Votar en España

Historia de las elecciones generales en España, la evolución de un derecho

A partir del siglo XIX empezó a ser posible para algunos ejercer el derecho al voto en determinadas ocasiones. Al principio, lo que hoy consideramos un derecho fundamental, estaba restringido a los hombres, aunque no en todos los casos, y ya en el siglo XX este derecho se extendió a las mujeres. Tras el largo paréntesis de la dictadura franquista, España comenzó una transición hacia la democracia, con la convocatoria de elecciones generales cada cuatro años. Este domingo 23 de julio una nueva cita electoral nos espera.

Imagen de mujeres votando el Estatuto Vasco durante la Segunda República española.

Imagen de mujeres votando el Estatuto Vasco durante la Segunda República española.

Imagen de mujeres votando el Estatuto Vasco durante la Segunda República española.

(CC BY SA 3 0)

El próximo 23 de julio, todos los españoles mayores de 18 años estamos llamados a las urnas para ejercer nuestro derecho al voto en unas elecciones generales que han despertado la máxima expectación mediática. Aunque hoy en día este sencillo ejercicio democrático nos parezca algo muy normal, en realidad es un derecho relativamente reciente.

En nuestro país, al igual que en los de nuestro entorno, depositar una papeleta en una urna se ha convertido, para la mayoría, en un acto de civismo y de libertad democrática, pero ¿conocemos el origen y el desarrollo de las elecciones generales en España?

Durante mucho tiempo, el Antiguo Régimen, caracterizado por el absolutismo monárquico, acaparó todas las decisiones de gobierno, así como los órganos representativos del Estado. Sin embargo, con la irrupción del liberalismo, las Cortes fueron abriéndose paso poco a poco a la mayoría de la sociedad española. Pero vayamos por partes.

Acceso único a los varones

Durante el siglo XII, en España funcionaban las Cortes de los distintos reinos peninsulares. Pero el grado de poder e influencia de cada una de ellas variaba de manera significativa en función del territorio. Por ejemplo, las Cortes de Aragón y de Navarra eran más decisivas que las castellanas a la hora de influir en las decisiones del soberano. Aquellas Cortes eran autónomas y su funcionamiento no tenía nada que ver con la fórmula democrática a la que estamos acostumbrados en la actualidad. 

Durante el siglo XII, en España funcionaban las Cortes de los distintos reinos peninsulares.

Juramento de las Cortes de Cádiz de 1810. Cuadro pintado por José Casado del Alisal en 1863. Palacio de las Cortes, Madrid.

Juramento de las Cortes de Cádiz de 1810. Cuadro pintado por José Casado del Alisal en 1863. Palacio de las Cortes, Madrid.

Juramento de las Cortes de Cádiz de 1810. Cuadro pintado por José Casado del Alisal en 1863. Palacio de las Cortes, Madrid.

PD

Ya en el siglo XVIII, la llegada del absolutismo monárquico a nuestro país supuso el nacimiento de las Cortes Generales, formadas por representantes de todos los territorios. Aunque el hecho más relevante a nivel democrático llegaría con la promulgación de la primera Constitución Española, la de Cádiz, familiarmente conocida como "la Pepa".

En 1810 se convocaron los primeros comicios y en plena Guerra de la Independencia (conflicto que se extendió desde el 2 de mayo de 1808 al 17 abril de 1814) solo tuvieron acceso al voto los varones mayores de 25 años que tuvieran "casa abierta", es decir, que fueran propietarios de algún negocio.

Para saber más

Imagen de Isabel II durante su exilio en París.

Isabel II de España, "la reina de los tristes destinos"

Leer artículo

El Sufragio Masculino

Pero tras su regreso a España, el rey Fernando VII dio al traste con todos los avances de índole liberal que se habían alcanzado hasta aquel momento. A partir de entonces, la situación política fue bastante convulsa y los vaivenes del sistema, frecuentes. Por ejemplo, cuando el sector liberal llegaba al poder (Trienio Liberal de 1820), siempre se marcaba como modelo la Constitución de 1812, mientras que los defensores del absolutismo hacían precisamente lo contrario.

El rey Fernando VII dio al traste con todos los avances de índole liberal que se habían alcanzado hasta aquel momento.

Retrato de Fernando VII realizado por Vicente López Portaña entre los años 1814-1815. Museo del Prado, Madrid. 

Retrato de Fernando VII realizado por Vicente López Portaña entre los años 1814-1815. Museo del Prado, Madrid. 

Retrato de Fernando VII realizado por Vicente López Portaña entre los años 1814-1815. Museo del Prado, Madrid. 

