos en un papiro expuesto en el Museo Británico, Londres.

Fragmento de un pasaje del Libro de los muertos en un papiro expuesto en el Museo Británico, Londres.

Fragmento de un pasaje del Libro de los muertos en un papiro expuesto en el Museo Británico, Londres.

Foto: PD

"Una bella palabra está escondida que la esmeralda, pero se la puede encontrar en la sirvienta que muele con el molino de mano". Esta es una de las máximas de las Enseñanzas de Ptahotep, un texto del Reino Antiguo que, como el grueso de conocimientos y saberes de la civilización egipcia, nos ha llegado merced al papiro. Fueron los antiguos egipcios quienes concibieron y desarrollaron este duradero soporte para la escritura, el mejor, por sus múltiples cualidades, hasta la invención del papel tres mil años más tarde, hacia 105 d.C., en tierras de China.

Nada hubo casual en la temprana elaboración del papiro. A partir del IV milenio a.C., egipcios y sumerios, estos en Mesopotamia, desarrollaron las primeras escrituras de la historia, que exigían contar con un medio útil, seguro y duradero para conservar y transmitir sus mensajes. Los sumerios lo encontraron en las tablillas de arcilla, y los egipcios inventaron el papiro, un producto de manufactura mucho más sofisticada, pero más práctico y versátil que la arcilla, el marfil, la corteza vegetal o el cuero. 

Sandalias probablemente del Reino Nuevo (1569-1081 a.C.) fabricadas en papiro. Museo de Arte del Condado de Los Ángeles.

Sandalias probablemente del Reino Nuevo (1569-1081 a.C.) fabricadas en papiro. Museo de Arte del Condado de Los Ángeles.

Sandalias probablemente del Reino Nuevo (1569-1081 a.C.) fabricadas en papiro. Museo de Arte del Condado de Los Ángeles.

Foto: PD

La fabricación del papiro

Entre las muchas riquezas que producía el país del Nilo había una planta, el Cyperus papyrus, con cuya fibra se fabricaban, ya en épocas predinásticas (3500 a.C.), múltiples objetos de uso cotidiano, tales como esteras, cortinas, calzado, cuerdas, cestos o pequeñas embarcaciones. Al mismo tiempo, la escritura jeroglífica, imprescindible para las actividades administrativas, religiosas y creativas de aquella sociedad tan tempranamente organizada, encontraba el soporte apropiado en el rollo de papiro, considerado por muchos autores el primer "libro" de la historia. La forma cursiva (simplificada) de la escritura jeroglífica, denominada hierática, apareció en los albores del Reino Antiguo (hacia 3200 a.C.) para su uso sobre papiro, y la escritura jeroglífica se reservó para su uso monumental sobre piedra.

Entre las muchas riquezas que producía el país del Nilo había una planta llamada Cyperus papyrus.

Imagen de la planta del papiro (Cyperus papyrus).

Imagen de la planta del papiro (Cyperus papyrus).

Imagen de la planta del papiro (Cyperus papyrus).

Foto: Fernando de Gorocica (CC BY-SA 4.0)

El término "papiro", que a través del griego ha llegado hasta nosotros, significa en egipcio "el faraónico", ya que su fabricación y venta constituían un monopolio real. La confección del papiro empezaba con la extracción del tronco de la planta (de 3 a 6 metros de altura) de unos largos filamentos que se colocaban paralelamente, muy juntos unos a otros, sobre una superficie húmeda. Encima de esta capa se disponía otra capa de filamentos perpendicular a la anterior.Se conseguía así una materia compacta que se prensaba, se satinaba con cola y se dejaba secar al sol. Posteriormente se pulía con piedra pómez.

Para saber más

Wadi el-Jarf

Descubren el puerto y los papiros más antiguos del mundo en Egipto

Leer artículo

La lámina resultante era flexible y resistente, y se podía enrollar con facilidad. Las capas horizontales debían quedar en el interior (recto) del rollo, y las capas verticales en el exterior (verso). El enrollado era horizontal. Según las necesidades del texto se pegaban las láminas entre sí cabalgando unos centímetros unas sobre otras; la técnica empleada era tan perfecta que cuesta detectar las juntas. 

El uso del papiro

Los textos escritos en papiro empiezan siempre por la parte superior derecha. Hasta la dinastía XII (2000 a.C.) la escritura era vertical, y a partir de ese momento se escribió de derecha a izquierda en líneas horizontales muy cortas, formando columnas.

Relieve de una tumba de Saqqara en el que se representa una escena de recogida de papiros.

Relieve de una tumba de Saqqara en el que se representa una escena de recogida de papiros.

Relieve de una tumba de Saqqara en el que se representa una escena de recogida de papiros.

