Jazz y racismo

El "inolvidable" Nat King Cole

Miembro de una familia con claras raíces musicales, era difícil que Nat King Cole se dedicara a otra cosa que no fuera la música. A pesar de que a su audiencia poco le importaba el color de su piel, a Nat King Cole le golpeó duramente el racismo imperante en su época y fue atacado tanto por supremacistas blancos como por defensores de los derechos civiles, que le acusaron de no estar lo suficientemente implicado en su causa.

Foto: Cordon Press

Aclamado como uno de los mejores pianistas de swing y reconocido como una de las voces más reconocibles del jazz, Nathaniel Adams Cole, nacido el 17 de marzo de 1919 en Montgomery, Alabama, ha sido uno de los artistas más populares de la historia de la música contemporánea. Desde principios de la década de 1940, con su grupo de jazz, el King Cole Trio, hasta su posterior carrera en solitario, Nat King Cole se ha convertido en el artífice de canciones tan inolvidables como Sweet Lorraine, Nature Boy, The Christmas Song, Ramblin' Rose y Mona Lisa. Cole fue el primer afroamericano en presentar en televisión un programa de variedades y su popularidad se ha mantenido hasta la actualidad.

De orígenes humildes

La familia Cole se mudó a Chicago cuando Nat era aún un niño. Allí, su madre, que era organista en una iglesia local, le enseñó a tocar este instrumento a los cuatro años. A tan temprana edad, Nat versionó, en la que sería su primera actuación, el éxito de Frank Silver e Irving Cohn titulado Yes! We Have No Bananas. Años más tarde, Cole reconoció en una entrevista que cuando era muy pequeño "mamá fue la única maestra de música que tuve". Sus lecciones formales de piano empezarían más tarde, cuando tenía doce años. El joven aprendió jazz, gospel y música clásica, uniéndose más tarde a una banda, los Bud Billiken Club, formada por miembros del club social del mismo nombre, creado en 1923 por el fundador del Chicago Defender, Robert Sengstacke Abbott, y por su editor, Lucius Harper, para jóvenes afroamericanos que se dedicaban a repartir periódicos en la "ciudad del viento".

El joven Nat King Cole aprendió jazz, gospel y música clásica, uniéndose más tarde a una banda, los Bud Billiken Club, formada por miembros del club social del mismo nombre.

Nat formó su primer grupo de jazz, el Royal Dukes, en el año 1937. Tocaban por unos pocos dólares, y tal como contó años más tarde su esposa Maria: "Cuando no podían disponer de dinero en efectivo, a menudo se conformaban con perritos calientes y hamburguesas". Por aquella época, Nat no cantaba por expresa petición de sus compañeros de banda, que consideraban que su singular voz no era la más adecuada para ello. Poco tiempo después, Nat dejaría el grupo para unirse al de su hermano, los Rogues of Rhythm. La banda no tardaría en unirse al elenco de Shuffle Along, una revista musical cuyos miembros eran todos afroamericanos y en la que Nat tocaba como pianista. En aquella época, Nat se enamoró de una de las bailarina del espectáculo, llamada Nadine Robinson, con la que se casaría más tarde.

A finales de la década de 1930, Cole creó un grupo con tres músicos más que ya en 1940 rebautizó como The Nat King Cole Trio. Durante los siguientes diez años cosecharon éxitos actuando en programas de radio.

A finales de la década de 1930, Cole creó un grupo con tres músicos más que ya en 1940 rebautizó como The Nat King Cole Trio. Durante los siguientes diez años cosecharon éxitos actuando en programas de radio.

Foto: Cordon Press

Para saber más

Duke y Louis

Duke y Louis

Leer artículo

Rumbo al éxito

Al finalizar la gira de la revista musical, la pareja se estableció en Los Ángeles donde Nat se ganaba la vida tocando en distintos clubes nocturnos. En uno de aquellos locales, el talento del joven músico no pasó desapercibido para Bob Lewis, dueño del club Swanee Inn, que le instó a formar un grupo con su propio nombre. Cole entonces contrató al bajista Wesley Prince y al guitarrista Oscar Moore, y los tres se hicieron llamar los King Cole Swingsters por la canción de cuna Old King Cole Was a Merry Old Soul. Poco antes de que el grupo debutara en la radio y que realizara algunas grabaciones para pequeños sellos discográficos, cambió su nombre por King Cole Trio. En 1943, saltaron a la fama con éxitos como That Ain't Right, Straighten Up and Fly Right, inspirada en uno de los sermones del padre de Cole, y continuaron su ascenso a la cima con éxitos pop como el clásico navideño The Christmas Song y la balada I Love You (for a sentimental reasons).

El talento de Nat King Cole no pasó desapercibido para Bob Lewis, dueño del club Swanee Inn, que le instó a formar un grupo con su propio nombre.

En 1942, el propietario de Music City Records, Glenn Wallichs, se unió al cantante y compositor Johnny Mercer y al por entonces ejecutivo de Paramount Pictures Buddy DeSylva para formar Capitol Records. Tras la fusión, el primer nombre que le vino a Wallichs a la mente fue el de Cole y su banda. Después de firmar su primer contrato con la discográfica, en 1943 el King Cole Trio grabó su primer gran éxito: Straighten Up and Fly Right. Pocos años más tarde, Cole conocería en el club Zanzibar (donde ambos cantaban) a la que sería su segunda esposa, Maria Ellington, con quien se casaría en 1948, tras divorciarse de Nadine. Con ella tuvo cinco hijos.