PD

Finalmente hubo que esperar al 1 de octubre de 1813 para que, por primera vez en la historia de las elecciones en España, los varones, independientemente de su clase social, pudieran tener acceso al voto en el llamado "sufragio masculino" (posteriormente denominado Sufragio Universal), que sería reconocido en la Constitución de 1869 y establecido definitivamente en 1890. Ahora sí, el único requisito era haber cumplido los 25 años de edad. Pero ¿qué tipo de voto se ejercía entonces? Pues el voto era indirecto y de cuarto grado, es decir, con su voto, los votantes elegían a unos representantes que eran quienes escogían al jefe del Consejo de Ministros. 

Para saber más

album orz007034

El Trienio Liberal, el pronunciamiento del general Riego

Leer artículo

El reinado de Alfonso XII

Juan Prim y Prats, una de las mayores figuras liberales del siglo XIX, fue el responsable de impulsar nuevos avances en la política española tras la llamada Revolución Gloriosa de 1868, que supuso el destronamiento y exilio de la reina Isabel II, hija de Fernando VII, y el comienzo del llamado Sexenio Democrático. Entonces, Prim formó un "Gobierno Provisional" que convocó unas elecciones en las cuales, como estaba establecido, solo pudieron participar los varones mayores de 25 años.

Juan Prim y Prats, una de las mayores figuras liberales del siglo XIX, fue el responsable de impulsar nuevos avances en la política española.

Imagen del Gobierno Provisional. Prim es el cuarto desde la izquierda.

Imagen del Gobierno Provisional. Prim es el cuarto desde la izquierda.

Imagen del Gobierno Provisional. Prim es el cuarto desde la izquierda.

PD

Tras el asesinato de Prim en un atentado en Madrid el 30 de diciembre de 1870, el nuevo rey de España, Amadeo I de Saboya, convocó tres comicios electorales que respetaron los principios establecidos en la Constitución de 1869. Con la llegada de la Primera República en 1873 se mantuvo asimismo el sufragio universal masculino, aunque la representatividad y la limpieza del proceso dejaba bastante que desear.

Finalmente, tras la restauración borbónica, Alfonso XII, hijo de Isabel II, fue proclamado rey y con él se se dieron los primeras pasos para promulgar una nueva Constitución, la de 1876, que trajo consigo la vuelta al sufragio censitario, en el que se concedía el derecho a voto solo a una parte de la población, que debía reunir una serie de requisitos (no muy claros) para poder inscribirse en un censo electoral. Así, de unos cuatro millones de censados, mediante ese nuevo sistema de sufragio se pasó a tan solo 800.000. 

Para saber más

El nuevo examen de la momia del general Prim

¡Han matado al presidente! El asesinato de Juan Prim

Leer artículo

El "pucherazo"

Posteriormente, Mateo Sagasta y Antonio Cánovas del Castillo dieron un vuelco a la historia implantando el "turnismo". En este nuevo sistema, el partido liberal y el partido conservador se iban alternando en el poder, creando ministerios en función de las peticiones y necesidades del monarca. Por tanto, en aquel período de la historia de España, las elecciones apenas influyeron en el devenir político y social. Este sistema se mantuvo inalterable a pesar de que en el año 1890 se promulgó una nueva ley electoral que restablecía de nuevo el sufragio universal masculino.

Posteriormente, Mateo Sagasta y Antonio Cánovas del Castillo dieron un vuelco a la historia implantando el "turnismo".

Caricatura de la revista Blanco y Negro que muestra al diputado Trinitario Ruiz y Capdepón saliendo del puchero gracias a los votos que le ha proporcionado la red caciquil representada con forma de araña.

Caricatura de la revista Blanco y Negro que muestra al diputado Trinitario Ruiz y Capdepón saliendo del puchero gracias a los votos que le ha proporcionado la red caciquil representada con forma de araña.

Caricatura de la revista Blanco y Negro que muestra al diputado Trinitario Ruiz y Capdepón saliendo del puchero gracias a los votos que le ha proporcionado la red caciquil representada con forma de araña.

PD

Para las instituciones, este sistema era estable y cómodo. De hecho, se basaba en las redes clientelares que se extendían desde los ministerios a las alcaldías, y que aseguraban el control de los resultados electorales. Por este motivo, la necesidad de controlar el bipartidismo y proteger a la monarquía provocó que los comicios para elegir a los nuevos representantes de Las Cortes estuvieran permanentemente "amañados". De este sistema proviene uno de los términos con que en la actualidad definimos en España lo que sería un fraude electoral: un "pucherazo".

