El refresco ideal

John Stith Pemberton, la trágica vida del inventor de la Coca-Cola

Considerada una de las bebidas más populares del mundo, la emblemática Coca-Cola tiene un origen peculiar: la adicción a la morfina de su creador, un farmacéutico, químico y médico estadounidense de mediados del siglo XIX llamado John Stith Pemberton.

Fotografía de John Stith Pemberton tomada alrededor del año 1888.

Foto: PD

Durante generaciones, han sido muchos los que para combatir la sed han recurrido a una de las bebidas más famosas y mediáticas del planeta. En efecto, estamos hablando de la burbujeante Coca-Cola. Pero seguro que la mayoría de quienes a menudo disfrutan de esta refrescante bebida no conocen su origen. De hecho, hay que remontarse a los Estados Unidos de finales del siglo XIX para saber cómo empezó esta historia. Concretamente hay que viajar al estado de Georgia, hogar del químico y farmacéutico John Stith Pemberton, cuyo afán por crear la bebida perfecta le llevó a inventar un refresco de cola que en la actualidad es el más vendido en todo el mundo.

Georgia fue uno de los primeros estados de Estados Unidos en prohibir la venta y consumo de alcohol entre los años 1886 y 1887. Eso resultó muy duro para mucha gente, puesto que, en aquella época, el sector industrial se encontraba en pleno crecimiento y los trabajadores, cuyas jornadas laborales eran muy duras y extenuantes, demandaban algún tipo de bebida estimulante que les hiciera más soportables las agotadoras horas de trabajo. Y Coca-Cola se convertiría en la bebida ideal para cumplir este objetivo. Aunque en realidad todo se inició con la intensa adicción a la morfina de Pemberton, que la consumía en grandes cantidades para paliar el dolor que le causaba una herida de sable sufrida en 1865. El químico sabía que esta droga le acabaría arruinando la vida, por lo que tomó la decisión de hallar un jarabe medicinal que le ayudase a superar su adicción.

La peligrosa adicción de John Stith Pemberton

John Stith Pemberton nació el 8 de julio de 1831 en Knoxville, en el estado de Georgia, donde asistió a la escuela en la localidad de Rome. Pemberton estudió medicina y se graduó en el Southern Botanical Medical College en 1850. Con apenas 19 años se convirtió en médico, combinando la medicina general y la cirugía con sus amplios conocimientos de química. Asimismo obtuvo el título de farmacéutico en Filadelfia. En esa época, Pemberton fue lo que se conocía como un "doctor de vapor", es decir un médico que para llevar a cabo sus tratamientos empleaba baños de vapor, hierbas y otros productos para sanar el cuerpo y la salud en general. En 1853 se casó con Ann Eliza Clifford Lewis y un año más tarde nacería su único hijo, Charles Ney Pemberton.

Con apenas 19, Pemberton años se convirtió en medico, combinando la medicina general y la cirugía con sus amplios conocimientos de química. Asimismo obtuvo el título de farmacéutico en Filadelfia.

Trabajadores de una embotelladora de Coca-Cola en el año 1900.

Foto: https://www.cocacolaespana.es/

Con el estallido de la Guerra de Secesión en 1862, Pemberton se alistó como teniente en el ejército confederado y el 16 de abril de 1865, durante la batalla de Columbus, considerada la última del conflicto, fue herido de gravedad en el abdomen y el pecho con un sable. Aunque Pemberton se recuperó de la herida, esta le provocaba dolores tan intensos que sólo podía calmarlos con morfina. Así, el consumo continuado de esta sustancia lo acabó convirtiendo en un adicto, hasta que tomó conciencia del problema y decidió luchar con todas sus fuerzas para encontrar un remedio que le liberase de su adicción.

Para saber más

Fanta, el origen "fantástico" de este popular refresco

Fanta, el origen "fantástico" de este popular refresco

Leer artículo

Pemberton y el vino de coca

Al finalizar el conflicto, Pemberton invirtió todos sus ahorros en la investigación y el desarrollo de un sustituto para la morfina, y empezó a experimentar con muchas plantas hasta que inventó su primera bebida,a la que llamó Dr. Tuggle’s Compound Syrup of Globe Flower, una especie de jarabe basado en la Cephalanthus occidentalis, una planta con múltiples usos medicinales (aunque también puede ser tóxica). Viendo el éxito de aquella bebida, Pemberton se trasladó a Atlanta donde empezó a experimentar con la hoja de coca (mascada por los indígenas del altiplano de Perú y Bolivia) y con vino, hasta que finalmente creó una receta que contenía extractos de coca y damiana (Turnera difusa) a la que llamó Pemberton’s French Wine Coca (Vino de coca francés de Pemberton). El "vino" fue promocionado como una maravilla de la medicina, capaz de aliviar las adicciones, la depresión, la neurastenia (sobre todo en mujeres) y, curiosamente, el alcoholismo. Este "vino" no ayudó, sin embargo, a curar la adicción de su inventor, pero se volvió extremadamente popular.