Para saber más

Jesse Owens, el atleta que derrotó al nazismo

Jesse Owens, el atleta que derrotó al nazismo

Leer artículo

La lacra del racismo

Nat King Cole sufrió su primer encontronazo serio con el racismo cuando decidió comprar una casa en un barrio exclusivo de Los Ángeles. Su indiscutible éxito no fue suficiente para que los prejuicios raciales de la época le ocasionaran más de un serio disgusto. Como cuenta el periodista Borja Bergareche en un artículo publicado en el diario ABC, el contrato de propiedad contenía una serie de cláusulas raciales en las que se establecía que el uso de la casa era "solo para blancos" y excluía expresamente de la propiedad a "cualquier persona cuya sangre no sea totalmente de raza caucásica". Solo se contemplaba una excepción en el caso de que esas personas "no caucásicas" residieran en "calidad de sirvientes". Cole y su familia asimismo tuvieron que hacer frente a la inquina de los vecinos, que fue más allá de las simples palabras: unos desconocidos quemaron las letras que componían la palabra "n-e-g-r-o" en su césped; su perro fue envenenado en su jardín, e incluso el abogado de la comunidad de vecinos le dijo lo siguiente: "No queremos que vengan aquí personas indeseables". A pesar de todo, Cole se mantuvo firme en su decisión de vivir en ese barrio y le contestó: "Yo tampoco, y si veo a alguien indeseable entrando en este vecindario, seré el primero en quejarme".

En esta imagen tomada en 1951, el músico afroamericano aparece con su segunda esposa Maria Hawkings, con quien tuvo cinco hijos.

En esta imagen tomada en 1951, el músico afroamericano aparece con su segunda esposa Maria Hawkings, con quien tuvo cinco hijos.

Foto: CC

Nat King Cole sufrió su primer encontronazo serio con el racismo cuando decidió comprar una casa en un barrio exclusivo de Los Ángeles. Su indiscutible éxito no fue suficiente para que los prejuicios raciales de la época le ocasionaran más de un serio disgusto.

A partir de aquel momento, la vida de Nat King Cole sufrió un duro revés. En 1951, el gobierno lo acusó de no haber pagado 150.000 dólares en impuestos y pretendieron embargarle la casa. Para hacer frente a dicho pago, que el músico consideró una estafa, acordó con las autoridades el pago de mil dólares semanales. Todo ello le acabó pasando factura. Dos años más tarde, durante el concierto de Pascua en el Carnegie Hall de Nueva York, y debido al estrés, le diagnosticaron una úlcera aguda y hemorragias internas. Tras una delicada intervención quirúrgica en la que le fue extirpado la mitad del estómago, el cantante trató de tomarse la vida con más calma hasta que en 1956 fue portada de un titular tras ser atacado por seis hombres blancos en un escenario de Alabama. "No he participado en ninguna protesta. Tampoco me he unido a una organización que luche contra la segregación. ¿Por qué me atacan?", se preguntó un sorprendido Cole.

Pero Nat King Cole no sólo recibió ataques de los supremacistas blancos, sino que también recibió muchas críticas por parte de los activistas por los derechos civiles, que lo acusaron de no hacer lo suficiente por la causa de la libertad de los afroamericanos. Cole, criticado por ambos bandos, había lamentado en más de una ocasión que en esa época no se considerara a los artistas negros una amenaza para nadie, mientras que a los médicos, abogados y educadores negros sí se les negaba un reconocimiento similar. El artista también puso demandas a los hoteles que se negaron a admitirlo por su raza, como en el caso del hotel Nacional de La Habana, que le negó por dos veces el alojamiento.

Para saber más

Josephine Baker, la "diosa de ébano"

Josephine Baker, la "diosa de ébano"

Leer artículo

El legado de Nat King Cole

Cole hizo historia en la televisión en 1956 al convertirse en el primer afroamericano en presentar una serie de televisión de variedades: Nat King Cole Show. El programa contó con muchos de los artistas más famosos de la época como Count Basie, Peggy Lee, Sammy Davis Jr. y Tony Bennett. Pero la serie no duró mucho y su emisión finalizaría en 1957. Cole acusó de su desaparición a la falta de un patrocinador nacional. En 1964, a Nat King Cole le diagnosticaron un cáncer de pulmón, y murió a los pocos meses, el 15 de febrero de 1965, con tan solo 45 años. Rosemary Clooney, Frank Sinatra y Jack Benny asistieron al funeral del legendario artista, que se llevó a cabo unos días después en Los Ángeles. Hasta el final de su vida, Cole acudió a los estudios de grabación. Su último trabajo fue LOVE, que ha aparecido en multitud de bandas sonoras.

Natalie y Carole Cole fueron dos de las hijas de Nat King Cole. Natalie, a la derecha, desarrolló una carrera musical exitosa que la llevó a grabar una canción donde unía su voz con la de su padre.

Natalie y Carole Cole fueron dos de las hijas de Nat King Cole. Natalie, a la derecha, desarrolló una carrera musical exitosa que la llevó a grabar una canción donde unía su voz con la de su padre.

Foto: CC

En 1964, a Nat King Cole le diagnosticaron un cáncer de pulmón, y murió a los pocos meses, el 15 de febrero de 1965, con tan solo 45 años.

La música y la voz de Nat King Cole han perdurado en el tiempo, y su interpretación de The Christmas Song se ha convertido en un clásico navideño por excelencia. Su hija Natalie continuó el camino emprendido por su padre, convirtiéndose en una cantante de éxito por derecho propio, grabando un éxito póstumo al unir su voz con la de su padre en el gran éxito Unforgettable.

Temas Relacionados

Biografías

Compártelo