Tesoro editorial histórico

Hallan la primera obra de Shakespeare que llegó a España

Se trata de una edición de 1634 de The two noble kinsmen, la última obra del bardo de Avon, escrita en colaboración con John Fletcher, que se encontraba en un volumen de obras de teatro inglés del Real Colegio de los Escoceses.

tomo

John Stone/Real Colegio de los Escoceses

Hamlet, Otelo, El mercader de Venecia... En la actualidad todo el mundo sabe quién era William Shakespeare. Sus obras no dejan representarse en los teatros de toda España y pueden encontrarse múltiples ediciones en bibliotecas y librerías para todo aquel que quiera leerlas. Pero no siempre fue así. La obra del bardo de Avón no comenzó a representarse en España hasta bien entrado el siglo XVIII (más de 100 años después de su muerte), así que el descubrimiento de una edición de una de sus obras de la primera mitad del siglo XVII puede calificarse como un hallazgo excepcional.

Eso es lo que le pasó al profesor de la facultad de Filología y Comunicación de la Universidad de Barcelona John Stone cuando buscaba referencias a la obra de Adam Smith para un proyecto sobre la acogida de las ideas del filósofo escocés en España. Revisando las obras antiguas de la biblioteca del Real Colegio de Escoceses de Salamanca dio con un raro volumen que incluye varias piezas de teatro inglés impresas en la década de 1630, entre ellas una impresión de The two noble kinsmen (que más adelante sería traducida como Los Nobles caballeros) de 1634. Stone ha expuesto su hallazgo en un artículo de la revista académica Notes and Queries, publicada por la Universidad de Oxford, en el que sostiene que se trataría de la primera edición de una obra de Shakespeare que llegó a España.

John Stone dio con el ejemplar de manera casual revisando las obras antiguas de la biblioteca del Real Colegio de los Escoceses en busca de información sobre la recepción de la obra del filósofo Adam Smith en España.

La hipótesis del profesor es que ese volumen llegó al Real Colegio de Escoceses antes de 1640, "o bien como parte de la biblioteca personal de algún alumno, o bien a petición del primer rector del Real Colegio, Hugh Semple, amigo de Lope de Vega y que tenía más obras de teatro en su biblioteca particular", según recoge la Universidad de Barcelona en una nota de prensa.

Ambiciones políticas

En declaraciones a Historia National Geographic, Stone profundiza en su tesis: entre 1635 y 1640 Semple "trabajó intensamente para introducirse en el mundo de la política y su ambición era servir en misiones diplomáticas españolas". En este sentido, en 1639, tuvo mucho contacto con otro escocés, James Erskine, earl de Buchan, que se encontraba en Madrid en misión diplomática "no del todo autorizada", añade Stone. "Sospecho que los libros llegaron a través de Erskine, tal vez por encargo de Semple" concluye el investigador. Además, la primera página de la obra contiene una nota manuscrita, atribuida a Semple, cuya letra "no parece la de un hombre mayor", y Semple murió en 1654 a los 65 años, por lo tanto la obra estaría en España años antes de esa fecha.

El ejemplar hallado por Stone contenía varias obras de teatro inglés del siglo XVII.

El ejemplar hallado por Stone contenía varias obras de teatro inglés del siglo XVII.

John Stone/Real Colegio de los Escoceses

El investigador se encuentra centrado ahora, en colaboración con la doctora Elvira Miguélez de la Universidad de Salamanca en determinar el país y la época de la encuadernación, ya que las obras debieron ser recopiladas sin encudernar, en un principio. Otras posibles pruebas para determinar con mayor precisión la llegada del libro a territorio español deben proceder de los archivos del Real Colegio, en Salamanca y en Aberdeen.

John Stone opina que la obra habría llegado a España antes de 1640 de la mano de un noble y diplomático escocés tal vez por encargo del primer rector del centro, Hugh Semple.

Rarezas inglesas

El Real Colegio de Escoceses fue fundado en 1627 en Madrid por el coronel William Semple y su esposa, Maria de Ledesma, para formar a jóvenes escoceses como sacerdotes católicos que regresaran a servir a su tierra de origen. La institución se trasladó a Alcalá de Henares en 1667 y en 1771 a Valladolid para establecer su sede en Salamanca en 1988. Debido a su labor, el investigador es un asiduo visitante del seminario, que atesora una importante fondo de obras inglesas antiguas, tanto de literatura como de otros ámbitos, entre ellas la traducción al castellano de varios capítulos de la obra de Smith The wealth of nations (La riqueza de las naciones, 1776) que realizó John Geddes, rector del colegio entre 1770 y 1780.

Las colecciones de libros ingleses eran escasas en la España de los siglos XVII y XVIII y limitadas a la comunidad anglosajona residente en el país. El Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español no registra ningún ejemplar de obras de teatro en inglés impresas antes de 1720, tal como se apunta en el comunicado de la Universidad de Barcelona.

Sede actual del Real Colego de los Escoceses en Salamanca.

Sede actual del Real Colego de los Escoceses en Salamanca.

Real Colegio de los Escoceses

The two noble kinsmen es una tragicomedia considerada la última obra de William Shakespeare. La escribió pocos años antes de morir en 1616 en colaboración con su compañero y sucesor en la dirección de la compañía teatral The King's Men, John Fletcher y poco después se habría incluido en la edición hallada por Stone. La obra shakesperiana junto a sus compañeras de volumen habría sido acarreada en los diferentes traslados de la institución sin que nadie se percatara de su existencia durante más de 300 años, hasta ahora.

De confirmarse estos datos, The two noble kinsmen arrebataría el trono de la obra del dramaturgo inglés más antigua que circuló por España a un second folio (la segunda edición de las obras dramáticas completas de Shakespeare) de 1632, pero que según los expertos habría llegado a España entre 1640 y 1650. En un principio perteneció al Colegio de San Albano de Valladolid (fundado en 1590 para formar sacerdotes católicos ingleses) y ahora forma parte de las colecciones de la Folger Shakespeare Library de Washington. Como afirma John Stone, el hallazgo de Salamanca hace patente la importancia de estudiar la colección de obras inglesas de la biblioteca del Real Colegio de los Escoceses, que tal vez tenga escondidas otras joyas.

Para saber más

Pedro Calderón de la Barca, el gran poeta de la Edad de Oro

Pedro Calderón de la Barca, el gran poeta de la Edad de Oro

Leer artículo

Compártelo