Literatura universal

James Matthew Barrie, la triste historia del creador de Peter Pan

El escritor escocés era ya un autor muy popular cuando estrenó su obra más famosa, "Peter Pan o el niño que no quería crecer". El personaje protagonista, que estaba basado en un niño que el autor adoptó cuando quedó huérfano, se hizo tan popular que apareció en otros cuentos, e incluso esta fantástica historia fue adaptada posteriormente en musicales y llevada a la gran pantalla en 1953 de la mano de Walt Disney.

Fotografía del autor de Peter Pan, James Matthew Barrie, tomada en el año 1892.

Foto: PD

"Había una vez una niña muy buena llamada Wendy, que tenía tres hermanitos, y para que estos se durmieran solía contarles historias muy bonitas. La noche en que comienza nuestro cuento les contaba las aventuras de Peter Pan [...]. Siempre está haciendo buenas obras, y sabe volar, y le acompaña Campanita, que es una niña con alas de mariposa, tan pequeña que cabe en la palma de la mano, y además vive en un país maravilloso, que se llama la isla de Nunca Jamás". De esta manera empieza la fantástica historia de Peter Pan, la creación literaria más importante del escritor escocés James Matthew Barrie, una historia de fantasía que incluso ha sido llevada al cine y al teatro.

Pero aunque pueda parecer sorprendente, ahora se cree que el personaje de Peter Pan no era en un principio tan amistoso como podría parecer. En diciembre de 2019 se publicó un manuscrito original del autor en el que este muestra a su protagonista de una manera bastante distinta a como lo presentaría Disney muchos años después (¿asesinaba a los Niños Perdidos de la isla para que no crecieran? ¿Odiaba profundamente a los adultos?). La editorial francesa SP Books imprimió tan solo mil copias de este nuevo manuscrito, de puño y letra del propio Barrie, cuyos beneficios fueron a parar íntegramente al Hospital Great Ormond Street, un centro pediátrico de cuidados intensivos.

Los problemas psicológicos del pequeño Barrie

James Matthew Barrie, nacido el 9 de mayo de 1860, no disfrutó de una infancia feliz a pesar de haberse criado en el seno de una familia acomodada. De hecho, la muerte de su hermano mayor David mientras patinaba por la superficie helada de un lago afectó profundamente a su madre, tanto que desde entonces ignoró totalmente a su hijo menor. Su padre, por su parte, y como era habitual entre las familias de la Inglaterra victoriana, mantuvo en todo momento una distancia emocional con su hijo. Todo aquello provocó una enorme tristeza en el pequeño James, un trauma que le ocasionó numerosos problemas. Al final, el joven marchó a Londres donde empezó una exitosa carrera literaria.

James Matthew Barrie no disfrutó de una infancia feliz a pesar de proceder de una familia acomodada. Ello fue consecuencia de la muerte de su hermano David.

James Matthew Barrie caracterizado como el Capitán Garfio juega con el pequeño Michael Llewelyn Davies en los jardines de Kensington, en Londres.

Foto: PD

Además de sus problemas psicológicos, el autor escocés tuvo que hacer frente a algunos problemas físicos. De hecho, nunca superó el metro y medio de altura, algo que le ocasionó algún que otro complejo. Pero este "defecto", sin embargo no impidió que contrajera matrimonio con la actriz Mary Ansell en 1894. La relación, sin embargo, no prosperó y en 1909 la pareja se separó cuando James se enteró de que Mary tenía un amante. Pero Barrie no estaba solo. Unos años antes, en 1897, había conocido al matrimonio formado por Arthur Llewelyn Davies y Sylvia du Maurier, que en aquel momento tenían tres hijos: Peter, John y George. En 1900, llegaría Michael y tres años más tarde nacería Nicholas. Barrie sentí un gran afecto por todos ellos, a los que llegó a considerar su verdadera familia, aunque conectó de una manera muy especial con Peter y con Michael. El nacimiento de este fue plasmado por Barrie en una novela que tituló El pajarito Blanco, donde aparecería por primera vez un personaje llamado Peter Pan, que era capaz de volar gracias a su maravillosa imaginación y al polvo de hadas.

Para saber más

Hans Christian Andersen, un escritor inmortal

Hans Christian Andersen, un escritor inmortal

Leer artículo

La simbología de Peter Pan

Barrie ya era un autor consagrado cuando tuvo lugar el estreno triunfal de su obra Peter Pan or the Boy Who Would Not Grow (Peter Pan o el niño que no quería crecer). Para entonces, el pequeño Michael cayó enfermo y para distraerle Barrie decidió organizar una espectacular función especialmente para él con la colaboración de algunos de sus amigos. El autor escocés escribiría entonces una secuela de su obra en la que el protagonista, el hermano de Peter Pan, era un chico llamado precisamente Michael. Al final, Barrie decidió unir ambos textos y convertir la obra teatral en una novela.

