Comercio en el mundo antiguo

Joyas de la época de Nefertiti descubiertas en una necrópolis cretense

Un grupo de investigadores suecos han desvelado los resultados de la última campaña de excavación en Hala Sultan Tekke, que se unen a los cientos de objetos procedentes de todo el Mediterráneo ya descubiertos en el lugar.

Este broche de oro con incrustaciones de piedra fue hecho sobre el año 1350 a.C.

Foto: Peter Fischer, Teresa Bürge

En 2010 la Universidad de Gotemburgo empezó a excavar las ruinas de esta antigua ciudad de la Edad del Bronce situada en la costa sur de la isla. Las primeras intervenciones se centraron en el área urbana, pero con el tiempo se empezaron a explorar los alrededores con magnetómetros y georadar hasta encontrar una serie de fosos junto al yacimiento principal.

Como se puede ver en esta imagen aérea la mayor parte del yacimiento todavía permanece escondida bajo tierra.

Foto: Peter Fischer, Teresa Bürge

El profesor Fischer muestra el yacimiento a los embajadores suecos (pareja de la izquierda).

Foto: Teresa Bürge

A partir de 2018 se iniciaron los trabajos en esta zona, que resultó ser una necrópolis que albergaba decenas de tumbas colectivas. Al iniciar la excavación los arqueólogos se sorprendieron ante la calidad de los materiales encontrados, objetos de lujo con los que solo se habría podido enterrar la élite que formaba la nobleza del asentamiento.

Las excavaciones han continuado año tras año desde entonces hasta vaciar un par de sepulturas en las que se han encontrado más de 500 objetos y los restos de 155 individuos. La última campaña ha sido especialmente fructífera, con joyas egipcias y sellos cilíndricos entre los descubrimientos más destacados.

Tesoros para la otra vida

Como muchos otros pueblos de la Edad del Bronce los chipriotas creían que todos los objetos enterrados junto a ellos les servirían de nuevo tras la muerte, por lo que se llevaban sus bienes a la tumba.

Gracias a ello los arqueólogos han podido recuperar cientos de objetos como unas curiosas estatuillas femeninas con cabeza de pájaro o joyas de oro creadas durante el reinado del faraón Akhenatón y similares a las que llevaba su esposa Nefertiti.

Esta diadema de oro macizo adornaba la frente de un niño de apenas cinco años.

Foto: Peter Fischer, Teresa Bürge

Entre los primeros artefactos encontrados en la necrópolis está esta gran vasija griega decorada con escenas de carros y guerreros.

Foto: Peter Fischer, Teresa Bürge

Además entre los cuerpos recuperados hay el de un niño de apenas cinco años ataviado con una diadema, un collar y pendientes de oro, que según el director de la excavación Peter Fischer era miembro de una familia rica e influyente.

Al contrario que otros nobles de la época los chipriotas no se enterraban en imponentes monumentos o tumbas individuales, sino que se agrupaban en pozos funerarios divididos en cámaras, en las que se han llegado a documentar 52 esqueletos superpuestos en varias capas generación tras generación.

Un importante puerto comercial

Al margen del valor artístico de los objetos desenterrados otro detalle que llamó la atención de los investigadores fue su origen. Así, junto a artículos procedentes de regiones cercanas como Grecia, Anatolia o Egipto se han encontrado otros de lugares mucho más lejanos.

Para las familias nobles la adquisición de bienes importados era una manera de demostrar su poder al pueblo y a sus iguales. Buena muestra de ello es la vajilla nurágica de Cerdeña que se usaba en los banquetes, al igual que un toro cerámico hueco de cuya boca se podía beber vino.

Interpretadas como imágenes de una posible diosa estas figurillas destacan por tener cabeza de ave y llevar cuatro pendientes en sus grandes orejas.

Foto: Peter Fischer, Teresa Bürge

Los sellos cilíndricos como este de hematita eran una importación habitual: hechos con piedras semipreciosas en Mesopotamia se usaban para marcar almacenes y documentos

Foto: Peter Fischer, Teresa Bürge

De igual forma en la necrópolis se encontraron numerosaspiedras semipreciosas como lapislázuli de Afganistán, hematita, cornalina de la India e incluso algunas piezas de ámbar traídas desde el Mar Báltico.

La posición de Chipre en el centro de las rutas comerciales del período la convertía en escala obligatoria para las naves que viajaban entre oriente y occidente, de modo que todos estos objetos se podían adquirir a bajo precio y eran más comunes que en las ciudades del interior.

Al haberse detectado muchas otras sepulturas en la zona,los arqueólogos esperan continuar con las excavaciones en los años venideros, y seguir desenterrando nuevos cuerpos junto con el rico ajuar que los acompaña.

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!

Para saber más

Excavan una de las tumbas más importantes y lujosas de Chipre

Excavan una de las tumbas más importantes y lujosas de Chipre

Leer artículo