Al finalizar el conflicto, Pemberton invirtió todos sus ahorros en la investigación y el desarrollo de un sustituto para la morfina, y empezó a experimentar con muchas plantas hasta que inventó su primera bebida.

Cartel publicitario de Coca-Cola aparecido en el año 1890.

Foto: PD

En esa época triunfaban los grupos que luchaban contra el consumo de alcohol, algo que en ocasiones llegó a convertirse en una auténtica lacra social, como el llamado Movimiento por la Templanza, que comenzó a ganar fuerza en todo el país. Fue en ese momento cuando una serie de leyes promulgadas en 1886 obligaron a Pemberton a crear una variante sin alcohol de su nueva y exitosa bebida. Para lograrlo recabó la ayuda de su amigo el farmacéutico Willis E. Venable, y juntos se dedicaron a perfeccionar la fórmula para adecuarla a las nuevas disposiciones legales. Así, eliminaron la damiana y le añadieron nuez de cola. También sustituyeron el vino por jarabe de azúcar. Tras ello, mientras Pemberton estaba preparando un vaso de la nueva bebida mezcló sin querer el jarabe base con agua carbonatada, convirtiendo su "vino medicinal" en una bebida que sólo podía servirse en locales donde se consumían bebidas carbonatadas, helados y sándwiches, conocidos popularmente como "fuentes de soda".

Para saber más

John Harvey Kellogg, el gurú de la vida sana

John Harvey Kellogg, el gurú de la vida sana

Leer artículo

El ocaso de John Pemberton

Sería uno de los socios de Pemberton, el experto en marketing Frank Mason Robinson, a quien se le ocurrió el nombre y el logotipo de Coca-Cola. Robinson sugirió que la denominación de la nueva bebida combinase el nombre de sus dos principales ingredientes: hojas de coca y nueces de cola (Coca-Cola), y para el logotipo pensó en usar las dos C en mayúsculas, puesto que estaba seguro de que visualmente destacarían más, y también decidió escribir el nombre en caligrafía Spencerian, un tipo de escritura que en aquel momento era muy popular en Estados Unidos. Las primeras ventas de aquella nueva y chispeante bebida fueron en la farmacia Jacob de Atlanta, y se servía en vasos de cinco centavos. Pero no todo salió como Pemberton esperaba. Los problemas financieros derivados de su adicción a la morfina lo llevaron a vender, e incluso a regalar, partes de su empresa a diferentes compradores.

Robinson, el socio de Pemberton, sugirió que la denominación de la nueva bebida combinase el nombre de sus dos principales ingredientes: hojas de coca y nueces de cola (Coca-Cola), y para el logotipo pensó en usar las dos C en mayúsculas.

Diversos envases de Coca-Cola a lo largo de la historia.

Foto: iStock

Finalmente, en 1888, Pemberton se vio obligado a vender la fórmula de su bebida a Asa Griggs Candler, un magnate y político estadounidense,que a la postre sería el fundador de The Coca-Cola Company, por un valor de 2.300 dólares. A partir de entonces, la marca Coca-Cola se extendió como la pólvora. El Biedenharn Candy Company, en Vicksburg, Misisipi, fue uno de los primeros establecimientos donde empezó a venderse este refresco y fue tal su éxito que el 12 de marzo de 1894, el propietario, Joseph Biedenharn, decidió instalar una máquina de embotellar en la parte trasera de su local para que la gente se la pudiera llevar y saborease aquella bebida en la comodidad de su casa.

Anuncio publicitario de Coca-Cola aparecido en el año 1940.

Foto: https://www.cocacolaespana.es/

De este modo, John Stith Pemberton, aunque había sido el inventor de la exitosa fórmula, no pudo disfrutar de la gloria de una marca de refrescos que en la actualidad es la más vendida del mundo y que está presente en más de doscientos países. Pemberton moriría a causa de un cáncer de estómago el 16 de agosto de 1888 a los 57 años de edad, en la pobreza más absoluta y sin haber podido desprenderse de su adicción a la morfina. Y sin sospechar que su bebida se convertiría algún día en la más famosa de la historia.