La Segunda República

El año 1923 fue el último en que se celebraron este tipo de elecciones. Con la implantación de la dictadura de Primo de Rivera quedó suspendida la Constitución de 1876. Durante aquel período hicieron acto de presencia en Las Cortes Generales las primeras parlamentarias de la historia: trece mujeres que fueron designadas por el dictador para formar parte de su Asamblea Nacional, un órgano que debía crear un marco legislativo que sostuviera el nuevo régimen.

Con la implantación de la dictadura de Primo de Rivera quedó suspendida la Constitución de 1876.

Proclamación de la Segunda República en la plaza de Sant Jaume de Barcelona.

Proclamación de la Segunda República en la plaza de Sant Jaume de Barcelona.

Proclamación de la Segunda República en la plaza de Sant Jaume de Barcelona.

PD

El que puede considerarse el siguiente hito en la historia de las elecciones generales en España tiene como marco la celebración de las elecciones municipales del año 1931, que finalmente fueron consideradas un plebiscito entre monarquía y república. El triunfo final de los partidarios de esta última en las grandes ciudades de toda España implicó la abdicación del rey Alfonso XIII, que marchó al exilio, y la rápida proclamación de la II República, el 14 de abril, tan solo un par de días después de celebrarse los comicios.

Para saber más

sufragistas-primer-voto

Fechas clave en la historia para conseguir el voto femenino

Leer artículo

La mujer en la vida política española

Pese al optimismo inicial, las elecciones españolas que se llevaron a cabo en aquella época no estuvieron, sin embargo, exentas de polémica, como por ejemplo las elecciones a Cortes Constituyentes celebradas el 28 de junio de 1931, cuando se contempló por primera vez que una mujer pudiera ser elegida a pesar de que estas no tenían aún derecho al voto. Asimismo la edad mínima para votar bajó de los 25 años a los 23. 

Pese al optimismo inicial, las elecciones españolas que se llevaron a cabo en aquella época no estuvieron exentas de polémica.

Retrato de Clara Campoamor realizado el 31 de diciembre de 1930.

Retrato de Clara Campoamor realizado el 31 de diciembre de 1930.

Retrato de Clara Campoamor realizado el 31 de diciembre de 1930.

(CC BY-SA 4.0)

Pero el proceso de creación de una nueva constitución planteó una cuestión importante: el sufragio femenino activo. Aquello supuso un enfrentamiento entre dos de las tres parlamentarias que se presentaban a la elección: la abogada Clara Campoamor, del Partido Republicano Radical (PRR) de Lerroux, defensora de los derechos de la mujer e impulsora del sufragio femenino, y Victoria Kent, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que se inclinaba por aplazar ese derecho fundamental por creer que finalmente sería la iglesia quien acabaría controlando el voto de la mayoría del electorado femenino.

Kent creía que hasta que las mujeres no tuvieran formación e independencia económica suficientes como para poder ejercer el derecho al voto con criterio propio lo mejor era aplazarlo. Pero finalmente Clara Campoamor logró su propósito y ganó la votación en el Congreso, contando incluso con el apoyo de gran parte de diputados del PSOE.

Para saber más

Clara Campoamor

Clara Campoamor: una vida de lucha por los derechos de la mujer

Leer artículo

La Ley Electoral

Y ¿cómo se elegía a los representantes? Teóricamente, la Ley Electoral de la época favorecía a los partidos mayoritarios, sin embargo los pactos electorales dieron como resultado un Parlamento muy fragmentado. El día de las elecciones estaba prevista una primera vuelta con listas abiertas, a pesar de que se votase en bloque. Los candidatos que conseguían más de un veinte por ciento de los votos tenían derecho a un cargo mientras que el resto, siempre y cuando hubiesen conseguido más de un ocho por ciento del voto escrutado, pasaban a una segunda ronda.

La Ley Electoral de la época favorecía a los partidos mayoritarios, sin embargo los pactos electorales dieron como resultado un Parlamento muy fragmentado.

Por su parte, el Presidente de la República se escogía por el voto emitido por las Cortes y unos compromisarios (personas que representaban a los electores en una elección), a pesar de que estos también eran escogidos mediante una elección. Este tipo de comicio solo tuvo lugar en una ocasión, en el año 1936, cuando resultó ganador de las elecciones el Frente Popular. Sin embargo, elecciones generales también hubo en el año 1933, cuando ganó la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA).

En 1936 se produjo el estallido de la Guerra Civil y la posterior dictadura de Francisco Franco, que duraría 36 años, así que para volver a hablar de democracia en España y de la celebración de unas elecciones libres habría que esperar hasta la muerte del dictador y la llegada de la Transición. De hecho, tras la muerte de Franco, el intrincado statu quo tejido durante tanto tiempo no tardó mucho en derrumbarse, y las distintas fuerzas políticas tuvieron que intentar superar sus diferencias y unirse para conseguir un sistema democrático en España.