Foto: PD

El papiro más largo hallado mide más de 40 metros de largo. Se trata del Papiro Harris (hoy en el Museo Británico), considerado la joya de los documentos de los archivos reales, y pertenece al reinado de Ramsés III (1150 a.C.). Entre los papiros escritos más antiguos hallados, están los que pertenecieron a los archivos de los templos funerarios de la dinastía V en Abusir (2400 a.C.). 

Entre los papiros escritos más antiguos están los que pertenecieron a los templos funerarios de la dinastía V.

La gran reforma administrativa y política del Reino Medio (2040 a.C.) dio lugar a uno de los momentos más brillantes de la historia de esta civilización y también del papiro: la aparición del primer libro ilustrado de la historia. Entre los papiros ilustrados más antiguos que se conocen está el Papiro dramático Ramesseum, que describe las fiestas de coronación de Sesostris I (1971 a.C.).

Para saber más

Papiro Tebtunis

Los egipcios usaban plomo para fijar la tinta de los papiros

Leer artículo

Los escribas

La edad de oro del libro ilustrado llega durante el Reino Nuevo (1500 a.C.) con el Libro de los muertos. Y con este aparece otra novedad de éxito asegurado: el libro de lujo. Toda familia acomodada y con posibilidades de un entierro y una tumba dignamente preparados podía adquirir un Libro de los muertos elaborado por escribas e ilustradores y añadirle posteriormente el nombre del difunto.

La edad de oro del libro ilustrado llega durante el Reino Nuevo (1500 a.C.) con el Libro de los muertos.

El escriba sentado (dinastía IV o V). Escultura de piedra caliza expuesta en el Museo del Louvre, en París. 

El escriba sentado (dinastía IV o V). Escultura de piedra caliza expuesta en el Museo del Louvre, en París. 

El escriba sentado (dinastía IV o V). Escultura de piedra caliza expuesta en el Museo del Louvre, en París. 

Foto: PD

El papiro era el principal medio de trabajo del escriba. Esta profesión, ligada fundamentalmente a la administración del Estado y a la clase sacerdotal, gozó desde siempre de gran prestigio, como lo manifiestan los numerosos textos que la ensalzan. Uno de los más famosos es La sátira de los oficios, en el que se satirizan con especial sentido del humor las ventajas del oficio de escriba frente a otras muchas profesiones como las de herrero, barbero o joyero.

Para saber más

DAE-A0013947

Biblos, la ciudad del papiro, un gran emporio comercial

Leer artículo

La fragilidad del papiro

Numerosas representaciones, tanto en esculturas como en bajorrelieves y pinturas, corroboran el prestigio alcanzado por estos profesionales. El equipo de trabajo del escriba, que suele aparecer colgado de su hombro, consta de una funda de cuero para los pinceles, una bolsita para las tintas en polvo (más tarde en pastilla), un recipiente para el agua y una paleta con dos cavidades para las tintas negra y roja. La tinta negra se fabricaba con una mezcla de cola y carbón; la roja, con cola y ocre. El tiempo ha demostrado la calidad de este producto.

Numerosas representaciones, tanto en esculturas como en bajorrelieves y pinturas, corroboran el prestigio alcanzado por los escribas.

Relieve de la tumba de Puyemre (dinastía XVIII) donde se ve a dos hombres partiendo papiro. MET, Nueva York.

Relieve de la tumba de Puyemre (dinastía XVIII) donde se ve a dos hombres partiendo papiro. MET, Nueva York.

Relieve de la tumba de Puyemre (dinastía XVIII) donde se ve a dos hombres partiendo papiro. MET, Nueva York.

Foto: PD

Junto al escriba aparecen a menudo todo tipo de contenedores para la protección de los papiros: jarras de cerámica, bolsas de cuero o cofres de madera. No debe extrañarnos este interés por la protección de los documentos, pues los egipcios conocían sobradamente a los enemigos del papiro: el tiempo, la humedad y toda clase de insectos.

Estuches cili´ndricos de metal utilizados para conservar rollos de papiro. Museo del Louvre, París.

Estuches cili´ndricos de metal utilizados para conservar rollos de papiro. Museo del Louvre, París.

Estuches cili´ndricos de metal utilizados para conservar rollos de papiro. Museo del Louvre, París.

Foto: rama (CC BY-SA 2.0 FR)

Y es que, a diferencia de la tablilla de arcilla mesopotámica, cuya durabilidad ha permitido a la arqueología moderna descubrir archivos y bibliotecas muy completos, el papiro no ha sobrevivido al paso del tiempo, y sólo el azar ha permitido que una mínima parte de la ingente documentación creada en el antiguo Egipto haya llegado hasta nuestros días. La cultura helenística, introducida por Alejandro Magno, encontraría en el papiro el mejor medio para su proyección y difusión. Su mejor exponente sería, sin duda, la Biblioteca de Alejandría.

Para saber más

Carta dirigida a Abinaeo

Los papiros de un oficial romano en Egipto

Leer artículo