Barrie ya era un autor consagrado cuando tuvo lugar el estreno de 'Peter Pan o el niño que no quería crecer'. El pequeño Michael enfermó y Barrie decidió organizar una función para él.

Pero la desgracia se cebaría muy pronto en la familia Davis. En 1907 falleció el padre, Arthur Llewelyn, y tres años más tarde lo hizo Sylvia. Entonces Barrie decidió adoptar a los huérfanos, lo que estrechó aún más su vínculo afectivo con ellos. Llegados a este punto, muchos estudiosos de la vida y la obra de Barrie creen que resulta inevitable identificar a los hermanos Davies con la familia de Wendy, la joven protagonista de Peter Pan que le acompaña al país de Nunca Jamás. Al parecer, para crear el personaje de Wendy, Barrie se habría inspirado en Margaret, la hija de su amigo el poeta Ernest Heanley.

Fotograma de la película de Disney, de 1953, en el que aparecen Peter Pan y Campanilla.

Foto: Cordon Press

La confrontación entre el mundo real y el de fantasía que aparece en el libro, la negativa de Peter Pan a hacerse mayor, su decisión de quedarse en la Tierra de Nunca Jamás, el papel que asume Wendy como madre de los Niños Perdidos y su decisión final de regresar a casa junto a sus hermanos han convertido a esta famosa novela en objeto de estudio y no sólo por parte de los críticos literarios, sino también por parte de psicólogos y psiquiatras. La historia de un niño que vive en una isla hecha de fantasía como líder de una pandilla de niños huérfanos, las hadas, los piratas y los indios que aparecen en ella han convertido la novela de Barrie en un clásico de la literatura universal que ha entrado a formar parte del imaginario infantil hasta el punto de que Walt Disney hizo una adaptación de la obra para el cine en el año 1953.

Para saber más

Charles Dickens, el novelista inglés más famoso

Charles Dickens, el novelista inglés más famoso

Leer artículo

Luces y sombras de Peter Pan

¿Y qué hay de los personajes que aparecen en Peter Pan? De hecho, en la historia original de Barrie, los Niños Perdidos eran niños que habían sido abandonados por sus padres o que quedaron huérfanos tras la muerte de sus progenitores. Gracias a que Peter Pan y el hada Campanilla los adoptaban, estos niños lograban llegar al País de Nunca Jamás, aunque debían hacer frente a una prohibición que no podían transgredir de ningún modo: nunca podían crecer. Cómo se evitaba este extremo es algo que sigue desconcertando a los críticos. "Los chicos de la isla varían, por supuesto, en número según van muriendo. Cuando parece que están creciendo –lo cual va contra las reglas–, Peter se deshace de ellos, pero en ese momento había seis de ellos, contando a los gemelos como dos", narra Barrie en el libro.

En la historia original de Barrie, los Niños Perdidos habían sido abandonados por sus padres o quedaron huérfanos tras la muerte de sus progenitores.

Otro punto que ha despertado curiosidad es el significado del apellido de Peter, que algunos dicen que podría buscarse en el dios griego Pan, una divinidad burlona que disfrutaba asustando a los viajeros (la palabra "pánico" deriva precisamente del nombre de este dios griego). A pesar de todo, la mayoría de críticos opina que lo que realmente quería comunicar el autor escocés con su obra era la necesidad de no olvidar al niño interior que todos llevamos dentro.

Cartel publicitario de la película de Disney en el que aparece Peter Pan junto a algunos de sus protagonistas.

Foto: Cordon Press

Con todo, el personaje de Peter Pan se acabó convirtiendo pronto en un clásico y su fama traspasó fronteras. En 1912, el escultor George Frampton decidió realizar una estatua de Peter Pan como homenaje al escritor James Matthew Barry en los jardines de Kensington, en Londres. Pero, en contra de lo que podría parecer, este hecho provocó el desagrado del escritor, que tuvo su origen en un desacuerdo con el artista. En realidad, Barrie quería que Frampton hubiera tomado como modelo para su escultura al pequeño Michael, y para ello le envió una fotografía del niño. Pero el escultor decidió escoger a otro niño, lo que no gustó nada a Barrie. Cuando Barrie pudo ver la obra al fin terminada, afirmó, insatisfecho, que en ningún caso Frampton había sabido transmitir ni el demonio ni el verdadero espíritu que ocultaba en su interior el singular personaje de Peter Pan. James Barrie moriría el 19 de junio de 1937 a causa de una neumonía. Pero el pequeño Michael no le sobrevivió. El joven había muerto en 1921, ahogado en el Támesis junto a un amigo mientras ambos nadaban.