Para saber más

Batallón Lincoln durante la batalla del Jarama en el año 1937.

La Batalla del Jarama, la gran lucha por Madrid de la Guerra Civil española

Leer artículo

La llegada de la democracia

En el camino hacia este nuevo contexto democrático, el 5 de julio de 1976, el político y abogado Adolfo Suárez fue elegido presidente del Gobierno, y junto con el nuevo monarca, Juan Carlos I, impulsó la aprobación de la Ley para la Reforma Política, que pretendía eliminar todas las estructuras de la dictadura franquista y dar paso a la creación de unas nuevas Cortes Generales.

La ley para la Reforma Política pretendía eliminar todas las estructuras de la dictadura y dar paso a unas nuevas Cortes Generales.

Aprobada por el propio parlamento franquista el 18 de noviembre de 1976, el 15 diciembre del mismo año la ley fue sometida a votación con una participación del 77 por ciento del electorado y logró un 94,17 por ciento de votos a favor. A partir de entonces se abrían de nuevo dos cámaras: el Congreso de los Diputados y el Senado.

Tras ello tuvieron lugar las primeras elecciones de la democracia, el 15 de junio de 1977, con una participación masiva de ciudadanos. El voto fue universal y la mayoría de  edad se estableció en 21 años. Para intentar tejer consensos se permitió la participación en los comicios de formaciones políticas de todo tipo, como el Partido Comunista de España (PCE) o Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Adolfo Suárez resultó vencedor de los comicios y empezó su segundo mandato como presidente del Gobierno.

Los debates en política

El 6 de diciembre de 1978 fue votada en referéndum una nueva Constitución, aprobada por abrumadora mayoría, y en las elecciones generales del 1 de marzo de 1979 la Unión de Centro Democrático (UCD), liderada por Adolfo Suárez, se hizo de nuevo con la victoria. Fue una época en la que las campañas de concienciación para que la población acudiera masivamente a las urnas se hicieron cada vez más frecuentes.

El 6 de diciembre de 1978 fue votada en referéndum una nueva Constitución, aprobada por abrumadora mayoría.

Votación en los comicios de 1977, momento cumbre en la historia de las elecciones generales en España.

Votación en los comicios de 1977, momento cumbre en la historia de las elecciones generales en España.

Votación en los comicios de 1977, momento cumbre en la historia de las elecciones generales en España.

Magica (CC BY-SA 3.0)

En 1981, tras la dimisión de Adolfo Suárez como presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo fue nombrado presidente tras una accidentada sesión de investidura el 23 de febrero de 1981, momento en que se produjo un intento de golpe de Estado que quiso subvertir la joven democracia en España. 

Posteriormente, en 1982 y 1986, Felipe González, líder del PSOE, logró vencer en ambos comicios y obtuvo sendas mayorías absolutas. Pero el año 1993 supuso un punto de inflexión al celebrarse el primer debate electoral de la historia. En aquel cara cara se enfrentaron Felipe González y José Maria Aznar, líder del principal partido de la oposición, el Partido Popular. Tras perder en el primer debate, González logró vencer en el segundo, lo que resultaría decisivo en el devenir de las votaciones. Posteriormente, Aznar se haría con la victoria en las elecciones de 1996 y 2000.

Imagen en la que pude verse a los sucesivos presidentes del Gobierno de la democracia y sus años de mandato. 

Imagen en la que pude verse a los sucesivos presidentes del Gobierno de la democracia y sus años de mandato. 

Imagen en la que pude verse a los sucesivos presidentes del Gobierno de la democracia y sus años de mandato. 

PD /Montaje fotográfico: José Luis Rodriguez

En marzo de 2004, el candidato del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, venció en las elecciones generales. Cuatro años después, en marzo de 2008, comenzó su segundo mandato. A finales de 2011 hubo un adelanto electoral y las elecciones las ganó Mariano Rajoy, que repetiría como presidente del Gobierno en 2016, hasta que una moción de censura liderada por Pedro Sánchez lo desbancó de su cargo.

Papeletas electorales y sobre de votación para las Elecciones a las Cortes Generales del año 2015.

Papeletas electorales y sobre de votación para las Elecciones a las Cortes Generales del año 2015.

Papeletas electorales y sobre de votación para las Elecciones a las Cortes Generales del año 2015.

Falconaumanni (CC BY-SA 3.0)

Posteriormente, Sánchez resultaría asimismo vencedor en las elecciones generales convocadas en 2019. Pero la historia de las elecciones generales en España continúa, y una nueva convocatoria está prevista para el próximo domingo 23 de julio. De nuevo los españoles tienen la oportunidad de decidir su futuro en democracia.