Una costumbre muy antigua

Los humanos masticaban tabaco tostado hace 12.000 años

Se han encontrado semillas carbonizadas de tabaco en una hoguera de hace 12.000 años, lo que según los investigadores parece sugerir que los seres humanos ya consumían esta planta milenios antes de lo que se creía, posiblemente masticada y envuelta en hojas.

Tabaco

Foto: CC (Sjschen)

La historia del tabaco como producto de consumo puede ser mucho más vieja de lo que se pensaba. Hasta ahora, la prueba más antigua era una pipa para fumar encontrada en Alabama (EEUU) y que databa de los siglos XVI o XVII a.C. Pero recientemente se han encontrado evidencias muy anteriores: unas semillas carbonizadas de tabaco halladas en una hoguera de hace unos 12.000 años sugieren que los humanos empezaron a consumir tabaco de forma distinta a fumarlo.

El trabajo, publicado en la revista Nature Human Behaviour, apunta a que dichas semillas eran el residuo de tabaco para mascar que era envuelto en hojas para chuparlas o masticarlas. Se encontraron en el yacimiento de Wishbone (Utah). Si fuera cierto, se trataría del primer consumo de tabaco conocido y podría reescribir la historia de este producto en varios aspectos. En primer lugar, situaría su consumo 9.000 años antes de lo que se creía; y en segundo lugar, demostraría que dicho consumo empezó por una vía diferente de la de fumar.

El tabaco habría tenido una función social al propiciar las reuniones entre la comunidad, motivo que habría justificado su uso y domesticación

Una ulterior implicación sería que las comunidades de América del Norte durante el Pleistoceno contaban con una agricultura más desarrollada de lo que se creía. Aunque en aquella época el tabaco era una planta no domesticada y no hacía falta cultivarla, sí implicaba sacrificar espacio aprovechable para los cultivos de alimentos para dedicárselo a un producto prescindible.

Los investigadores apuntan a que ambos tipos de plantas -domesticadas y salvajes- convivieron y que el tabaco habría tenido una función social al propiciar las reuniones entre la comunidad, motivo que habría justificado su uso y, más adelante, su domesticación. Daron Duke, el investigador que ha liderado el estudio, explica: “Es interesante analizar cómo la domesticación de una planta tóxica como el tabaco se cruza con la de los cultivos alimentarios más o menos en la misma época. La gente estaría atendiendo a sus necesidades sociales tanto como a las alimentarias”.

Para saber más

Los alucinógenos inspiraban a los artistas rupestres

Los alucinógenos inspiraban a los artistas rupestres

Leer artículo

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!